De cómo la sociedad menosprecia la veterinaria

Soy estudiante de veterinaria, y mi objetivo no es acabar ejerciendo clínica. En parte, porque no me apasiona, pero también porque la veterinaria clínica es una de las profesiones que tiene que aguantar más la inmundicia humana (y esta es una motivación para que muchos otros desistan, incluso a aquellos que les encanta la clínica), y que cada día continúa salvando vidas y contribuyendo a una mejora en la salud de personas, animales y ecosistemas, a pesar de ser también una de las profesiones más maltratadas.

Pensaba dedicar la tarde a estudiar, y tal vez por cosas como estas yo tampoco he tardado 5 años en sacarme la carrera, pero acabo de escuchar un extracto de un programa de radio repugnante. En primer lugar daré pues el pésame a todo el periodismo, y quiero recalcar que el hecho de que mencione la palabra periodismo no significa que identifique a estos personajes como periodistas, pues me parecería un insulto a una profesión tan importante como esta. De hecho, este tipo de sucesos deben hacernos reflexionar sobre la importancia de esta profesión, generadora de opinión por excelencia, y agradecer el excelente trabajo de muchos profesionales pero señalar también la vergüenza que supone que ciertos personajes tengan derecho a un micrófono remunerado.

Grupo de veterinarios y estudiantes – Fotografía de Sarah Carey

El bochornoso extracto de audio, de 17 minutos se titula “¿Deben asumir los veterinarios los gastos de un perro abandonado?”, y por desgracia, aunque supone un insulto a la inteligencia, es algo que piensa mucha gente. Que los veterinarios, ante casos de abandono, emergencias veterinarias de gente sin recursos y demás supuestos, deben regalar sus servicios y deben hacer la “vista gorda” (por cierto, no somos el centro del universo ni la excepción, llegan a las clínicas miles de personas haciendo eso…¿hacemos criba o pedimos un crédito para salvar el mundo?). Sin olvidar toda esa gente que directamente se ríe de la buena voluntad de la profesión, gente que “no puede pagar al momento” y desaparece, gente que abandona animales en las puertas de las clínicas o gente que pretende que le hagas el diagnóstico por whatsapp. ¿Dejar morir animales? Por supuesto que no, pero los veterinarios también tienen derecho a vivir de su profesión.

Karmele Llano, veterinaria y directora de IAR – Fotografía de IAR

Una de las cosas que se reiteran en este programa, y en realidad en muchas conversaciones a pie de calle, es “por supuesto que debéis cobrar, pero hay servicios por los que no cobráis el precio real, y podéis hacer la vista gorda de vez en cuando”. Habría que recordar en este punto varias cosas: La primera que los veterinarios son los titulados PEOR pagados de España, y que son superados por múltiples empleos que no requieren formación (y que no pretendo menospreciar), y con sueldos equiparables al de la jardinería o la restauración. Podéis ver la lista en el siguiente enlace, encontraréis la veterinaria a la cola. Y aunque la dificultad y el sueldo futuro no tienen porque estar relacionados, cabe destacar que veterinaria no se bajó de 5 años con Bolonia porque era imposible hacerlo, y de hecho a día de hoy profesionales y docentes creen que debiera ampliarse la duración, ya que la mayoría de la gente sale sin tener una gran base a pesar de dedicar cientos de horas a trabajar gratis en forma de prácticas.

urbex : horror labs 6 by cbdphotography
Facultad de veterinaria abandonada (Bélgica) – Fotografía del usuario cbdphotography

No soy economista, por tanto no voy a analizar el porque de unos sueltos tan bajos. Pero tengamos en cuenta que este sueldo, de 997€, es una media de todas las “actividades veterinarias”…¿qué se incluye aquí? Sin duda a los veterinarios de grandes animales, cuyo sueldo medio es algo mejor por suerte. Miedo me da que también se incluyan las actividades veterinarias del sector público, y todas las salidas que tiene la profesión que están bastante mejor remuneradas que la clínica de pequeños animales…pero a lo que voy es ¿si este es el sueldo medio, que realidades hay por debajo? Yo os las puedo narrar en segunda persona: Internados de 8-10 horas de jornada laboral, disfrazados de prácticas (de gente titulada con experiencia en clínica, no de estudiantes), en ocasiones no remunerados, y en otras con sueldos que van de los 100 a los 600€, con guardias en régimen de semi-explotación. Y cada vez que leo o escucho este tipo de cosas, una mezcla de impotencia y rabia se apodera de mí, cuando pienso la cantidad de amigos que tengo cuyas oportunidades a corto plazo son estas, y que únicamente son buenas personas que quieren vivir con un sueldo digno de su pasión.

Dr.-Eddy-Exam
Veterinario de Gorilla Doctors – Fotografía de GD

Cabría culpar a estos sueltos del IVA al 21% (¿Tal vez si bajáramos el IVA se podrían hacer esas actividades altruistas que parecen ser obligatorias?) o al exceso de facultades, y sin duda todo ello influye. Pero lo que verdaderamente influye es la oferta y la demanda: Los veterinarios cobran una mierda porque no se valoran los servicios que ejercen, y se ven obligados a competir en ver quien pone los precios más ridículos en lugar de a competir en calidad de servicio. En ello influye que disfrutemos de sanidad pública, y otro gallo cantaría si la gente estuviera acostumbrada a arruinarse a créditos para hacer frente a los costes de la medicina humana privada. Podría hablaros de lo que cuesta mantener una clínica, pero hay artículos muy interesantes sobre el tema: Podría resumirse en que cuando pagas 100€ por “una prueba diagnóstica que no vale tanto”, también estas pagando por todos los gastos derivados de la actividad clínica que permiten que un veterinario te haga esa prueba, y sobre todo, estás pagando porque él es un profesional que sabe hacer esto. ¿Le cuesta 100€ al veterinario hacerte la prueba? No, pero cabría preguntarse si los gastos derivados de todo el mantenimiento de la clínica se suplen de forma digna cobrando esos precios.

Alguno pensará que a pesar de todo ello, de vez en cuando se puede hacer la vista gorda. Y aunque obviamente eso desembocaría en sueldos aún más tercermundistas, oye, tal vez tenga razón y la veterinaria deba convertirse en la nueva esclavitud. Pero yo veo una revolucionaria alternativa, y cambio el titular motivo de la discordia: “¿Debe asumir la sociedad los gastos de un perro abandonado?”. La respuesta es sí, sin dudarlo.

Peter Kimeli
Peter Kimeli, veterinario en Kenya – Fotografía de Peter Kimeli

¿Y por qué? En primer lugar, debieran pagarlo los que abandonan mascotas (sanciones serias permitirían sufragar buena parte de estos costes). En segundo, y por cruel que parezca, aquel que decide ser altruista. ¿Recoges un perro abandonado y pretendes que el veterinario pague? Es curioso como todos somos altruistas en la lejanía hasta que nos toca el bolsillo. ¿Debe la cajera de Mercadona regalar yogures a personas desfavorecidas? ¿Debe el dentista hacer empastes a refugiados? Así pretendemos poner el peso sobre “la profesión” como si todas estas injusticias no sean responsabilidad del conjunto de la sociedad. 

Todo aquel que crea que estas situaciones son injustas debiera donar una buena parte de su sueldo, al menos todo aquel porcentaje que sea superior al de la profesión veterinaria, a obras benéficas como las perreras, santuarios y ONG que hacen frente a estos costes, y que por supuesto, tampoco es justo que ellos carguen con ello. Lo normal es que una parte de los impuestos de todos se dedicase a este tipo de problemas, o dejando el Estado de lado, que todos ejerciéramos en nuestro día a día una ínfima parte de la que ejerce esta profesión.

cheet3.jpeg
La veterinaria Laurie Marker, máxima autoridad en conservación del guepardo – Fotografía de Rob Thompson

Pero luego ya viene la hecatombe, y es cuando pretendemos que el veterinario nos regale servicios para nuestra mascota. Ya no hablamos de altruismo, hablamos de que nosotros, de forma libre hemos decidido hacernos cargo de un animal, pero no pretendemos hacernos cargo de los costes sanitarios de este. Aquí ya hablamos no solo de falta de empatía con la profesión, también con nuestra mascota, en un ejercicio de egoísmo repugnante. ¿Te parecen caros los servicios del veterinario? Como ya hemos visto, no lo son (si fuera así tendrían sueldos y jornadas dignas), pero si aún así piensas que el veterinario debe costear en parte la salud de tu mascota, hay una solución muy interesante: Plantearse no tener mascotas, y compartir la vida con peluches, tamagochis o voluntariados en perreras/santuarios: Los animales y la sociedad te lo agradecerán. Por cierto, tal vez si se valorara esta profesión todo el mundo tendría su perro asegurado, ya que los seguros de salud veterinaria funcionan en muchos países a costes ridículos para una sanidad privada.

Grupo de veterinarios de Sudáfrica – Joel Salves

Es también reseñable como son los veterinarios quienes dedican buena parte de su labor a concienciar sobre la tenencia responsable de mascotas, mientras que aquellos culpables de esta situación se dedican a vender y comprar mascotas sin tener en cuenta que son seres vivos. Esa misma filosofía, de la cual participamos todos como sociedad de consumo, es aquella que causa tanta desigualdad social y tantas injusticias ecológicas, y sin embargo señalamos luego a otros las responsabilidades: Vender móviles, vender coches, vender perros, vender contenido en los medios que no se puede considerar ni ético ni informativo, dejando de un lado la ética y la responsabilidad como seres humanos partícipes de esta sociedad: Señores, si ustedes tienen derecho a comprar productos con palma, a usar móviles con coltán y en definitiva a dejar una huella ecológica abusiva.

urbex : horror labs 5 by cbdphotography
Facultad de veterinaria abandonada (Bélgica) – Fotografía del usuario cdcphotography

¿Por qué el veterinario no tiene derecho a vivir dignamente mediante una actividad beneficiosa para la sociedad? Cada día en los supermercados hacemos víctimas animales y humanas, mientras que el veterinario en el ámbito profesional solo se dedica a salvarlas. Cada día miles de empleos participan de forma pasiva en injusticias, mientras señalamos a profesiones sanitarias que únicamente se dedican a enriquecer y mejorar nuestra vida. De verdad, desconozco si la gente que tiene un empleo relacionado con los móviles es responsable de las guerras del Congo, pero si tengo claro que la veterinaria no es responsable de nuestra forma egoísta de relacionarnos con animales y personas.

Hablo de la veterinaria, la profesión que tiene como responsabilidad (junto a la medicina y otras ciencias) erradicar enfermedades zoonóticas que acaban con miles de vidas humanas, como la rabia. Hablo de la profesión que cada día inspecciona la comida que comemos todos para garantizar la salud de nuestros hijos, hermanas y abuelos. Hablo de la profesión que promueve en bienestar de todos los animales que nos consumimos mientras nuestra propia forma de consumo obliga a maltratar millones de animales para la rentabilidad del negocio. Hablo de la profesión que tiene que salvar a nuestras carroñeras del diclofenaco, a los anfibios del ranavirus, al demonio de Tasmania de los tumores faciales o al gorila del ébola y a tantas otras especies que necesitan de la medicina veterinaria, y que cumplen papeles vitales para los ecosistemas, y por rebote para nosotros.

eggHDR1415 by The-Egg
Clínica veterinaria – Fotografía del usuario “The Egg”

Hablo de los veterinarios, que tienen una responsabilidad enorme para el siglo con más retos de la humanidad: La profesión que debe liderar una transición a un modelo distinto de consumo de carne y explotación ganadera para atajar nuestros más graves problemas medioambientales, que debe ser profesión bandera en soberanía alimentaria, que debe ser el primer punto de lucha contra el tráfico de fauna para mascotismo o aquella profesión donde recae el gran peso de defendernos de las resistencias bacterianas que amenazan con superar al cáncer en muertes humanas. Encontrarás miembros de esta profesión recorriendo media España o medio mundo buscando una oportunidad para demostrar que sí, que elegimos la veterinaria por vocación y no por dinero; también les podrás encontrar dedicando años a intentar formar parte de la sanidad pública o rotando por hospitales y clínicas sin más aspiración que un sueldo digno y la posibilidad de ejercer nuestra profesión, empezando su propio negocio para ser dueños de su trabajo, o investigando el sistema agroalimentario global, la dehesa o la membrana celular. Y también les encontrarás ayudando a que puedas vivir más de una década junto a tu compañero más fiel.

"

¡Cómo nos atrevemos a ser tan hipócritas! Tengan ustedes un poco de vergüenza y asuman los costes de sus actos, de sus caprichos e incluso de su “caridad”; el resumen es el siguiente: Los costes médicos de mascotas abandonadas o fauna silvestre debe pagarlos en conjunto de la sociedad, ni veterinarios ni ONG; mientras que los costes sanitarios de nuestras mascotas son exclusivamente nuestros. Y a vosotros, compañeros, seguid dejándoos la piel. Veterinarios, nunca fuisteis tan importantes para la sociedad, aunque muchos ignorantes lo desconozcan. Puede que no tengáis grandes sueldos, ni jornadas laborales que os permitan descanso, pero tened el mayor de los orgullos porque el planeta y la sociedad os necesita para los retos que se avecinan: Si todas las profesiones tuvieran la ética profesional que se respira en el futuro de la veterinaria, el mundo sería un lugar infinitamente mejor. Por último, os dejo enlaces a veterinarios muy altruistas, como veterinarios sin fronteras, Gorilla Doctors, Mascoteros Solidarios…, os animo a compartir la entrada pues el objetivo es que la lea cierta gente que no es veterinaria, y os enlazo a las redes sociales del blog (facebook y twitter), donde no siempre hablo de veterinaria, pero si de la razón por la que estudiamos esta profesión: La convivencia con el resto de fauna en nuestro planeta, así que si os ha gustado esta entrada espero veros más por aquí, porque los veterinarios debemos actuar como divulgadores de la situación sanitaria y ecológica de toda la fauna.


Actualización 1: Sobre la autocrítica en la veterinaria

Parece razonable, que si bien el objetivo de la entrada era dignificar la profesión y animar a los jóvenes que comenzamos nuestras andaduras en la profesión, desde la ignorancia creo que es necesaria mucha autocrítica: Ser más activistas de nuestra profesión, no entrar al juego de competir por lo bajo en precios, y competir hacia arriba en calidad del servicio y dar a los nuevos profesionales oportunidades dignas (pues las condiciones precarias vienen establecidas por muchos factores, pero al final recaen en los “jefes” que también ejercen nuestra profesión). Esta entrada no pretende ser una guía para sacar a la profesión del pozo (si alguien pensaba que un estudiante de veterinaria pretendía educar a sus futuros compañeros, pecando tal vez de soberbia, siento decepcionar) y por tanto este texto no es incompatible con dicha autocrítica, simplemente es algo que escribí una tarde de biblioteca dada mi indignación. Por supuesto, buena parte de esta situación probablemente sea responsabilidad únicamente nuestra, pero creo que además de dicha autocrítica (y que prefiero dejar a la gente que lleva años ejerciendo y no a mí, que no he salido de las aulas), la dignificación de la profesión, que es lo que pretendo aquí, es también necesaria para cambiar la situación.

 

Actualización 2: Respuesta del programa de radio

Ayer una de las colaboradoras mencionó el perfil del blog en twitter pidiendo disculpas, para posteriormente indicarme que se habían disculpado en directo. El programa de la noche de ayer, 19/12/2016, tiene 10 minutos dedicados a estas supuestas disculpas. En ese fragmento, se “disculpan” por sus formas, de forma relativa (echan bastante la culpa a la pobre veterinaria cuando a la que se le falta al respeto es a ella), para posteriormente asegurar que “No hablan de todos los veterinarios, solo de los que ven esto como un negocio” e incluso la más impresentable se jacta de que son un programa “crítico”, donde la gente “escucha y no oye”, y que van a seguir dando “su opinión por impopular que sea”. Podrían dedicarse párrafos a esto, pero simplemente remito al texto anterior a quien siga pensando algo remotamente parecido, y diré que para opinar de un tema y ser crítico hay que estar informado, lo que ha hecho esta gente es desinformar a través de la ignorancia (sumado a las faltas de respeto) y mantienen su postura. Más no esperaba rectificación alguna, pues no hace falta ir muy lejos para ver que este mismo programa ha tratado al feminismo como lo contrario del machismo (de nuevo, no es una opinión, es ignorancia). No me quiero imaginar que pasa por las cabezas de esta gente, pero como dije anteriormente es una lástima que cierta gente tenga un micrófono cobrando, imagino que con sueldos más altos que un veterinario. Espero que al menos dediquen este dinero extra de forma completa a la ayuda de animales abandonados, y que no vacunen a sus animales en perreras donde los recursos deberían destinarse a personas sin recursos. Os hemos entendido perfectamente, los que no habéis entendido nada (o es parte del juego de la “prensa”) sois vosotros. 

Anuncios

78 thoughts on “De cómo la sociedad menosprecia la veterinaria

  1. Pat diciembre 18, 2016 / 10:25 pm

    Gracias Eugenio
    Lo has explicado fenomenal.
    Desgraciadamente, es lo que vivimos a diario…
    Pese a todo seguimos al pie del cañón.
    Será un placer tenerte como compañero de profesión, aunque no vayas a hacer clínica.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

  2. ALBERTO MENDEZ diciembre 19, 2016 / 8:23 am

    Gracias Eugenio, los «animalistos» son pocos, pero hacen mucho ruido, y no sólo nos menosprecian a nosotros, también lo hacen con los muchos voluntarios de las protectoras que hacen una gran labor, contaminados por éstos falsos benefactores que no ven que nuestro objetivo es la salud animal y humana, por encima de nuestro «afán de enriquecimiento», un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Miriam diciembre 19, 2016 / 11:45 am

    No sólo es en España que suceden estos atropellos…en Argentina es igual o peor….la sociedad ya no tiene ética, ni responsabilidad, ni respeto. Saludos

    Le gusta a 2 personas

    • Laura diciembre 20, 2016 / 6:50 pm

      Exactamente lo mismo ocurre en Chile. Me sorprendió bastante leer este artículo, porque siempre creí que en España la profesión se respetaba muchísimo más que acá, en Sudamérica. Sin embargo, siento que va mejorando año tras año. Pienso que hay que seguir educando a las personas y no rendirse nunca.
      Muy buen artículo. Gracias por escribirlo.

      Le gusta a 1 persona

      • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) diciembre 20, 2016 / 7:40 pm

        Gracias a tí Laura, varios chilenos me habéis comentado ya y yo también tenía una percepción distinta de la veterinaria en latinoamérica, así que me alegro de hacer este intercambio de pareceres aunque sea para ver lo mal que estamos todos. Un abrazo

        Me gusta

  4. Víctor diciembre 19, 2016 / 12:04 pm

    Un post buenísimo. Ya me ha llegado por dos sitios. ¡¡Gracias!! Merece muchísimo la pena leer lo que escribes. Bravo!

    Le gusta a 1 persona

  5. Andrés González diciembre 19, 2016 / 12:13 pm

    Eugenio has tocado un punto medular en la profesión, saludos desde México.

    Le gusta a 1 persona

  6. Iñaki diciembre 19, 2016 / 12:17 pm

    Enhorabuena Eugenio.
    Se puede hablar mas alto, pero no mas claro.
    Animo a todos los que defendemos esta maravillosa profesión.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  7. Manuela diciembre 19, 2016 / 12:50 pm

    Bravo! Por tu respuesta a los listos que hay en esta sociedad, que por desgracia son demasiados para tratar en el diario de nuestra profesión.

    Me gusta

    • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) diciembre 19, 2016 / 2:13 pm

      Gracias por tu comentario Manuela, mi intención tampoco es “dar lecciones” pues entiendo que se desconozca parte de la realidad del sector, aunque desde luego la falta de empatía y el creer estar informado tienen mucho que ver!!! Un saludo!!

      Me gusta

      • Alan diciembre 20, 2016 / 9:14 am

        Hola, espero dar un poco de luz a estos comentarios desde el otro lado de la barrera, si estoy de acuerdo en parte de la publicación, pero también quiero deciros que un médico del sespa su sueldo es de 900 e, se asemeja al vuestro, me diréis que ganan más dinero que eso y yo digo si, haciendo interminables guardias, no digo que muchos veterinarios no estén en una situación donde tengan que trabajar mucho por sueldos de seiscientos euros de prácticas, pero eso lo hacen otros compañeros que contratan con gran don de explotación y avaricia, pero se de muchos veterinarios que cobran por los servicios ,cosa normal,nadie trabaja por amor al arte nada más, pero le quieren ganar casi otro tanto a los medicamentos que aplican por lo tanto cada consulta que hacen sumas de un lado y de otro y al final de mes ese mísero sueldo ya no lo es tanto, y que yo lo veo bien que ganen todos lo máximo posible, pero también creo que aveces si no exprimiesen tanto era bastante mejor para todos, porque en los animales no es lo mismo que en las personas, no tienen seguridad social, pero creo que un veterinario tiene que cobrar por sis servicios lo que crea que vale, pero querer sacar otro tanto dispensando tratamiento, demasiado interés de lucro, es mi humilde opinión, y con mi comentario no quiero ofender a nadie, pero es algo que veo habitualmente y me molesta, yo he tenido que aguantar que me dijeran muchos veterinarios que estos productos me dejan poco margen, ya era indiferente di es mejor o peor solo la ganancia.

        Le gusta a 1 persona

      • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) diciembre 20, 2016 / 9:41 am

        Desconozco la realidad de la medicina Alan, si te diré que las comparaciones son odiosas y que aquí estamos reivindicando la veterinaria, creo que cada uno debe hacer lo mismo con su profesión, especialmente una tan importante como la medicina, tan maltratada en nuestro país. Debemos ser aliados en esto, pues bajo el paraguas de “una salud”, medicina y veterinaria deben actuar en conjunto. Si te diré que ya de entrar a comparar, creo que lo lógico es usar la en cuesta del INE, pues yo también conozco cientos de situaciones de veterinarios por debajo del sueldo medio de la profesión. Según dicha encuesta los servicios sanitarios tienen un sueldo de 2.132€ (en comparación con los 997€ de la actividad veterinaria), y de seguro hay situaciones extremas en ambos sectores! Entrando en dichas situaciones extremas, probablemente existan veterinarios “codiciosos” que elevan los precios de sus servicios, pero la realidad del sector es muy distinta, y creo que dada la similitud entre nuestras profesiones, el veterinario percibe muy poco por su trabajo, y que tal vez estés pagando un precio más “real” a esta gente que tiene un sueldo “no tan mísero” que al resto de profesionales que tal vez pecan de exceso de bondad.

        Me gusta

      • Nacho diciembre 20, 2016 / 11:07 am

        Por cierto, leyendo tus comentarios… ¿de dónde crees que sale el sueldo de los veterinarios? ¿qué porcentaje del precio (sin IVA) se a pagar sueldos? Precios bajos = sueldos bajos, así que hablar de veterinarios codiciosos y quejarse de que se cobra poco es cuanto menos una controversia

        Le gusta a 1 persona

      • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) diciembre 20, 2016 / 11:17 am

        Tu mismo hablas en otro comentario de que son los veterinarios quienes ofrecen estas condiciones precarias, y a eso me refiero. Poco más que añadir, creo que precisamente en esas “mentiras” que denuncias está la respuesta.

        Me gusta

      • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) diciembre 20, 2016 / 11:22 am

        Y precisamente el entrecomillado, muy útil en la expresividad de nuestra lengua, va en la línea de denunciar que precisamente no se debe hablar de codicia como insinúa el comentario al que respondo. Si necesitas alguna aclaración más, me comentas. Un saludo

        Me gusta

  8. Javier diciembre 19, 2016 / 2:05 pm

    Gran articulo Eugenio.

    No se puede explicar mejor!! Gracias.

    Saludos, Javier

    Le gusta a 1 persona

  9. Elisa Ferrada Blank diciembre 19, 2016 / 3:34 pm

    Excelente artículo Eugenio, sobre todo por que compartimos como veterinarios las mismas dificultades en España y en Chile, punto por punto concuerdo con tus ideas, espero de todo corazón que, las futuras generaciones de médicos veterinarios sean más valorados por nuestra sociedad y sobre todo que nosotros como profesionales seamos capaces de hacerlo.

    Le gusta a 1 persona

    • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) diciembre 19, 2016 / 3:41 pm

      Muchas gracias Elisa, como comenté con otros compañeros, es triste y a la vez llamativo que independientemente de la geografía nos enfrentemos a las mismas dificultades para que valoren la profesión. Un abrazo!

      Me gusta

  10. Pi diciembre 19, 2016 / 5:01 pm

    Reblogueó esto en El Felino Curiosoy comentado:
    Comparto este estupendo artículo. Espero que los disfrutéis tanto yo. Completamente de acuerdo con Nasua, los veterinarios deben ser divulgadores, si no se hace, se llega a situaciones como la descrita en el programa de radio que alude el post.

    Le gusta a 1 persona

  11. Pi diciembre 19, 2016 / 5:03 pm

    Con tu permiso lo reblogueo en elfelinocurioso.wordpress.com Estupendo artículo. Gracias.

    Le gusta a 1 persona

  12. Carla diciembre 19, 2016 / 5:05 pm

    Muchas gracias por el artículo, explicas perfectamente la realidad de nuestra profesión. Sólo deseo que llegue a tanta gente como lo hizo el dichoso programa de radio, a ver si se dan cuenta de las barbaridades que se dijeron allí.

    Le gusta a 1 persona

  13. Jorge Pablo Pascual Ribote diciembre 19, 2016 / 5:17 pm

    Eugenio mi más sincera enhorabuena, en España el sentir de los veterinarios que tenemos una clínica es exactamente lo que tú expresas y nuestro día a día se basa en explicar que nuestro trabajo conlleva no solo una consulta sino unos costes en preparación y aparataje que algunas personas no ven y tampoco comprenden.
    Lo que más me ha sorprendido es que un estudiante de Vetrinaria ya tenga esa percepción en lugar de la inconsciencia de que hay más allá al acabar en el mercado que todos nos encontramos.
    Es curioso que a nadie se le ocurre coger un indigente y llevarlo a comer a un restaurante y decir a su propietario que como gana mucho dinero que debe acarrear con los gastos de esa persona, o a vestirse en un sastre o a curarse en una clínica privada, pero lo más triste es que esto con los veterinarios si sucede.
    No creo que haya una clínica en España que no colabore de forma altruista con asociaciones o personas de buena voluntad que acogen animales, la pena es cuando desde un medio de comunicación encima se apoya esta práctica, es una pena que estos periodistas a sueldo no hagan radio gratuitamente o con menor salario y no sean además dueños de la empresa.
    En fin, gracias de parte de todo el sector de clínicas veterinarias.

    Le gusta a 1 persona

  14. Emanuel diciembre 19, 2016 / 5:27 pm

    Has escrito la realidad que se vive en esta nuestra amada profesion. E igual que tu no me dedico a clinica. A pesar de estar en otro punto geografico se vive lo mismo. Excelente post

    Me gusta

  15. jose antonio diciembre 19, 2016 / 5:28 pm

    agradecido por tu articulo , magnifico. un abrazo

    Me gusta

  16. Vega diciembre 19, 2016 / 7:02 pm

    Muchas gracias Eugenio; desde luego si seguimos al pie del cañón es por pura vocación, ya q por dinero ésto no lo aguantaría nadie. Me has tocado la fibra, gracias.

    Le gusta a 1 persona

  17. jatnaisharivaszarete diciembre 19, 2016 / 10:01 pm

    Lo mismo en República Dominicana. Un recién graduado gana el equivalente a menos de 500 euros por mes, quizá más cerca de 350-400 euros por mes, trabajando 10 horas por día hasta los sábados. Abandonan perros y gatos en las veterinarias. Un salario semejante al de un conserje de hospital o de dependiente de tienda. Ya con el equivalente a 1,000 euros mensuales saltariamos de alegría, aunque claro que en España esos 1,000 euros rinden menos que aquí.

    Le gusta a 1 persona

  18. R diciembre 19, 2016 / 11:22 pm

    Como compañero de profesión que serás en breve, te animo a que no te venza el desaliento. Te expresas muy bien, un gran artículo.
    Bajo mi punto de vista es una profesión increíble, aunque muy dura, exigente, de gran responsabilidad y sobre todo, con poco reconocimiento.

    Yo, me siento orgulloso y afortunado de serlo. Y créeme, son ya 22 años de ejercicio profesional.

    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

  19. cvcruzverde diciembre 19, 2016 / 11:33 pm

    Por desgracia no creo que la cosa vaya a mejorar. A pesar de ser conocedores de la situacion nuestros gobernantes siguen haciendo la vista gorda ante la absurda proliferacion de facultades. De la necesidad de cerrar por lo menos la mitad de las existentes ni se habla. Tampoco ayuda mucho a clarificar la situacion que no paren de anunciar cursos para auxiliar veterinario, que tienen todos mis respetos, como Cursos De Veterinaria de 300 horas, si de 300, para añadir aun mas confusion. Nuestras organizaciones colegiales haran lo que puedan no lo dudo, pero a la vista de los resultados parece bastante poco efectivo. En fin gracias por tu post. Es reconfortante saber que no se esta solo, aunque despues de 25 años de experiencia clinica , te puedo asegurar que lejos de mejorar la situacion ha ido empeorando a medida que la ignorancia se ha ido extendiendo

    Le gusta a 1 persona

  20. Paulina Muñoz Garcés diciembre 20, 2016 / 12:31 am

    Eugenio, nos separan miles de kms. Pero la realidad es igual…..desde Chile luchando por dignificar la profesión y que seamos considerados profesionales de la salud……gracias por tus palabras…….me emocioné hasta las lágrimas, pero a la vez me da fuerzas para seguir la lucha!!! No estamos solos…….somos miles!!!!! Vamis adelante por el futuro de nuestro mundo

    Le gusta a 1 persona

  21. Carola diciembre 20, 2016 / 2:24 am

    Es increíble que en Chile pase lo mismo. Que hagan caridad con tu bolsillo, cuestionando tu profesionalismo y vocación. Pero también pienso que nosotros tenemos la culpa de no haber puesto límites a estas situaciones. Tenemos que empezar a respetarnos entre colegas para que los demás nos respeten. Saludos!

    Le gusta a 1 persona

  22. Nacho diciembre 20, 2016 / 8:56 am

    Buenos días, he leído con interés tu blog y si bien los problemas los expresas correctamente, se me han planteado unas dudas.
    ¿Quiénes son los dueños de las clínicas en su mayoría y por tanto responsables de los sueldos de esos veterinarios precarios? Por tanto, ¿quiénes son los responsables de poner esos precios para los servicios veterinarios? Nadie cuestiona que un dentista cobre X o Y por un empaste (y existe la competencia pública).
    Crees que bajar el IVA ayudaría, ¿cuál es el IVA de los servicios veterinarios en el Reino Unido u Holanda o Francia, por ejemplo, y cuál es la imagen de los veterinarios en esos países?
    El decreto que aprueba la carrera de auxiliar veterinario existe desde hace varios años, pero las facultades no se han reconvertido para ajustarse a la demanda del sector ¿quiénes dirigen esas facultades de veterinaria?
    En otros países los profesionales veterinarios se comprometen y realizan charlas en colegios de primaria sobre la labor veterinaria, los estudiantes de secundaria tienen prácticas en las clínicas para conocer exactamente que es ser veterinario (y auxiliar veterinario)… podría entrar en la labor de los colegios en otros países; pero creo que te haces a la idea.
    Si un colectivo sólo se reúne para pedir que le bajen el IVA (en lugar de pedir más poder a las colegios para regular el sector adecuamente), es normal que la sociedad los tache de peseteros. Si además, en mi opinión, todo el tema del IVA fue gestionado de manera claramente mejorable, dejando la culpa casi en manos del cliente. Si los veterinarios no saben poner en valor su trabajo (¿cuántos conoces que su manera de calcular precios es añadirle un margen al medicamento?)
    Totalmente de acuerdo que lo que ciertos colectivos apoyados por los voceros de turno hacen a la profesión no ayuda, pero eso no está´en nuestras manos de cambiar, sin embargo lo arriba mencionado sí… Recuerda, cada vez que apuntas con el dedo a alguien para echarle la culpa de algo, hay tres dedos que apuntan de vuelta…
    Un saludo y buen trabajo

    Le gusta a 1 persona

    • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) diciembre 20, 2016 / 9:27 am

      Aunque mi vida de veterinario es muy corta o mejor dicho inexistente, y no puedo opinar mucho de lo que me comentas, estoy de acuerdo en muchas cosas. El objetivo de la entrada no era la autocrítica, pero desde luego es necesaria, y hay ciertos veterinarios que han fomentado algunas de estas situaciones. Creo que es muy necesaria la autocrítica y la movilización para cambiar esta situación y en ambas cosas supongo que se ha pecado…y que tenemos parte de culpa en que la sociedad no nos valore, pero creo que ese artículo ya se lo dejo a alguien con más experiencia en esto. Un saludo y gracias!

      Me gusta

      • Nacho diciembre 20, 2016 / 11:00 am

        El problema de tu entrada es que perpetúa los estereotipos de la profesión del enemigo exterior y no apunta hacia donde se pueden hacer cambios. Cuando vayas a entrar en el mercado laboral, verás que los que te hacen las entrevistas y te ofrecen sueldos de mierda son veterinarios.
        Si la gran mayoría de los veterinarios tuviera los precios calculados y probablemente fueran más altos, los sueldos serían mejores, o mejor al revés, si los precios se calcularan con sueldos más altos…
        Si los que no habéis empezado a trabajar os creéis las mentiras… nada cambiará…

        Le gusta a 1 persona

      • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) diciembre 20, 2016 / 11:14 am

        El problema de tu comentario es deducir que defender y dignificar la profesión es “creer mentiras” o “perpetuar estereotipos”, y que no abarque toda la problemática no quiere decir que la desconozca, pues soy plenamente consciente que la culpa de que compañeros reciban sueldos miserables es en su mayor parte de sus jefes veterinarios. Como digo, la autocrítica es necesaria y mi entrada no es ni mucho menos incompatible con ella, y no debe serlo, pero no pretendo escribir una biblia que sirva de guía para llevar a la profesión a su cenit en la sociedad occidental, simplemente expresar la rabia que me dió escuchar la entrevista. Por otro lado, la entrada no tenía como objetivo reconstruir la profesión, más bien difundir la situación precaria de esta.

        Me gusta

  23. Bambú diciembre 20, 2016 / 10:48 am

    En Ponte a Prueba es que no dejan de cubrirse de gloria. Hace escasamente un mes, tomándola con el feminismo con la misma actitud agresiva de cuñaos. Esos no son periodistas, los ponen ahí para crear polémica y que sus oyentes igualmente ignorantes y cuñaos se sientan identificados. Yo me enteré de la otra movida por este vídeo pero vamos, es que su audiencia la captan dando la nota https://www.youtube.com/watch?v=KvWR9r2v7js

    Lo cierto es que este tipo de declaraciones que no he dejado de oírlas en la calle deberían dar pie a los veterinarios a hacer cierta autocrítica.

    – Somos la profesión científica más precaria pero no hay un maldito sindicato y la conciencia de clase brilla por su ausencia. Es más, no paramos de pisarnos unos a otros bajando más y más los precios. Hay asociaciones de la patronal, no paramos de quejarnos del colegio pq no nos representa pero a diferencia de medicos y enfermeros no nos organizamos los obreros. El otro dia de hecho buscando sindicatos al final te encontrabas nombres como Margot Ruiz…. ¿what?. Es como si no asumieramos que la mayor parte de nosotros somos clase obrera. Y todavia hay gente que le planteas esta cuestión y pasa de ti como si no estuviera cobrando 600 miseros euros al mes

    – ¿Cuántos veterinarios se han molestado en hacer un marketing decente para poder vender una buena calidad en vez de ser competitivos bajando los precios? Porque a excepción de las grandes “firmas”, poquitos son los autónomos que emplean un mínimo de su tiempo en hacer un poco de imagen de marca y marketing online o contratar a alguien que lo haga. Sin publicidad no exisistimos.

    – Lo de que la gente pretenda que le hagas el trabajo gratis es una universalidad. Pregúntale a diseñadores, a informáticos, a abogados… el tema es que en nuestro caso como trabajamos con seres vivos encima tenemos que ser las hermanitas de la caridad e igual el problema está en que no sabemos poner los límites. Yo misma en mi blog he tenido que escribir un discalimer para que la peña no de intente hacer consultas por e-mali, ¿pero cuantas dudas por wp hemos resuelto suplicando que lleven a su gato recién escapado con uveitis para que le hagan una triple serología y hayan pasado de nuestro culo (caso real)? Cuesta hacerse respetar así y sinceramente creo que por no discutir, los veterinarios estamos cediendo demasiado en nuestra vida personal fomentando esa cultura

    Me gusta

    • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) diciembre 20, 2016 / 11:19 am

      Muy de acuerdo, Bambú! 😛 Como comenté en otro comentario, la autocrítica es muy necesaria y gran parte de esta situación es nuestra culpa (y el artículo no es incompatible con la autocrítica y no debe serlo). Respecto al vídeo, ya nada me sorprende y veo que precisamente esta gente no hará mucha autocrítica. Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  24. Víctor diciembre 20, 2016 / 11:58 am

    Estamos levantando el hashtag #SaraOPINA como respuesta a lo sucedido en el programa e intentar dar una visión más amplia de nuestra profesión.

    Le gusta a 1 persona

  25. paula diciembre 20, 2016 / 12:41 pm

    Que gran razón. y lo dice una veterinaria que ha desistido, abandonado su profesión y se dedica al marketing. Cuando me preguntan que porque no trabajo de “lo mio” me dan ganas de llorar. Pero la cosa es como es y esta como esta y, como tu bien dejas entrever… los veterinarios, también comemos y queremos tiempo para nosotros… llamadme loca….

    Le gusta a 1 persona

  26. Agueda diciembre 20, 2016 / 4:49 pm

    Lo has dicho todo y de la mejor forma posible. Orgullosa de ser veterinaria, aunque tampoco me dedique a ello, y de tener compañeros de carrera como tú. Comparto la entrada.
    Un abrazo y mucha suerte!

    Le gusta a 1 persona

  27. Guillermo diciembre 20, 2016 / 6:05 pm

    Muchas gracias Eugenio, por plasmar de una forma tan correcta y acertada el que creo que es el sentir y el pensamiento del 99,9% de los compañeros de profesión. Por desgracia éste tipo de pensamientos cada vez está mas extendido en nuestra sociedad, no entiendo como una profesión tan eminentemente vocacional y que como bien has descrito es indispensable para el desarrollo del ser humano se ha visto tan vilipendiada y despreciada por la sociedad. No sé si existe una solución (si es que la hay) en la forma que tiene la sociedad de ver al veterinario como profesional y aunque puedas detectar cierto toque de amargor en estos renglones, te animo a que mantengas la ilusión, que luches por lo que te gusta y que cuando acabes disfrutes, aunque siempre haya gente que te va a ir poniendo piedras en el camino.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  28. Ainhoa diciembre 20, 2016 / 9:27 pm

    Desde luego, eres bastante mejor comunicador que ellos. Hacía tiempo que no leía un texto tan completo y tan bien escrito.
    De paso, me has hecho recuperar un poco la ilusión por esta profesión, que hasta ahora me apasionaba más que desgastaba. Últimamente, 12 años después, el desgaste está ganando la batalla…
    En cualquier caso, imprescindible la autocrítica. En cierto modo…somos nuestro peor enemigo. El corporativismo (bien entendido, no el de “tapar chapuzas”) brilla por su ausencia, y en muchos casos son los propios compañeros y compañeras de profesión los que ofrecen esas lamentables condiciones laborables…
    En fin, enhorabuena por la entrada. Muy muy buena.

    Le gusta a 1 persona

  29. Daniel diciembre 22, 2016 / 11:51 am

    Soy un compañero veterinario que también se indignó al escuchar la grabación del programa de radio. Mejor no lo podías haber explicado, punto a punto reafirmó todo lo que has escrito. Trabajo como clínico de pequeños animales y muchos de los hechos que describes son nuestro día a día. Como bien describes, la ignorancia es el problema. Que pena de profesión la nuestra y que imagen lamentable tenemos en la sociedad. Un saludo y gracias por la reflexión

    Le gusta a 1 persona

    • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) diciembre 22, 2016 / 1:39 pm

      Muchas gracias por tu comentario Daniel, me apena que os veáis reflejados en un texto como el mío pues no es que diga muchas cosas alentadoras, pero por otro lado es algo que me esperaba y me alegro de haber reflejado como se sienten miles de compañeros y que el texto sirva como ánimo y denuncia. Un abrazo!

      Me gusta

  30. Daniel diciembre 23, 2016 / 11:55 pm

    Muy buen artículo Eugenio. Como dijo otro antes me agradará mucho tenerte como colega que , aunque no se dedique a la clínica, tiene excelentes dotes comunicativas. Y es justamente eso: la profesión veterinaria está necesitada también de comunicadores y ese lugar está esperando por ti. Felicitaciones y saludos desde Argentina.

    Le gusta a 1 persona

    • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) diciembre 26, 2016 / 2:40 pm

      Muchas gracias Daniel. Sin duda creo que la veterinaria debe expandirse y estrechar lazos perdidos con la ecología, la biología, la medicina humana, y como no, el periodismo! Un saludo!

      Me gusta

  31. Jose Luis Guerrero marzo 7, 2017 / 7:34 am

    Estupenda reflexión Eugenio, es seguramente la reflexión más profunda que he leído sobre este tema. Solo hay un punto con el que no estoy de acuerdo: no creo que las mutuas de seguros sean una solución para nuestro colectivo, en un mercado sin sanidad pública, las aseguradoras se “adueñan” del cliente, acaparan el mercado y meten una fuerte presión sobre los precios de los servicios.
    Infórmate sobre este asunto, puede que haya tema para otro artículo. 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) marzo 10, 2017 / 5:39 pm

      Hola Jose Luis. Muchas gracias por tu comentario. Debo decir que no pretendía mencionar los seguros como solución, sino como un síntoma de que se valoren los servicios de salud animal, pero no se mucho del tema así que gracias por comentarlo!!! Un saludo!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s