Esperanza para los anfibios

¿Qué me podrías decir de los anfibios? Unos te dirán que algunos son venenosos. Otros te hablarán de su capacidad para capturar moscas, o de las noches al lado de la charca escuchando el croar de las ranas. Algunos te hablarán de mitos sobre chupar sapos, o de como se pasaron la infancia capturando renacuajos. Pocos te hablarán de que son uno de los grupos de animales más amenazados del mundo, si bien la sabiduría popular no engaña cuando dice “cuando yo era joven, en esta charca se escuchaban muchas más ranas”.

the_frog_and_toadstool_by_anginelson-d3jbcv1 (1).jpg
Rana verde de ojos rojos, fotografía de AngiWallace

Y es que la llamada “sexta extinción” se está cebando especialmente con este grupo de animales: Un tercio de los anfibios que viven actualmente en el mundo se encuentra en peligro de extinción (mientras que en aves es un 12% y en mamíferos un 23%) en la famosa “Lista roja” de UICN, lo cual son 1896 especies. A pesar de ello, solo unos pocos se dan cuenta de esta situación. La realidad es que de las 10 especies más amenazadas del mundo, 3 son anfibios, además de que el 43% de las especies de anfibios están reduciendo sus censos (en contraste con el 1%; que están aumentando).

peacock_frog_on_orange_flower_by_anginelson.jpg
Rana pavo-real, fotografía de AngiWallace

Y sin embargo, de los 100 anfibios más amenazados del mundo, 85 apenas reciben protección; de hecho, los descensos de las poblaciones de anfibios han sido mirados durante años con excepticismo por la comunidad científica, achacándose a fluctuaciones naturales y si bien ya ha sido catalogado como una de las amenazas más críticas para la biodiversidad global, el descenso de anfibios sigue produciéndose.

fw-red-eft-crawling-1066587_31747_600x450.jpg
Tritón del este, fotografía de George Grall

Las principales causas de la extinción de anfibios son los incrementos de índices de rayos UV, nuevos depredadores (especies invasoras), destrucción de hábitat, cambio climático, contaminación y enfermedades infecciosas varias, las cuales están diezmando poblaciones de golpe.

Si bien, como en prácticamente todas las especies, la pérdida de hábitat es el principal problema, en el caso de los anfibios son estas enfermedades infecciosas las que van “detrás” del hábitat en cuanto al descenso de sus censos, ya que no solo acaban directamente con la vida de muchos ejemplares, también los hacen más vulnerables al resto de amenazas.

Phyllobates terribilis wildried Berns.jpg
Phyllobates terribilis, fotografía de Wilfried Berns

Si hay un protagonista de entre todos los agentes patógenos que amenazan a nuestras ranas y sapos, ese es el causante de la quitridiomicosis, conocido como Batrachochytrium dendrobatidis. Este hongo es originario de Sudáfrica, donde infectaba a las poblaciones silvestres de rana africana de uñas (Xenoplus laevis). Se cree que el uso de esta rana en el comercio de mascotas y en la experimentación ha sido la causa de la expansión de esta enfermedad en los últimos años por todo el mundo.

1403090156_ajolote_3.jpg
Ajolote. Autoría de la foto desconocida

Si bien muchas poblaciones salvajes de anfibios pueden convivir con el patógeno, la realidad es que ataca a la epidermis de los anfibios, para los cuales es vital dada su intervención en la homeostasis. Esto hace que los anfibios sean más vulnerables a otros patógenos y obviamente perjudica a la respiración, además de cambiar las concentraciones de minerales, desembocando en problemas cardíacos. Se le culpa de la extinción de más de 100 especies y declive de muchas otras, si bien su grado de implicación aún no está del todo clara, lo que está claro es que es patógena y que afecta a más de 700 especies de anfibios.

descarga.jpg
Salamandra común. Fotografía de Joel Sartore

Precisamente ahora recibimos con júbilo la noticia de que una investigación realizada en nuestro país ha conseguido eliminar este patógeno en el medio natural. Durante los últimos 7 años se han realizado estudios en Mallorca, uniendo a investigadores del Imperial College London, el Museo Nacional de Ciencias Naturales y la Sociedad Zoológica de Londres.

frogs.jpg
Cadáveres de ranas afectadas por el hongo, fotografía de Joel Sartore

Para conseguirlo, han utilizado tratamientos antifúngicos (es decir, una sustancia que impide el crecimiento o incluso mata a ciertos hongos) en los renacuajos de sapillo partero balear (Alytes muletensis), una especie amenazada, endémica de las Baleares. Si bien como en otras ocasiones, el tratamiento en el medio natural no surtía efecto por sí solo, sí se ha conseguido mediante la descontaminación del ambiente con un desinfectante (así se elimina el patógeno del ecosistema de los anuros, evitando que una vez vuelvan a él tras desinfectarse, se vuelvan a re-infectar).

mallorcan-midwife-jaime-bosch-2000x1125
Sapillo partero balear. Fotografía de Jaime Bosch

Si bien opino que desinfectar el ambiente no puede ni debe ser la solución para acabar con la enfermedad (ya que podría acabar con otros microorganismos interesantes que tienen su función en el ecosistema), si que creo que es un gran paso adelante en la conservación de los  anfibios, además de una buena solución puntual para poder mantener poblaciones de anfibios amenazadas en su medio natural.

a0e1696d223c666b2f3b698fe28c9d76.jpg
Tritón jaspeado, fotografía de Joel Sartore

Actualmente muchas especies de anfibios sobreviven en zoológicos y centros de cría, donde la enfermedad si se ha conseguido erradicar desde hace tiempo. Dada la cierta facilidad para la reintroducción de estas especies, y la gran afectación a nivel global por este hongo, se está realizando la llamada “Arca de anfibios” a nivel global por parte de estas instituciones: Sin duda los anfibios no son la especie más “rentable” para un zoológico, pero es el deber de estas instituciones preservar estas especies e invertir en ellas aunque no sean tan carismáticas para algunos.

1263511.jpg
Salamandra gigante japonesa. Fotografía de Joel Sartore

De todas formas, siguen existiendo muchas amenazas para los anfibios de nuestro planeta: Otros patógenos, los residuos y la pérdida de hábitat amenazan con dejarnos sin estos animales. Además de que como he señalado antes, el problema que presenta Batrachochytrium dendrobatidis no está para nada resuelto: Se deben investigar las variantes, tanto genéticas como ambientales, y referentes tanto a hospedador como patógeno, de la virulencia de este hongo; además de conocer exactamente los mecanismos de su expansión para no convertir esto en un ciclo sin fin, y por supuesto, dar con un tratamiento más efectivo y específico para tratar a las poblaciones salvajes. De nuevo, no existen soluciones mágicas para conservar nuestra biodiversidad, a pesar de que estos pasos son cruciales, pero está claro que debemos divulgar más y mejor la situación de las especies menos mediáticas, pues su rol en los ecosistemas es tan importante como el del lobo o el bisonte, o incluso mayor.

malayan_horned_frog_by_melvynyeo-d7tydhj.jpg
Rana cornuda malaya. Fotografía de Melvyn Yeo

Bibliografía empleada (Sí, he decidido que voy a empezar a dejar la bibliografía, que es una mala costumbre no ponerla):

  • Pathogenesis of chytridiomycosis, a cause of catastrophic amphibian declines. J Voyles, S Young, L Berger, C Campbell, WF Voyles… – Science, 2009
  • Logran erradicar en la naturaleza y de forma duradera el hongo letal que amenaza a los anfibios. Web del museo nacional de Ciencias Naturales consultada el 19/11/2015
  • Breakthrough discovery leads to eradication of fatal amphibian disease. Web de ZSL consultada el 19/11/2015
  • Spread of chytridiomycosis has caused the rapid global decline and extinction of frogs. Skerratt, Lee Francis, Berger, Lee, Speare, Richard, Cashins, Scott, McDonald, Keith Raymond… – Ecohealth, 2007
  • Charla “La sexta extinción” del curso de United for Wildlife “Introducción a la conservación”, impartido en 2015
  • Libro “La sexta extinción: Una historia nada natural”, de Elizabeth Kolbert
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s