¿Son los ratones la gran fobia de los elefantes?

Los elefantes aparecen retratados en múltiples películas y series como gigantescas criaturas torpes, que en contraste con su tamaño están asustados de pequeños roedores. Sin duda queda efectista y gracioso en la gran pantalla, pero parece que hay poco de verdad en este supuesto miedo a los ratones.

Lo cierto es que ya en la antigua Grecia existen fábulas de ratones que entran por la trompa del elefante y le vuelven loco. Incluso el médico irlandés Allen Moulin buscó justificación anatómica a tal teoría, causa de la famosa fobia de los paquidermos; en Dumbo y otras películas animadas también explotan esta irónica relación. Sin embargo, un elefante poco tiene que temer a un roedor, como os podéis imaginar, salvo su aparición (o la de cualquier otro animal rápido y de movimientos bruscos) correteando entre sus enormes piernas, y de hecho este mito ha sido descartado por varios expertos en estos gigantes africanos. Aunque no lo he puesto en el título, claramente esto es un #CazadoresDeMitos.

Elefante africano – Fotografía de Sebastiao Salgado

Lo cierto es que la realidad supera a la ficción, y existen unos animales muy pequeños que sí despiertan temor en los elefantes: Las abejas. Y es que las abejas africanas son más agresivas que las europeas y de picaduras más dolorosas, algo que puede llegar a ser muy dañino para los elefantes, especialmente cuando las picaduras caen sobre su sensible trompa o sus finas orejas, zonas muy sensibles en contrastes con el resto de su gruesa piel.

La alarma que suscita la cercanía de estos insectos hace que los elefantes, al menos en el este de África, tengan un sonido específico para informar al resto de compañeros de la presencia del enjambre. El lenguaje de los elefantes es muy rico, sin embargo, es una de las llamadas más específicas que se han encontrado, un hallazgo muy importante pues es uno de los primeros sonidos en adquirir una traducción clara “elefante-lenguaje humano”.

Las primeras observaciones etológicas que evidenciaron esto fueron las de la ONG “Save the Elephants”, que mostraron en 2002 como los elefantes esquivaban las acacias con abejas. Comportamientos similares se han visto relacionados con especies de hormigas africanas, sin embargo, ello no ha tenido las increíbles aplicaciones que luego veremos. Esta fobia a las abejas fue confirmada por una zoóloga, Lucy King, que grabó el sonido de estos enjambres y lo reprodujo cerca de varios grupos de elefantes, obteniendo la siguiente respuesta:

Pero…¿Tiene esto alguna aplicación? ¿Tendrá que corregir Tim Burton la fobia de Dumbo en el futuro remake de la película? Lo cierto es que esta fobia podría ayudar a conservar a los paquidermos africanos.

Para comenzar, debemos decir que los elefantes, ahí donde los veis, son uno de los animales “más destructivos” con los cultivos humanos. La expansión poblacional ha hecho que elefantes y humanos deban convivir, o más concretamente, agricultores y elefantes. Las plantaciones, único recurso de muchas poblaciones rurales, son un manjar para estos animales.

Relaciones similares ocurren en nuestro país, siendo bastante normal ver hozaduras de jabalí en huertos saqueados. Mismamente, nuestra relación con el lobo ibérico también es muy similar. ¿Cuál es la opción? ¿Controles letales? Poco recomendables éticamente (e incluso científicamente), más en una especie tan en peligro de extinción. ¿Qué la gente se las apañe? Esa es la idea que tienen algunos con el lobo en España, y es la que está llevando indirectamente a que se muestren decapitados en carreteras asturianas. Las poblaciones rurales, en directo contacto con la fauna silvestre, deben ser los conservadores últimos de estos animales, y por ello, se debe apoyar esta convivencia.

Elefantes africanos – Fotografía de autor desconocido

 

Las medidas de protección apoyadas por gobiernos y ONGs son sin duda la medida más razonable, que puede satisfacer tanto a agricultores como conservacionistas. Con herbívoros pequeños es más fácil, incluso con depredadores del ganado…pero…¿Cómo detener al mamífero terrestre más grande sobre la faz de la Tierra?

¿Veis por donde voy? Fue la propia Lucy King y esta ONG quien comenzó en 2007 un proyecto en Kenia, creando “Cercados de colmenas”, con una colmena cada 10 metros: Si un elefante intentaba llegar a los cultivos, tocaba la barrera y las abejas eran liberadas. Durante los años siguientes, se demostró que este método podía reducir los saqueos, especialmente si es combinado con otros métodos como el uso de perros guardianes.

Barrera-colmena – Fotografía perteneciente a http://elephantsandbees.com

El proyecto ha continuado expandiéndose, apostando no solo por utilizar las abejas como método de protección, sino como fuente de recursos: La calidad de la miel ha ido también mejorando junto a la eficacia de las barreras.

La propia ONG recoge la miel y la prepara para ser vendida como un producto sostenible y de comercio justo. La idea es que la miel producto de estas barreras pueda ser vendida por servicios turísticos de varios países africanos, como los hoteles y organizadores de safaris.

Resultado de imagen de elephants and bees fences
Tarros de “Elephant friendly honey” – Fotografía perteneciente a http://elephantsandbees.com

La idea se ha expandido por África en 9 países: A la pionera Kenia se unieron Botswana, Mozambique, Sudáfrica, Tanzania, Uganda, Chad, Gabón y Malawi. El proyecto ha comenzado a tomar forma en Asia, donde agricultores de Sri Lanka, India y Tailandia ya cuentan con barreras similares. Su implementación en Asia requirió de nuevos estudios, pues por ejemplo Sri Lanka posee tres especies de abeja con diferentes características comportamentales. En India y Malasia se ha comenzado a usar dando eficacias superiores al 70%.

La idea demuestra así ser aplicable a diferentes especies de elefante, abeja e incluso distintos hábitats, pues no olvidemos que en África podemos encontrar elefantes en extensas sabanas y frondosos bosques, y los agricultores ligados a todas estas variables se pueden beneficiar del proyecto, incluso aunque no esté implementado por la ONG en su país gracias a los manuales gratuitos para realizar estas barreras. Os dejo el vídeo oficial del proyecto, en el cual Disney Conservation Fund y la Universidad de Oxford también participan, además de la web, donde podéis colaborar:

 

Bibliografía empleada:

  • Elephants Have an Alarm Call for Bees – Science
  • Bee Buzz Scares off African Elephants – NatGeo
  • Web del proyecto “Abejas y Elefantes
Anuncios

7 razones para reducir tu consumo de Aceite de Palma

Cuando lees sobre el aceite de palma parece que existen varias corrientes: Unos atacan su perjuicio al medio ambiente, otros hablan de como las plantaciones vulneran los derechos de los trabajadores; mientras también se ha hablan de los daños que puede causar en la salud. Todos parecen confluir en una cosa: Basar nuestra dieta en este aceite vegetal es dañino en muchos ámbitos, y aún así parece que en España aún no nos hemos enterado, pues mientras en otros países de Europa los sellos relacionados con este producto están a la orden del día por pura ley de la oferta y la demanda, en nuestro país parece que este problema sigue requiriendo de divulgación, pues el consumidor medio aún no penaliza la presencia de este producto en los alimentos que consume.

Aún así, es un producto que está en boca de todos, y recientemente ha sido noticia el hecho de que varios supermercados españoles lo están retirando. Es por ello que quería reunir todas estas vertientes que justifican el no usar aceite de palma en un solo artículo y explorar todas las razones por las que debemos reducir nuestro consumo de aceite de palma (y es que creo que esa es una de las claves, es

  • Porque está destruyendo las principales selvas del planeta (y acelerando el cambio climático): Para plantar palma aceitera es necesario terreno, y que mejor que una gigantesca selva para empezar: Solamente en Indonesia se han destruido en la última mitad de siglo la superficie equivalente a España y Reino Unido juntos. En los últimos años, se estima que más de la mitad de la producción de aceite de palma en Malasia e Indonesia (los 2 principales productores) se hizo a costa de bosques tropicales, y es que cada hora desaparece el equivalente a 88 campos de fútbol. La deforestación será la desencadenante de muchas problemáticas secundarias de las que hablaremos, entre las que destaca el aumento del cambio climático: Para plantar palma muchas veces se queman selvas enteras. De hecho, Sumatra supera a países como Holanda en emisiones anuales principalmente por este método para degradar los bosques. Los satélites de la NASA evidenciaron en 2015 unos 117.000 incendios, siendo quemadas unas 1,7 millones de hectáreas.
Resultado de imagen de indonesia fire
Fotografía de AP Images
  • Porque podría aumentar la mortalidad del cáncer: O mejor dicho, con la aparición de metástasis, que no deja de ser la causa primordial de muerte en procesos cancerígenos. Para simplificarlo, la metástasis es la extensión por diversos órganos de un tumor maligno originado en otro punto del organismo. Esta “extensión” tumoral parece depender de las grasas, especialmente de las originadas en el aceite de palma. De hecho, si comparásemos dos gráficas, una con el aumento de la mortalidad por cáncer en países desarrollados y otra del aumento del consumo de este aceite, veríamos que guardan cierta similitud. Aún así, hay que destacar que los estudios realizados han sido en pruebas de laboratorio sin modelos animales, y que únicamente relacionan genes ligados a la metástasis con el ácido palmítico, por ello recalco lo de “PODRÍA aumentar”.
India and China must be part of the green palm oil process
Fotografía de foodnavigator
  • Porque se está extendiendo fuera de Asia: Siempre se ha puesto el foco en las selvas de Malasia e Indonesia, y lo cierto es que siguen siendo los principales productores, pero en los últimos años están entrando otros jugadores a la partida, y trístemente, todo ello continúa ligado a deforestación, pérdida de biodiversidad y explotación laboral: El este y el centro de África o América Latina son ejemplos de ello, y es que la palma aceitera ha llegado a otros países con puntos calientes de biodiversidad, como Camerún, Ecuador, Congo, Guatemala y Colombia. La amenaza pasa así a otras especies no muy lejanas al orangután como pueden ser los gorilas, o también otras especies amenazadas como el jaguar. Aunque no lo he visto, el documental “Appetite for Destruction: The Palm Oil Diaries,” pone el foco en la expansión de la palma en estos países, así que puede ser recomendable echarle un ojo.
    Fotografía de MONGABAY
  • Porque está acelerando la pérdida de biodiversidad: Parece que los animales están aún más amenazados que las selvas de el sudeste asiático. Un informe de WWF hace unos años demostró que mientras que la provincia de Riau perdió en 25 años el 65% de sus bosques, la población de tigres decrecio un 70% y la de elefantes un 84%. Este descenso tan acusado se debe a que la fragmentación del hábitat facilita la actuación de otras amenazas, principalmente las ligadas directamente al hombre como el conflicto con la agricultura/ganadería o el furtivismo. Entre las especies afectadas, sin duda destaca el orangután, el cual ha visto reducido su hábitat a la mitad en las últimas dos décadas, y según WWF ha perdido más de la mitad del censo en 60 años. El resultado es la aparición de cientos de crías huérfanas, además de la aparición de animales descuartizados. Os dejo un vídeo muy interesante sobre el tema.

    IMG_20160723_213413.JPG
    Fotografía propia
  • Porque aún está muy lejos de la sostenibilidad: En este punto cabría decir que se han hecho esfuerzos para hacer la producción de palma sostenible, a través de mesas redondas y asociaciones. Desde luego, no estamos igual que hace una década, pero a día de hoy las promesas de la Mesa Redonda del Aceite de Palma Sostenible (RSPO) siguen muy lejos de satisfacer las necesidades medioambientales. Por ejemplo, dentro de sus criterios aún se permite deforestar “bosque secundario” o que se plante en antiguos suelos de turba; de hecho, muchas de las plantaciones bajo el sello RSPO fueron protagonistas de las quemas masivas de 2015. Las propias auditorias de la RSPO fueron analizadas y criticadas por la EIA en un informe bajo el título “¿Quién vigila a los vigilantes?“, mientras que Greenpeace realizó hace 4 años lo propio con el informe “Certificando destrucción”. La conclusión es que eso de que “no es que debamos dejar la palma, debemos apoyar la palma sostenible” no parece aún viable. Son de hecho varias las ONG que se han dado de baja de la RSPO tildándola de mero maquillaje, como por ejemplo PanEco.

    Fotografía de Paulina L. Ela
  • Porque esta ligado a derechos laborales escasos: Existen plantaciones donde hay trabajo infantil (niños de 8 años), y de nuevo hablamos de empresas importantes como Nestlé o Kellogg´s, y también se han encontrado condiciones laborales cercanas a la esclavitud en miembros de RSPO como Felda, llegando a sueldos de 2,5 dólares diarios. También ha hecho a muchos agricultores perder su tierra, de nuevo en países lejos de Malasia, como Colombia, amenazando la soberanía alimentaria de las regiones rurales. Además, se trabaja con compuestos como el paraquat, que ha sido prohibido en la UE y causa lesiones en los trabajadores.

    Fotografía de Amnistía Internacional
  • Porque entraña otros riesgos para la salud: Además de estar relacionado con las metástasis, el aceite de palma contiene aproximadamente un 50% de ácidos grasos saturados. La grasa no es el mal, pero deberíamos tender a grasas polinsaturadas en lugar de a saturadas, entre las cuales destaca (y no para bien) el ácido palmítico, ligado a enfermedades como la diabetes. Antes hablabamos de metástasis, pero hay más relaciones con el cáncer: La EFSA ha evidenciado que el procesamiento del aceite de palma podría hacer emerger ésteres glicidílicos al calentar el producto a altas temperaturas (son carcinogénicos). Esto no quiere decir que el aceite de palma (o la nutella) cause cáncer como tal, como se ha llegado a sugerir en ciertos medios: Muy recomendable sobre este tema es el artículo de Beatriz de Vera.
Fotografía de Business Insider

A pesar de todo esto, sigue siendo un tema complicado. Como hemos visto, la RSPO no ha sabido aún satisfacer las necesidades medioambientales, pero dada la demanda mundial de aceites vegetales baratos quedan pocas alternativas. Una de las razones por las que el aceite de palma es barato es debido a que requiere muy poco terreno comparado con otros cultivos. Mientras, empresas como Danone o Ferrero han añadido criterios no obligatorios y más exigentes que los de RSPO. Parece que el aceite de palma sostenible tiene que acabar imponiéndose, y que incluso puede ser un suplemento alimenticio en ciertos países si es tomado con moderación; pero eso no quiere decir que la reducción en nuestro consumo personal no sea más que recomendable y necesaria por todo lo que hemos visto, más teniendo en cuenta que en España es prácticamente imposible encontrar este tipo de sellos. Lo que esta claro es que queda mucho camino por recorrer, pues aún hay gente que se hace millonaria a costa de este aceite mientras perjudica a personas y naturaleza por igual.

maxresdefault.jpg
Autoría desconocida

Para reducir nuestro consumo de este producto, debemos tener en cuenta que aparece en miles de productos en el supermercado, principalmente bajo la etiqueta de “aceite vegetal”, y aunque a día de hoy se ha hecho obligatorio mencionar la palma, hay empresas que siguen sin cumplirlo (además de utilizar cientos de nombres distintos). En mi opinión, es vital reducir su presencia en productos enfocados a un público joven o infantil, como ha sugerido ERC recientemente al pretender eliminarlo de las máquinas expendedoras de centros educativos, y que los adultos tomemos conciencia. Para ello, recomiendo encarecidamente utilizar aplicaciones como Scangutan, una app pensada para detectar aceite de palma en los productos que compramos de forma rápida y sencilla, diseñada por la buena gente de proyecto Melindungi, una plataforma genial para informar de esta problemática.

¿Qué más podéis hacer? Lo primero, informaros. Recomiendo hacerlo de una forma amena a través de documentales como Green. Y estar muy atentos a ONG relacionadas con la conservación de las selvas asiáticas y del orangután: International Animal Rescue, The Orangutan Project o Borneo Nature Project.¿Y por qué no hacer una visita a estos bosques desde tu ordenador? Genial visita virtual de la mano de Ian Redmond o de National Geographic, vídeo que os dejo a continuación y que me sirve de cierre para dar un poco de esperanza:

Y poco más que añadir, salvo que si queréis conocer primates más de cerca, no dudéis en visitar los centros de rescate de nuestro país: Fundación MONA (Girona), Rainfer (Alcobendas) y Primadomus (Alicante), que dedican parte de su actividad divulgativa a esta problemática. Como en otras ocasiones, os invito a interaccionar por las redes sociales del blog (facebookinstagram y twitter), con “Me Gusta”, “RT”, “Compartir” y demás historias, lo cual aumentará mi capacidad para difundir este tipo de problemáticas.

Bibliografía empleada:

 

 

Reflexiones sobre el lobo (IV): Matando lobos en el super

La conservación del lobo ibérico, y en general de todos los grandes carnívoros a lo largo del globo, siempre ha dado que hablar: Dos bandos se conforman rápidamente, aquellos que defienden a los depredadores y aquellos que defienden a las presas, o mejor dicho, a su forma de vida. En los casos más extremos, hay ganaderos que llaman a ecologistas a tener a los lobos en las ciudades, o ecologistas que llaman al resto a boicotear los productos de estos mismos ganaderos. En este caso, y por una vez, ya que suelo ser “pro-lobo”, y pienso que no tiene sentido matar lobos, voy a pasarme al “centro anti-lobo” para hablar del apoyo a la ganadería. Y es que la pregunta que se me pasó el otro día por la cabeza fue “Y con lobos…¿no se seguiría haciendo boicot?“. Lejos de ser un consumidor ejemplar, procedo a reflexionar sobre este tema.

Y es que son muchos aquellos que critican al sector ganadero por pretender producir sin respetar el medio ambiente. Puede que parte del sector ganadero no este respetando del todo el medio ambiente como productor (cuestionable, pues a pesar del conflicto con depredadores, un ganadero extensivo en Picos de Europa causa un impacto bastante menor que una gran explotación americana), pero debíeramos preguntarnos…¿Nosotros respetamos al medio ambiente como consumidores? ¿De verdad compramos productos locales de gente que convive con depredadores y con la naturaleza? ¿Es que acaso no existe ya un boicot a los productores locales independientemente del lobo? O por contra, compramos la leche barata de hacendado, mientras muchos productores se ven obligados a venderla a un precio ridículo, ya que el consumidor, es decir, usted, demanda una leche de 50 céntimos.

Pack-of-Eurasian-wolves-feeding-on-domestic-sheep-carcass.jpg
Lobos euroasiáticos alimentándose de ganado – Angelo Gandolfi

Pero quizás usted no sea así. Quizás usted sea un gran ecologista, y consuma quinoa. Aunque tal vez esa quinoa la hayan plantado en Francia, y los productores bolivianos se vean en quiebra por un capricho a miles de kilómetros. ¿Fruta ecológica? Sí por favor, pero bien rodeada de plásticos, y a ser posible, directa de Nueva Zelanda, que ahora mismo no se dan kiwis en España y tengo antojo de comerlos cuando yo decida. Muy ecológico todo, sobre todo el petróleo necesario para que tu fruta cruce medio planeta. Bollería con aceite de palma destroza las selvas de Malasia, mientras el coltán de nuestros smartphones genera violaciones de los derechos humanos. Todo ello sin contar con la cantidad enorme de energía que se necesita para traer nuestros alimentos de todas partes del mundo, porque preferimos lo barato. No se alarme, todos caemos en infinitas paradojas y contradicciones, es más fácil decir (o escribir en un blog), que hacer.

Y es que esta entrada ha sido especialmente dificil de escribir, porque recuerda las hipocresías propias, que sin duda todos cometemos en nuestro día a día por las circunstancias que sean. Creo que el caso es ser consciente de estas cosas e intentar cambiarlas con mayor o menor celeridad. Os invito a reflexionar más sobre las hipocresías propias y menos sobre las ajenas, que cada uno cargaremos con ellas como podamos según nuestra concienciación, moral y situaciones.

wolf insanity disenchanted

Y es que la crisis del sector primario en España tiene bastante que ver con la globalización del planeta, incluído de la figura del consumidor. Y es que si el productor no baja sus precios, no hay problema: El capital manda, y usted irá a por pescados brasileños, patatas francesas o queso yo que se de donde. Lo que sé es que seguramente no sea de la montaña zamorana, o los valles gallegos, independientemente de como lidie el ganadero con el lobo.

Pedimos a nuestros ganaderos que no molesten al lobo. Que cuiden a su ganado si no quieren que perezca bajo sus colmillos. Existen muchas medidas para proteger a los animales de abasto, pero…¿Quién paga la protección al ganado? Muchos pensarán que el ganadero debiera hacerlo, y en parte tienen razón. Pero la realidad es que es el consumidor quien dicta los precios y por tanto los beneficios del ganadero. Si queremos queso que proteja al lobo, tendremos que estar dispuestos a pagar un poco más. Y si los productores se encuentran sofocados por las actuales exigencias del mercado ¿Cómo se van a arriesgar a dar el paso a este tipo de productos? Es difícil arriesgar, tanto por los tiempos que corren, por el carácter tradicional del sector y sobre todo, por nuestra falta de interés en invertir en una alimentación ética y sostenible.

DSCF7854.JPG
Lobo ibérico en Cabárceno – Fotografía propia

Es ahí donde tienen que entrar, desde mi humilde opinión, las entidades conservacionistas. Poco trabajo se está haciendo en cuanto a sellos pro-lobo en productos. Probablemente se requiera asesoramiento, persuasión y colaboración con el sector, en lugar de lo contrario. Cada vez que leo gente que habla de conservar al lobo “sin tener en cuenta a los ganaderos”, siento una gran tristeza. Porque no nos confundamos: Mientras se hable de “ecologetas” y “ganadurros”, este conflicto tiene difícil solución. Necesitamos productores y consumidores responsables, y eso es un trabajo que requiere actitud por ambas partes. Y aunque escribo esto desde la ignorancia creo que hay algo que esta claro: En el mundo de la conservación, no tener en cuenta a las poblaciones locales lleva a un proyecto inmoral y con vistas al fracaso. Estamos tan enfrascados en declarar al lobo como especie protegida en toda España, y hablando tan poco del problema de las ayudas por los daños que causa el lobo. Tal vez si se invirtiera más en ayudas para proteger al ganado y para compensar las pérdidas que causa el lobo nadie querría ponerse a pegar tiros a este emblemático animal (o tal vez no, vaya usted a saber).

Por supuesto, esto no quiere decir que no se deba ser tajante con el furtivismo revanchista, los lobos colgados de señales o las triquiñuelas en las ayudas. Existen, como en todos lados, personas sin ética ni moral, y sin ganas de aportar nada a la sociedad. Pero también existe una buena parte del sector ganadero que solo percibe unos consumidores que no valoran los productos de su tierra, y un lobo que solo les produce pérdidas. ¿Es moral pedir a los ganaderos que inviertan en proteger su ganado, si por nuestra forma de consumir el sector se va a pique? ¿Es moral pedir que el sector primario sea “eco” mientras no lo apoyamos, cuando un enorme % de la población vive de empleos que perjudican al medio ambiente para ganar un jornal que invertimos en un consumismo que sigue dañando ese mismo medio? Creo que lo moral es que cada uno genere su propio cambio, sin entrar a juzgar las hipocresías ajenas, informarse y empatizar. Trabajar juntos y no tirar de una soga desde ambos lados, que puede acabar rompiéndose. Porque si vamos contra nuestros pueblos y productores desde la urbe, el mundo podría cambiar mucho y probablemente, no para bien.

Resultado de imagen de wolf iberian wolf
Lobo ibérico – Fotografía de Terry Whittaker

Mientras, el consumidor debe estar cuanto menos informado. En los tiempos que corren es difícil muchas veces optar por un consumo responsable, especialmente para los más jóvenes, pero un cambio paulatino es interesante. Comencemos a leer las etiquetas de los productos y tengamos claras las consecuencias de nuestro consumo. Si os interesa comprar productos de nuestro país “buenos con el lobo”, os recomiendo productores ecológicos como Casa Grande de Xanceda. Pero creo que un cambio en el consumo hacia lo local, independientemente de sellos o etiquetas, es una de las cosas que puede ayudar al lobo; pues muchas veces, y por desgracia, hay más dinero invertido en crear la “marca eco” que en verdaderamente proteger el medio ambiente.

Y sobre todo, la próxima vez que leas una noticia de ecologistas y ganaderos, y rápidamente te posiciones en un bando, mira tu carrito del super, y que eso al menos nos genere un poco de empatía. Por suerte, existen un buen cúmulo de asociaciones que están apoyando a los productores locales, para ayudar así al lobo, y así a todos nuestros ecosistemas. Como siempre, os animo a compartir el artículo por las redes, y a seguir al blog en facebook y twitter! Nos leemos!

DSCF5627.JPG
Lobo ibérico en Zamora – Fotografía propia

Reciclando móviles para ayudar al Congo

Seguro que has oído hablar del coltán. No quisiendo extenderme y convertir esta entrada en otro artículo más sobre este mineral, simplemente decir que el coltán es un mineral muy escaso, usado para hacer nuestros smartphones, tablets y demás aparatejos que tanto nos gustan. Las minas de coltán son pues una importante fuente de riqueza para el Congo, donde se sitúa el grueso de el volumen de este mineral a nivel mundial. El caso es que el Congo lleva desde 1997 sumido en guerra, con escasos periodos de paz, y uno de los principales motivos de este conflicto es el control de las minas de coltán, pues para conseguirlo, ciertos grupos armados han esclavizado niños, violado mujeres y diezmado pueblos enteros.

M23_sito_026-1.jpg
Africa, R.D.C.- North Kivu, Goma. M23 rebel soldier patrols Karuba the last village before the frontline with government troops. Fotografía de ©Marco Gualazzini

Las guerras por el coltán han sido el conflicto bélico que más bajas ha causado tras la segunda guerra mundial. Sin embargo, también la fauna del Congo se ve enormemente afectada por este conflicto, siendo los Parques Nacionales y su explotación turística una de las principales fuentes de avance e ingresos para la población congoleña.

Fragmento del documental de “En Tierra Hostil” sobre este conflicto. Recomendable verlo entero en la web de Atresmedia

El estado actual de la legislación europea en este tema es que el Parlamento Europeo ha aprobado la enmienda 155, que en teoría obligaría a las empresas a identificar de donde provienen los materiales que comercian. Sin embargo, a día de hoy esto es solo un mandato, ergo que nuestros móviles estén libres de coltán obtenido de forma fraudulenta sigue sin estar garantizado. Esto es muy importante, ya que múltiples empresas de las grandes potencias mundiales han sido descubiertas con mayor o menor implicación en esto.

Posibles soluciones

De momento, una idea genial es adquirir móviles libres de coltán ensangrentado. Fairphone es una empresa que cumple ese cometido, además de fabricar un móvil modular, fácil de reparar por nosotros mismos, y que lucha contra la obsolescencia programada, es decir, con que tu móvil no se estropee solo en dos años para que compres otro (Más consumo, más basura, más demanda de coltán y sobre todo más dinero para los que los fabrican).

Sin embargo, lejos de ser una opción disponible para todos los bolsillos, y a falta de una legislación más estricta, creo que lo mejor que hacéis es reciclar vuestros móviles antiguos. Actualmente son varias las ONG y asociaciones que realizan esta labor en España. Entre ellas, destaca el Instituto Jane Goodall, que hoy celebra el día internacional del rescate de móviles, y de cuya campaña ya os he hablado en otras ocasiones; me autocito:

La campaña“Movilízate por la selva” del Instituto Jane Goodall, a la cual os remito, permite a cualquiera mandar su móvil de manera muy sencilla, o donarlo a un agente movilizador que se encargará del envío (Labor que realizamos en la asociación Avafes León en la facultad de veterinaria de dicha ciudad), sorteando apadrinamientos de algunos chimpancés rescatados en Tchimpounga, como Lemba. Y es que la explotación y la codicia del Congo no entiende de especies, y los gorilas de Virunga no son los únicos afectados. Las minas de coltán van agotándose, se requiere deforestar la selva para buscar más. La guerra y la disminución del hábitat afectan a todos los animales del Congo.

Son muchas las duras historias de chimpancés afectados por este conflicto, a los que podéis ayudar con el reciclaje de móviles. Enviando vuestros móviles de forma gratuita (En el caso de que seáis de León, os recuerdo que en AVAFES estamos participando en la campaña, y que podéis dejarnos el móvil y despreocuparos) podéis mejorar la situación de estos primates, además de ayudar enormemente a la población congoleña, mediante todo el trabajo que hace el Instituto Jane Goodall en el Congo. Además, obviamente, reduciréis la demanda de coltán, que es una gran medida para que se deje de especular con él. En caso de ser de un país que no sea España, informaos en la web del IJG de vuestro respectivo país, ya que esta es una iniciativa global.

En este tipo de iniciativas también participan otras asociaciones. Por ejemplo, también podéis colaborar enviando vuestros móviles a Fundación MONA, centro de rescate de primates ubicado en las cercanías de Girona, donde de nuevo, reduciréis la demanda de este mineral y ayudaréis a los primates de este centro, mediante el mismo sistema que para el IJG.

Si queréis saber más de todo el conflicto, además del citado episodio de “En Tierra Hostil”, os recomiendo el documental Virunga, que habla del conflicto bélico del Congo desde el punto de vista del parque nacional de Virunga y de los gorilas de montaña que lo habitan. Por último, otro documental del canal Odisea que sintetiza muy bien todo esto:

Espero haberos dado ganas de colaborar un poco. Hay muchas formas de ayudar, la primera es difundir noticias como esta por las redes sociales, para que la gente esté informada de las problemáticas y las alternativas. Comunicar las soluciones es aún más importante que comunicar el problema. Habla de esto a tus amigos y familiares…Tal vez tu no tengas móviles viejos en casa, pero seguro que en casa de tu abuela, o de tu mejor amigo hay algún móvil metido en un cajón que será de gran ayuda. Si en tu ciudad no existe ningún punto de recogida, puedes plantearte hacer algo como lo que hemos hecho en AVAFES, y actuar como punto de recogida. No es necesario pertenecer a una asociación; habla con tu ayuntamiento, tu universidad o tu instituto, haz un buzón con una caja de cartón y un poco de imaginación, y autogestionadlo, que en mi caso soy yo quién realiza esta actividad en la universidad de León y no es para tanto! (El IJG os proporciona materiales para promocionarlo de manera gratuita).

Como en otras ocasiones, os invito a interaccionar por las redes sociales del blog (facebook y twitter), con “Me Gusta”, “RT”, “Compartir” y demás historias, lo cual aumentará mi capacidad para difundir este tipo de iniciativas. Espero que os haya gustado, y haber aportado un poco de luz.