¿Por qué debería tener cuidado al compartir selfies y memes de animales?

Los selfies, vídeos virales, gifs y memes de animales pueblan internet. En el afán de conseguir uno de estos selfies para la red social de turno, hace unos días asistíamos a un hecho insólito: Un grupo de turistas acosaba a un oso al norte de León, hasta el punto de forzarle a cruzar una carretera con tráfico a plena luz del día.

Dejando a un lado la necesidad de una mayor regulación del ecoturismo; lo cierto es que da igual que red social usemos, basta con bajar un poco por sus infinitos “timelines” para encontrarnos con algún animal salvaje: Tal vez sea la imagen animada de un gato gracioso, un mono que parece flipar ante un truco de magia o un meme de animales haciendo algo “humano” y con algún chascarrillo de por medio.

Estas imágenes virales tienen bastante éxito y consiguen propagarse por la red, pero tal vez estén teniendo más consecuencias que hacernos pasar un buen rato frente a una pantalla. Vamos a verlo a través de las tres preguntas que deberíamos hacernos antes de subir un “selfie” con algún bichejo a nuestras redes sociales, y que servirán para preguntarnos que sentido tienen muchas de estas imágenes viralizadas.:

¿Es peligroso para mí realizar esa foto?

Los selfies requieren de una cercanía que muchos animales no están dispuestos a aguantar, llevando a accidentes, con los bisontes de Yellowstone a la cabeza. Mientras, los osos de Colorado son otro caso similar, donde se ha llegado a cerrar el parque natural para los turistas.

Otro caso llamativo son muchos de los primates que podemos encontrarnos en la Asia más turística: Si ya nos encantaba interaccionar de forma innecesaria e irresponsable con estos animales, ahora, con los selfies, los ataques a personas aumentan, y el mayor peligro en este caso son las enfermedades infecciosas que podemos contraer.

In this image a man feigns fright as a huge black bear gazes at him from further down the track
Uno de los osos virales de Colorado – Mercury Press

¿Está en peligro el animal o ha sufrido estrés?

La respuesta es afirmativa en muchos de los casos, y la primera muestra de ello son los ataques que hemos mencionado antes: Sí un animal salvaje te ataca, probablemente le estuvieras estresando o intimidando.

En muchas ocasiones, no vemos ese estrés porque no sabemos reconocerlo. Un ejemplo claro es el babuino sorprendido por un truco de magia. 

Monkey Trick GIF - Find & Share on GIPHY

En realidad, ese animal se ha sentido estresado por los movimientos del “mago” y le ha mostrado una expresión de enfado, no de sorpresa. Esto fomenta que los turistas molestemos a los animales en los zoos.

Otro caso es el de animales en ambientes humanizados, que aunque pueden no estar sufriendo un estrés agudo en la imagen, si han sido privados de muchos estímulos y padecido trastornos mentales graves.

El ejemplo clásico es el de primates en ambientes anormales: Siendo afeitados, con ropa o jugando con perros. Estas son algunas de las imágenes más populares, y también, para aquellos que conocemos su trasfondo, unas de las más grotescas y dañinas.

Estos animales han sido apartados de sus madres, con las cuales mantienen una relación afectiva similar a la que mantenemos los humanos. Separarlos de estas para humanizarles es un maltrato psicológico terrible que destroza la vida de estos animales.

Esta moda por viralizar animales ha hecho que se creen empresas especializadas en selfies con animales. En nuestro propio país puedes hacerte fotos con tigres y otras especies, salidas de lugares de dudosa ética.

Pero hay empresas de este tipo lejos de las zonas urbanas, en lugares como el Amazonas, donde animales capturados y maltratados son usados para que el turista de turno actualice su instagram.

sloth-selfie-4.jpg
World Animal Protection

Otro ejemplo es el de la explotación de elefantes en Indonesia y Tailandia, el uso de falsos santuarios de animales que cobran por subirte a estos animales, o incluso para hacer supuestos voluntariados. (Gente, los voluntariados con ONG y santuarios no consisten en duchar y jugar con elefantes!).

Que *a*fkr! Incluso existen cursos de biología o veterinaria en nuestro país en los que parte del temario consiste en hacerse un auténtico book con un animal salvaje. No intento criminalizar todos los cursos con fotos y animales, ni todas las atracciones con elefantes (algunas son santuarios de verdad)…pero un poquito de sentido común nos puede evitar más de un disgusto.

El daño de estas fotos también aparece en el ámbito del ecoturismo que comentábamos al principio. Ciertas asociaciones medioambientales piden un poco de mesura a la hora de compartir avistamientos de fauna, evitando que cualquiera pueda acceder a zonas delicadas como cantaderos o madrigueras.

¿Qué mensaje transmite?

Tal vez podamos pensar que el daño ya está hecho, y que compartir este contenido no va a mejorar a reparar el daño que se muestra en estas imágenes. Pero lo cierto es que estas imágenes transmiten muchos mensajes, la mayoría de forma inconsciente. Y la mayoría con consecuencias nefastas para estos animales.

Primeramente, estas imágenes promueven una competencia por ver quién maltrata mejor animales, promoviendo esa clase de negocios a través de hashtags y geolocalizaciones. Y es que, que mejor idea que tras participar en maltratar un perezoso por dinero, usar el hashtag del sitio y poner donde está para que otros puedan sumarse a la nueva moda.

Pero también ponen de moda y normalizan la tenencia de animales salvajes. ¿Quién no ha visto a un zorro o un mapache siendo acariciado? ¿O protagonizando un meme en el cual sale en un sofá? Estos gifs y memes de animales transmiten que sus protagonistas son buenas mascotas, algo peligroso para su bienestar, conservación y para aquellos que caen en esta compra ignorante y compulsiva.

Estos mismos mapaches se pusieron de moda en España hace años, seguramente motivado por el aumento de vídeos y virales de esta especie. ¿Consecuencias? La especie se convirtió en invasora, vector de la rabia y ya se han capturado en Madrid más de 700. Los afortunados van a centros de recuperación, pero otros son sacrificados.

Lo cierto es que existen numerosos estudios que certifican que cuando una especie se vuelve viral en internet, su adquisición como mascota aumenta. Es por ello que estos virales pueden aumentar, de forma directa, el tráfico ilegal de fauna. (Recordemos, mercado negro conectado a grupos armados, trata de personas, prostitución de menores y demás)

Sin querer criminalizar a nadie por compartir una imagen cómica, lo cierto es que cuando compartimos estas imágenes, estamos, por desgracia, apoyando el maltrato de animales y fomentando su tráfico ilegal y tenencia irresponsable. Pensar un poco antes de darle a “Share” puede evitar tanto sinsentido.

Si queréis ver fauna salvaje graciosa en internet, mejor que sea difundiendo comportamientos naturales, y no compartiendo su vida con humanos. Y de todas formas, si queremos ver animales graciosos en internet, siempre nos quedarán los gatitos…

Grumpy-Cat-6.jpg
“Grumpy Cat” – Fotografía de Amy E. Price

 

Anuncios

2 respuestas a “¿Por qué debería tener cuidado al compartir selfies y memes de animales?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s