Tordesillas y la perpetuación del medievo en el siglo XXI

Comienza Septiembre, y como cada año, el medievo vuelve a nuestro país para el horror de la mayoría de España. Vuelve el “Toro de la Vega” en Tordesillas, ese festejo taurino en el cual decenas de lanceros se dedican a acosar a un toro hasta la muerte.

4653845691_8c5343e82c_o
Monumento a los encierros de Pamplona. Fotografía de Javier Perez Omeñaca

Voy a hacer tres declaraciones antes de hablar del tema: La primera es, que como estudiante de veterinaria, en mi facultad he tenido la oportunidad de escuchar y estudiar la “otra versión de la tauromaquia” y he llegado, en algunos momentos, a entender y respetar ciertos matices de esta. La segunda cosa que debor aclarar es que, a pesar de que en ocasiones simpatice con el movimiento animalista, en otras cosas discrepo bastante, ergo no me considero “animalista”, por ello voy a hablar con el corazón, pero también con rigor científico y conociendo “la otra versión”.

10062011124910
Toro de Lidia. Fotografía de Vivas

Por último, si bien, tanto estas dos visiones como algunas de las frases que pueda escribir puedan parecer, en ocasiones, simpatizar con el movimiento taurino, no es para nada así. Detesto la tauromaquia, y cualquier actividad lúdica basada en el sufrimiento animal; y creo que a pesar del ejercicio de empatía que estoy haciendo al escribir, se va a notar en cada párrafo mi desagrado, pero si no fuera así, espero no recibir comentarios del tipo “no se como puedes defender que los toros son arte” o cosas similares, porque ciertamente habrán cometido un error de compresión lectora (o habré pecado yo al expresarme). Dicho esto, hablemos del Toro de la Vega.

Fandiño-cambiado-por-detrás-al-tercero
Foto sin autoría conocida

Siempre he intentado, en estos temas tan polémicos, intentar un ejercicio de empatía y comprensión de las motivaciones con el bando contrario; puedo entender que la “lucha” (en total desventaja para el animal, especialmente por las intenciones de ambos contrincantes) de toro contra hombre pueda resultar poética para algunas personas, junto al riesgo que acarrea a la vida del torero (pagado y voluntariamente en el ruedo, a diferencia del toro). Puedo entender que la estampa del toro, la decoración de los trajes, el movimiento del capote y el ambiente en general, puedan, en algún sentido, evocar algo con una finalidad estética o incluso creativa. Pero nunca entenderé que detrás de todas esas afirmaciones que pudieran ser razonables, se encuentre en última instancia la justificación del sufrimiento como arte. Nunca entenderé la justificación del maltrato animal para fines lúdicos como cultura.

tauromaquiapica--644x362
Aguatinta taurómaca de Picasso

Existen actividades relacionadas con la tauromaquia en las cuales el dolor no es necesario (Si bien, como aclaro en los comentarios, creo que ningún espectáculo taurino está libre de estrés, y por tanto de sufrimiento para el animal. Creo que el paso al toreo sin sangre sería un avance, pero que sin duda el ocio a partir de la explotación de animales como festividad nacional debe extinguirse). Actividades como el “recorte”, consistente en realizar piruetas para esquivar al toro, entablan muchos menos riesgos y sufrimiento para el animal (No así para la persona, pero bueno, accede voluntariamente a este tipo de actividades). ¿Por qué no se apuesta por una tauromaquia menos lesiva, en un intento por calmar el movimiento popular en contra del maltrato animal, con las crecientes cancelaciones de eventos? ¿Por qué no se mejoran las condiciones de transporte de estos animales, uno de los momentos más estresantes para el animal debido al poco reglamento en este ámbito? Y podrían sumarse unos cuando “porqués” más a este tema.

IMG_9193
Recortador. Fotografía de Terra de Bous

¿Por qué es estrictamente necesario que el animal sangre, sufra y muera? ¿Es la muerte parte del “arte”? Creo que esta tozudez por la permanencia del maltrato animal en la tauromaquia lo único que consigue es atestiguar que la esencia de las actividades taurinas es el dolor y no el “arte” del que tanto habla el sector taurino. Creo que además, será su tumba, pues a la tradición solo le queda renovarse o morir, apostar por un toreo más valiente y más digno para el animal, o sentenciar a todos aquellos que viven del sector taurino. Si tanto importan las miles de familias que viven de los toros, creo que una renovación del sector es vital, más que repetir las palabras “arte”, “tradición” y la clásica frase de “Si no te gusta, no vayas a los toros!”. Debo aclarar que ninguna actividad taurina, incluyendo las que no dañan al animal, es de mi agrado, pero si creo que la mera prohibición sería un error (No de los ejecutores de dicha prohibición, pero si del sector taurino por negarse a dar un paso adelante y dejar atrás el maltrato).

Condenan-torero-Padilla-policias-Hondarribia_TINIMA20120605_0249_5
Juan José Padilla. Autoría desconocida

Hablando del dolor, y metiéndonos brevemente en algo más científico, desmintamos ya ese mito de “que el toro no sufre”, y que incluso ha sido apoyado por estudios científicos de facultades de este país (Terreno pantanoso cuando un alumno intenta desmentir estudios de doctores en un párrafo, pero bueno, quiero pensar que intento desmentir las interpretaciones libres que le han dado las revistas de tauromaquia y no los conocimientos de gente con años de experiencia). Las betaendorfinas que libera el toro durante el ruedo pueden ayudar a reducir el dolor, pero ni lo eliminan, ni son exclusivamente segregadas como reacción al dolor (existen decenas de causas que ocurren durante la actividad taurina y que desembocan en estrés y dolor para el animal). Si se quiere defender la tauromaquia, que no sea intentando alegar que el toro no siente dolor porque es un animal mágico. Este documento de la doctora Susana Muñoz aclara bastantes más cosas.

Enrique_Simonet_-_El_Quite_-_1897
El Quite (1897) de Enrique Simonet.

Y antes de entrar en el toro de la Vega, vayamos a otra potente excusa. “El toro de Lidia se extinguiría”. Lo primero, se debe potenciar la dehesa y el toro de lidia como bien de interés turístico más allá del interés taurino. Si esto no resulta, la pérdida de una raza (si se le puede llamar raza, básicamente es un conjunto de animales muy heterogéneos con mal genio, buena cornada y fuerte musculatura, pero muchas veces hablar de raza es bastante relativo) creada por el hombre con este objetivo no debiera preocuparnos más que la extinción de especies enteras. En mi opinión, si el toro de lidia se “extingue”, será porque el sector taurino no quiso adaptarse al siglo XXI, no por la maldad de la sociedad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Autoría desconocía

Entrando ya en el “Toro de la Vega”, creo que los propios amantes de la tauromaquia debieran de sentir repulsión hacia el evento taurino de Tordesillas (Y de hecho, cabe destacar que numerosos taurinos han declarado que no consideran lo que ocurre cada año en Tordesillas como “evento taurino”). Y no es para menos. La tradicional “lucha del hombre contra la bestia” se reduce a cientos de personas, a caballo, con lanzas, persiguiendo y acorralando a un animal hasta la muerte. Dentro de la repulsión que me pueda causar cualquier evento taurino, sin duda la “tradición” de Tordesillas es el culmen de la falta de empatía y el sufrimiento.

Celebracion-torneo-Toro-Vega-Tordesillas_EDIIMA20130917_0281_3
Toro de la Vega 2013. Fotografía de William Criollo

¿Qué cultura hay en que cientos de personas se dediquen a perseguir a un animal cual pandilleros? ¿Que arte hay en hacerle tropezar y arrastrarse por el suelo hasta la muerte? ¿Qué belleza puede existir, dejando el maltrato animal de lado, en el dantesco espectáculo que avergüenza a toda España? Y sobre todo ¿Por qué seguimos permitiendo que esto exista?

Torneo del toro de Vega, en Tordesillas Valladolid. 14 septiembre 2010. Foto: PACMA HANDOUT/RESTRICTED TO EDITORIAL USE / NO SALES/ NO ARCHIVES
Torneo del toro de Vega, en Tordesillas Valladolid. 14 septiembre 2010. Foto: PACMA

Solo nos queda la mejor excusa de todas, y es que “es tradición”. Estoy totalmente de acuerdo en que los habitantes de Tordesillas, y los defensores de este tipo de actividades, se dediquen a perpetuar actividades por el mero hecho de que son tradición. Espero no perderme este año las decapitaciones y quemas por brujería en Tordesillas. Es de risa pretender defender algo porque lleva cientos de años haciéndose. El toro de la Vega deberá renovarse tarde o temprano, o mejor dicho, extinguirse. La cuenta atrás continúa. Los últimos defensores de esta brutalidad, digna de las mayores barbaridades medievales, deberán decidir si ser los últimos monstruos en defender esta actividad hasta su cese por la presión popular, o dar el paso, e intentar salvar sus tradiciones, pero eso sí, sin utilizar el dolor de un animal como espectáculo circense.

torodevega1
Fin del toro de la Vega

Y es que cansa y duele, que mientras se siguen realizando enormes avances por el bienestar de los animales, mientras se sigue investigando para mejorar la vida de nuestras mascotas, de nuestro ganado y de la fauna silvestre, sigamos perpetuando el maltrato animal como un arte. Dejando el debate de los derechos de los animales de lado, avanzar y asegurar el bienestar animal y garantizar en menor sufrimiento en cualquier actividad que los incluya, es el único camino a seguir, y mientras sigamos dando carta blanca a la tauromaquia, seguiremos pareciendo un país con legislación y moral medieval a ojos de muchos.

5139946556904030
Toro amarillo. Miguel Angel Garcia Blanca

Si os interesa saber más sobre la ciencia detrás del bienestar animal en la tauromaquia, una buena opción es visitar AVATMA (Asociación de veterinarios abolicionistas de la tauromaquia y del maltrato animal), que cuentan con bastantes recursos sobre el tema. Apoyar los movimientos en redes sociales o divulgar este tipo de artículos son otras herramientas para ello; y también apoyar la campaña “Rompe una lanza” de la asociación animalista PACMA, que realizará una manifestación el 12 de septiembre en Madrid. Como siempre, se agradece que compartáis el post y sigáis el blog en redes sociales para darle mayor difusión. Un saludo

Anuncios

4 thoughts on “Tordesillas y la perpetuación del medievo en el siglo XXI

  1. Mireia Querol septiembre 5, 2015 / 8:16 pm

    Es increíble que no salga ninguna ley prohibiendo el Toro de la Vega, que como dices, ni la justificación de “arte” tiene y de paso, la tauromaquia. Se han buscado alternativas, como el Rock in Vega, para seguir atrayendo gente (que podría ser otra excusa, el factor económico por el turismo) y el mismo pueblo lo ha rechazado.

    A menudo se olvida también el sufrimiento psicológico, así que sería difícil evitar que el toro pase un mal rato aunque las corridas se “renovaran” hacia algo más digno para él. Véase el encierro de este año en Cuéllar, donde 3 toros murieron por agotamiento antes de llegar a la plaza y dos escaparon.

    Sobre la supuesta raza del toro de lidia, este artículo me parece ilustrativo, http://www.animanaturalis.org/704/, pero como dices, ¿qué valor ecológico tiene conservar una raza creada por nosotros? Si acaso, la conservación obedecería a motivos éticos…

    Los taurinos se justifican con explicaciones perfectamente desmontables, como la tradición, el sufrimiento del toro, el arte, que existen otras salvajadas, que antes de morir viven de lujo en las dehesas, que dan de comer a las familias en el negocio, o que haya que ver una corrida para poder opinar.

    Me gusta

    • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) septiembre 12, 2015 / 11:40 am

      Totalmente de acuerdo con lo que dices Mireia. Sin duda el estrés que sufren los toros en toda actividad relacionada con la tauromaquia no es justificable por nuestro mero divertimento. Creo que sería una evolución dejar atrás la parte del toreo que implica sangre, pero creo que una actividad que se basa en hacer sufrir animales para divertirnos deberá desaparecer tarde o temprano. Muchas gracias por comentar. Nos leemos 🙂

      Me gusta

  2. Bambú septiembre 5, 2015 / 9:00 pm

    La ablación de clítoris es tradición en muchos países. Con un conocimiento en filosofía de bachillerato uno sabe lo que es una falacia ad antiquitatem, quienes usan ese “argumento” es que no les llega y punto. Igual que no les llega que el toro verdaderamente sufre. Igual que no les llega para intentar moderarse en sus prácticas aunque sea para no desaparecer, ya que muchos se quejarían menos. Yo no estaría del todo contenta (ya que el mero transporte y el espectáculo supone estrés y miedo al animal, es decir, sufrimiento psíquico) pero la buena noticia atemperaría mi actitud respecto al asunto

    Le gusta a 1 persona

    • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) septiembre 12, 2015 / 11:44 am

      Totalmente de acuerdo! Creo que dejar la sangre sería una muestra de evolución hacia el fin de la tauromaquia más que otra cosa. Y vdl probable que ficha evolución sd de con el tiempo por mera oferta-demanda y presión popular. Un saludo,Teresa, y gracias por comentar ;P

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s