Disney no tiene la culpa de como vemos la naturaleza

Tener como única referencia del medio natural a las películas “Disney” de los 90 no sea la mejor idea para educar a nuestros hijos. Sin embargo, como fan del cine de animación, me niego a creer que se pueda culpar a estas películas de nuestra concepción de la naturaleza.

Concept art de “El Rey León”

En primer lugar, el cine de animación ha ido adquiriendo complejidad a lo largo de los años. De las sutiles morajelas de “bien y mal” y los animales que ponen el mantel a Blancanieves hemos pasado a ver películas como Wall-E, que retrata un futuro catastrófico para la especie humana por sus errores ambientales, o la reciente Moana, que nos acaba de sustituir el concepto “princesa Disney” por el de “Heroína”, una heroína que se enfrenta a una catástrofe ambiental causada porque el ser humano toma el poder de “dar vida” de la Madre Tierra (¿Os suena de algo?). Hoy veo valores mucho más interesantes en muchas películas de animación que en las series tipo “Hannah Montana”.

Concept art de “Wall-E”

Aún así, no se puede negar que en estas películas, especialmente en las más antiguas, se mantenían roles humanizados para los animales. El antropomorfismo une nuestra parte más emocional con nuestra necesidad por conocer y admirar la fauna, y ha hecho bastante daño a nuestro trato al medioambiente, si bien habría que recordar que la concepción de animales como seres no sintientes, el imperante anterior, ha traído mil veces más desgracias.

Es cierto que en los clásicos Disney hemos visto a las hienas como traicioneras, y a los conejos y ciervos como seres amigables. Yo mismo he “denunciado” algunos de estos conceptos mal traídos (Buen momento para recordaros que tengo un análisis “biofriki” de El Rey León y Buscando a Nemo). Pero también he visto como Disney nos trasmite a través de su “ciclo de la vida” el funcionamiento de la cadena trófica mientras algunos sectores, como el cinegético, simplifican y humanizan aún más los roles de la fauna salvaje (Cormorán malo por comer nuestro pescado, cazador bueno por matar al malvado lobo).

Mulan Viz Dev - Lake
Concept art de “Mulán”

También habría que decir, que no es responsabilidad de la televisión educar a los niños en valores ambientales. Tal vez su función pueda ser reforzar esa educación, o despertarla, pero no se puede sustituir un paseo por el bosque por ver “Bambi” en el salón. Tal vez ahí falla la cosa, y es que todo este viene a que yo he visto Disney toda mi vida, y tan mal no he salido…¿No? Mientras, hay padres que han comprado peces payaso a sus hijos tras ver Nemo, que han durado dos días (¿Sabías que Disney ha sacado guías para la compra responsable de peces con “Buscando a Dory”?)

Tal vez es porque yo al volver en coche de casa de mis abuelos y de haber visto “Balto”, veía un potro con la panza desgarrada tras el ataque de los lobos. O tal vez, porque antes de ver “Bichos”, había visto a mi abuelo embutido en un traje de apicultor. O simplemente porque las aventuras de Bambi podían haber ocurrido en los bosques que podía encontrar a 5 minutos de mi casa. Y es que el “efecto Walt Disney” tiene más que ver con nuestra desconexión con la naturaleza que con el cine de animación.

Concept Art de “Buscando a Dory”

Y es que no, por supuesto que Disney no sustituye a nuestras raíces rurales o a coger unos prismáticos para buscar buitres en el horizonte, a sentir el olor del musgo durante el camino o simplemente a los vuelos de un petirrojo a unos metros de nosotros. Pero eh! Tampoco es incompatible con la educación ambiental u otro tipo de programas. Yo veía Pocahontas, pero también “El Hombre y la Tierra”. ¿Veis por donde voy?

Aún así, las cosas van cambiando, y es que esta famosa empresa de animación no solo está introduciendo más valores sociales y ambientales en sus películas animadas, también lleva una década produciendo documentales bastante desconocidos en nuestro país, pero de una enorme calidad, y en los que la narrativa Disney y la crudeza del medio natural se mezclan sin forzar la cosa. ¿Sabíais que por ejemplo, Disney cuenta con un documental de polinizadores? 

Lo cierto es que los documentales de esta franquicia son ideales para poner a los más pequeños de la casa. Mientras que “Bears” nos narra las aventuras de unos oseznos y su madre en Alaska, “Monkey Kingdom” nos traslada a los líos jerárquicos de los macacos de Sri Lanka, que habitan las místicas ruinas de Polonnaruva.

Con una narración a medio camino entre la fábula y el documental, estos documentales no renuncian a poner nombres y “humanizar” a los animales en su justa medida, narrando sus historias no solamente como uno de los ciclos de un ecosistema, sino como una aventura de un conjunto de seres sintientes que tienen lazos familiares. Y es que tampoco podemos caer en retratar a los animales como máquinas que cumplen una función ecológica, que cumplen las 5 funciones vitales de todo ser vivo y se van de este mundo habiendo cumplido “su parte”.

Oscar, protagonista de “Chimpancés” – DisneyNature

Por cierto, a través de Disney Conservation Fund, en gran parte financiada a través de estos documentales, Disney apoya a 330 ONGs, invirtiendo más de 65 millones de dólares en conservación. En nuestro país, el angelote, un tiburón que surca las aguas canarias, es una de las especies beneficiadas por esta iniciativa. Pero también hay muchas ONG conocidas, como el instituto Jane Goodall, Panthera o Save the Elephants (Sí, justo hablamos en el post anterior de abejas y elefantes). Tampoco es mi intención ensalzar a una de las empresas más grandes del mundo por su “compromiso” con el medioambiente, pues es lo mínimo que se debería pedir a toda gran empresa, no solo a aquellas que hacen documentales.

Mufasa 2 (redimensionado).jpg
Concept Art de “El Rey León”

Por supuesto que muchos niños conocen mejor la fauna africana que la autóctona, pero ¿Vamos a esperar que un estudio americano haga una película animada del alimoche? ¿Pretendemos que sea una multinacional la que enseñe de fauna ibérica? Por supuesto que no. Eso es deber de nuestro sistema educativo, de la divulgación ambiental y de la relación con la naturaleza que mantenemos los adultos cuando nos calzamos las botas y nos perdemos en los bosques, cada vez que salimos de la jungla de cristal. Y sobre todo, a la curiosidad y capacidad crítica propias una vez tenemos las herramientas y el conocimiento para conocer nuestro patrimonio natural y su fauna de forma independiente y sin sesgos.

Bueno, cerramos el post como siempre, animándoos a compartirlo y difundirlo, y a meteros en las redes sociales del blog (facebookinstagram y twitter), dad un like o un follow, que son gratis y me ayudan con la difusión! Un saludo, gente!

Anuncios

10 grandes documentales que deberías ver

Me encantan los documentales, y mentiría si dijera que no han influido para nada en mi forma de pensar. Siempre intento profundizar en los asuntos que tratan, pues muchas veces se sacrifica la objetividad por la espectacularidad, pero hoy os traigo algunos de mis documentales favoritos, o mejor dicho, 10 documentales que me han marcado bastante y han moldeado mi forma de pensar, aunque como digo, muchos de ellos nunca los tomaría como padre nuestro. Vamos a ello!

10 GRANDES DOCUMENTALES.png

1. VIRUNGA: Uno de los primeros grandes documentales exclusivos de Netflix, que narra las desventuras del parque nacional de Virunga para proteger sus tesoros naturales de los intereses internacionales en la zona, a través de la perspectiva de varios personajes. Excelentemente rodado y con una banda sonora de lujo, os hable largamente de él en esta entrada. La mejor opción para ver este documental es probar un mes de Netflix, y si os gusta ya os quedáis.

2. ÁFRICA: Recientemente se estreno “Planet Earth II” que causó bastante revuelo (llegando a posicionarse en el nº1 de filmaffinity por encima de El Padrino), pero el sello documental de la BBC tiene muchos programas de la mano del gran David Attenborough, entre los que para mí, de forma totalmente subjetiva, destaca África, que en varios episodios nos narra la inmensa biodiversidad de este continente rodado de una forma exquisita. Aunque os remito a cualquier otra saga de documentales de este señor como “The Hunt” o “Frozen Planet”. Al ser un documental de la BBC tendréis difícil verlo en abierto, pero se puede comprar en diversas plataformas (Mismamente en Netflix).

3. RACING EXTINTION: Este documental recorre algunos de los más dramáticos episodios de la masiva extinción que está llevando a cabo el ser humano, muchos de ellos ligados a nuestra forma de consumo. De los creadores de “The cove” llega este documental que no deja indiferente y que se mueve a medio camino entre una narración trágica y una última esperanza para nuestro planeta. En este caso, lo podéis disfrutar en youtube.

4. CHASING ICE: Precioso y melancólico documental que nos narra como el calentamiento global está dejando su marca en las enormes masas de hielo de nuestro planeta, siguiendo al fotógrafo James Balog, un “ex-excéptico” del cambio climático que ahora hace todo lo posible para documentarlo, todo ello con una poderosa narrativa y grandes imágenes. Fue en parte el documental que me inspiró esta entrada tras mi visita a los Alpes. Podéis ver este documental en muchas plataformas, es habitual su reposición en Natgeo, está en Netflix y hasta en youtube.

5. SOUL OF THE ELEPHANT: Tal vez uno de los documentales más desconocidos de los Joubert, pareja de documentalistas especializada en leones, que han hecho maravillas como “The eye of the leopard” o “The last lions” (sería repetirme un poco dedicar puntos a todos sus documentales, pero concretamente estos dos son maravillosos), y han capitaneado proyectos de conservación de los que hemos hablado en el blog, como “Rhinos without borders” o la iniciativa “Big Cats” de National Geographic. En este caso van en la búsqueda del alma del elefante, consiguiendo rodar como nunca se ha hecho a elefantes rindiendo “luto” a sus ancestros. Yo lo ví en PBS en su momento, pues si bien desde nuestro país creo que no se puede, desde Reino Unido tienen streaming en abierto, pero también esta en youtube.

6. COWSPIRACY: Debo decir que no sabía si poner este documental en la entrada porque a pesar de que me marco mucho creo que tiene alguna parte “desinformadora”, pero es brutal que por primera vez un documental sobre los impactos del sobreconsumo de carne tuviera tanta repercusión. Explica algunos conceptos de forma clara y concisa, y basta con conocer un poco la trayectoria de ciertos países como China o India para ver que cambiar nuestra dieta es una herramienta básica para ayudar al planeta, aunque reitero, no me parece un gran documental y seguro que si lo revisiono veo más de una cosa que me chirría, pero como digo, gracias a esta cinta mucha gente empezó a darse cuenta que el consumo de carne tiene un gran impacto medioambiental. De nuevo, podéis verlo en Netflix, si bien dada la difusión del documental esta en varias plataformas en abierto.

7. UNLOCKING THE CAGE: En este documental, un grupo de abogados intenta conseguir el habeas corpus para chimpancés, equiparándolos jurídicamente al ser humano. Un nuevo enfoque de como nos relacionamos con los animales, aderezado con bastante información de porque grandes simios, elefantes y cetáceos deberían tener “derechos” a corto plazo. No es un alegato contra la cautividad, y eso es de lo que más me ha gustado: Uno de los pocos documentales que trata la cautividad animal de forma imparcial, exponiendo la verdadera problemática: Recintos pobres y aislamiento tras el cual solo hay explotación animal. En este caso, HBO acaba de comenzar con su plataforma online en nuestro país, y tienen los derechos de este documental, podéis usar el mes de prueba para disfrutarlo.

8. THE MINIMALIST: Un poco fuera de la temática del blog, “los minimalistas” son una pareja de oficinistas que se dan cuenta de que el materialismo les hace más infelices y empiezan a deshacerse de sus pertenencias. El documental nos enseña una forma de vida alternativa, cosas como vivir en una casa del tamaño de tu habitación o rechazar la cultura del consumo: Dados los retos que plantea la sobrepoblación humana, creo que es importante que todos aprendamos a vivir de forma un poco más minimalista y feliz, que es lo que se plantea en este documental, pues algún día puede que tengamos que adoptar este estilo de vida por la fuerza y de la manera equivocada. En este caso, la distribución no es muy minimalista, creo que a día de hoy solo se puede ver comprando el documental o en Netflix américa.

9. JANE´S JOURNEY: Este documental es poco conocido, a pesar de narrar la vida de una de las investigadoras más importantes de la historia reciente; Jane Goodall, la mujer que redefinió nuestra especie al descubrir el uso de herramientas en chimpancés (hasta entonces eramos el “hacedor de herramientas”). Hoy en día Jane ha dejado un poco apartada la investigación para dedicarse al activismo, liderando su propia ONG y dando ponencias por todo el mundo. Vale la pena conocer su historia y este documental nos ayuda a comprender como es capaz de dar esperanza en cada sitio que va. El Instituto Jane Goodall participa en diversos proyectos a lo largo del globo, hace poco os traje al blog el caso de “Movilízate por la Selva”. Este documental se emitió hace nada en la televisión catalana, se puede adquirir en la web de la ONG.

10. EL HOMBRE Y LA TIERRA: No podía faltar en esta entrada la saga creada por Félix Rodríguez de la Fuente, padre de la educación ambiental en nuestro país. Podía haberme pillado algo joven, pero pase largas tardes en casa de mi abuelo escuchando la voz del maestro de la Fuente, con imágenes de rebecos, lobos y águilas imperiales surcando un viejo televisor. De hecho, mi abuelo me regalo toda su colección y la tengo guardada como oro en paño. No se puede entender la naturaleza española sin este hombre, nuestro particular Attenborough. Lo podéis ver en abierto en muchos sitios.

DECEPCIONES

11. BEFORE THE FLOOD: Este documental no me marco, pues con él tuve una pequeña decepción, y creo que informa de forma light del problema del cambio climático, no poniendo sobre la mesa muchos de los retos que de verdad deberemos de llevar a cabo para frenarlo: Se divulga con tecnología puntera, pero se exige a la ciudadanía lo mismo que hace 20 años, cuanto cada vez tenemos más claro que cambiar de bombilla y comer pollo no es suficiente. Sin embargo entiendo que se ha sacrificado el tono crítico y transgresor para llegar a más gente, y la excelente difusión que recibió ha permitido que miles de personas reciban esta información. Los compañeros de La Nave Terrena lo comentaron en su momento, así que no me entretengo más. Aún así, recomendable como herramienta divulgativa, especialmente para aquellos que aún no se creen el cambio climático. Como digo, gracias a la enorme difusión lo podéis ver en cualquier plataforma.

12. BLACKFISH: Creo que la problemática del bienestar animal no es bien llevada en este “documental”, más movido por el sentimentalismo y el sensacionalismo que por criterios científicos. Supongo que tiene cierto mérito la capacidad de movilización que tuvo el documental, pero igual que creo que cualquier narración por parte de Seaworld está dulcificada, Blackfish tiene toques de ciencia ficción, y tal vez la realidad de los cetáceos en cautividad se mueva en aguas intermedias. Mismamente, en esta entrada se echan por tierra muchas de las afirmaciones del documental, y creo que es una pena que un movimiento como el de liberación animal se base en gran parte en películas como esta en lugar de en datos científicos.

MENCIÓN ESPECIAL: 

13. Memorias del Urogallo Cantábrico; EL SECRETO DEL BOSQUE: Un documental muy cantábrico, realizado por el equipo de Más Que Pájaros a través de micromecenazgo. Un documental vital para entender que la conservación debe aunar a muchas partes de la sociedad, además de una forma hermosa de conocer una especie misteriosa y única. Cuando elegí los 10 documentales que pondría en esta entrada no estaba en abierto (yo lo ví en su presentación en la Universidad de León), pero acaba de salir, y si el objetivo de esta entrada es divulgar documentales que merece la pena ver, este es uno de ellos! Lo podéis disfrutar en abierto aquí:

Y así finaliza mi repaso a documentales. Como es algo a lo que soy aficionado, tal vez en un futuro haga otra (tengo ganas de hacer uno pensado para el público infantil), o tal vez edite este a modo de videoteca, ya veremos, que tengo muchos pendientes (entre ellos, el de salamandres ovetenses, “Los últimos dragones de Oviedo”, que tiene pintaca). Con lo que quiero que os quedéis es que los documentales son una excelente herramienta divulgativa, pero muchas veces sesgados y adornados (Como dijo Gandalf, toda buena historia merece ser adornada), así que no baséis vuestros conocimientos en ellos, que ya hay demasiados expertos en cetáceos licenciados en Blackfish y expertos en sostenibilidad graduados en Cowspiracy.

Como en otras ocasiones, os invito a interaccionar por las redes sociales del blog (facebook y twitter), con “Me Gusta”, “RT”, “Compartir” y demás historias, lo cual aumentará mi capacidad para difundir este tipo de iniciativas. Ahhh, y ahora tenemos instagram! Espero que os haya gustado, y haberos dado entretenimiento para algún fin de semana lluvioso. Usad los comentarios para recomendar vuestro documental favorito!