Cursos para trabajar con animales salvajes: algunas consideraciones

Llevo tiempo queriendo tocar en tema de la formación para trabajar con animales salvajes en particular, aunque se puede aplicar a formación en general, especialmente aquella que pretende formarnos en campos profesionales limitados y muy vocacionales, como es el caso.

Por eso os voy a dar una visión general de como creo yo que está el tema tras varios años en avafes organizando y haciendo cursos, y de como hago yo a la hora de organizar cursos y sobre todo de cursar cursos ajenos, a la hora de elegir que clase de formación quiero tener.

No voy a mencionar a empresas o organizadores de cursos para trabajar con animales salvajes que me parezca que hacen las cosas mal, pero sí voy a dar alguna pista de prácticas que se están haciendo en España, que no me gustan y que son fáciles de identificar.

La importancia del organizador

En este mundillo hay de todo, conviene explorar un poco quién organiza el curso. Existen asociaciones regionales bastante potentes tanto de universitarios como colegios o agrupaciones profesionales que crean formación sin una motivación económica, que son una de las opciones más recomendables: desde conservación, hasta trabajo en zoológicos, pasando por tenencia de exóticos, tenéis donde elegir.

DSCF1796.JPG
Entrenador de animales salvajes practicando cetrería – Fotografía propia

En este sentido, os recomiendo echar un ojo al artículo de “Participa en una asociación universitaria” en el que tuve el placer de participar junto a bioblogia! En él hablamos de la importancia de estas asociaciones y mencionamos unas cuantas que os pueden ser de interés.

Pero ojo! Es totalmente lícito dedicarse profesionalmente a crear empresas o asociaciones que se dediquen a organizar cursos para ganar dinero, que de algo hay que vivir! Es imposible dedicar gran parte de tu tiempo a ofrecer formación de calidad si no te pagan por ello, sin embargo, para mí hay que echar un ojo a una serie de cosas.

¿En qué me debo fijar en empresas que ofrecen cursos de animales salvajes?

Si te decantas por asociaciones externas a la universidad, busca empresas o asociaciones que colaboren con universidades y con proyectos de conservación e investigación, que existen muchas. En muchas ocasiones, podéis contactar con asociaciones de estudiantes o colegios antes mencionados para que os digan que opinan ellos de cierta empresa sospechosa.

En ese sentido, es bueno rastrear la actividad de los organizadores, pues no es la primera vez que busco la actividad de una organización y en la segunda página me encuentro experiencias desagradables de gente, silenciadas por las que aparecen en la web de la organización, que parecen de teletienda.

No te dejes atraer por adornos

Es lícito sacar partido a tu curso o tu empresa…pero conviene que aquellos que buscamos formación de calidad tengamos cuidado y analicemos las cosas con algo de rigor.

Por ejemplo, el título de un curso dice poco de este, lo que importa es el contenido y los ponentes. Por desgracia, puedes encontrarte el mismo contenido en un “taller introductorio al anillamiento científico” que en un “curso avanzado de especialización en anillamiento científico profesional”.

El contacto con animales es eventual, aunque se trate de animales cautivos – Fotografía de dolphinquest.com

Tened cuidado, porque por ejemplo conozco cursos en los que parecen participar 10 organizadores, y en realidad es la misma empresa que ha creado “empresas” pantalla para que parezca que la cosa es a lo grande. Si ves un curso con decenas de organizaciones colaboradoras, sospecha si apenas puedes leer los logos, o si los lees pero no encuentras actividad de ellas buscando información.

Antes os comenté que busquéis organizadores que colaboran con universidades: eso no quiere decir que caigáis ante el primer logo universitario de turno. Por desgracia he visto cursos que cumplen lo peor de este artículo y que han conseguido embaucar a colegios profesionales o universidades.

¿Quién es el ponente?

El ponente es otra de las cosas importantes a la hora de hacer estos cursos, pero no es simplemente mirar cuantos años lleva trabajando: hay que decir que hay gente con muy poca experiencia que rebosa conocimientos, y sobre todo ganas de comerse el mundo.

Aún así, hay que estudiar el curso en su conjunto, y tener cuidado con los CVs inflados…por ejemplo, igual una persona está más que capacitada para dar una charla divulgativa o un taller introductorio, pero no un curso de especialización.

Resultado de imagen de monitoring wildlife
Muchos trabajos con fauna se realizan muy lejos de los animales – Wildlife Act

Hay formas de decorar el CV que no requieren apenas titulación; conozco bastantes “especialistas en cosas” que no lo son tanto, o a supuestos primatólogos que se incluyen en la categoría simplemente porque les gustan los monos: cuidado, que son términos que deberían significar actividad científica o al menos formación y que cada día se incluyen más a ligera en el CV.

También sospechad de los CV resumidos, esos que son muy fáciles de leer pero también muy interpretables. Tras frases parecidas se puede encontrar a alguien que ha trabajado 30 años en conservación a uno que ha sido tres años voluntario. En definitiva: hay que aprender de gente con más o menos conocimientos, pero que sean humildes y no nos traten de engañar.

Cursos para trabajar con animales salvajes…que explotan animales

Dentro de todas las cosas en las que os debéis fijar, recalco especialmente este apartado. Es intolerable y repugnante que ciertas empresas se dediquen a dar cursos de “conservación” en los que te puedes hacer fotitos con animales salvajes; este tema ya lo tratamos en “La sombra tras el vínculo” y es de lo peor que he visto en esta clase de cursos.

De nuevo, no vamos a decir nombres. Pero si veis que un curso publicita sesiones prácticas en las cuales te puedes hacer un selfie con un tigre, no sé, llamadme loco, tal vez la conservación les importe un bledo. Tal vez lo que pase es que te están cobrando por posturear en tus redes sociales, en lugar de por aprender: y recordemos que los selfies de animales salvajes están relacionados con el tráfico de especies.

En estos casos, deberíamos preguntarnos de donde salen estos animales, especialmente en aquellos casos en los que existe contacto directo con ellos. ¿Un curso en el que hay un tigre suelto por ahí es ético? ¿De dónde viene este animal? Por desgracia, ciertas empresas que se dedicaban a la explotación de animales cada vez recurren más a la formación para justificar su existencia.

Crazy Selfies
Los selfies con animales se están convirtiendo en un reclamo en estos cursos – Fotografía de Kevin Richardson, especialista en manejo de grandes felinos

Estos cursos suelen promover además la tenencia irresponsable de exóticos (pues en muchas ocasiones usan animales tenidos irresponsablemente, ya de primeras). Creo que esa es otra condición vital para estos cursos: si hablamos de especies en cautividad, ya sea por particulares o zoos, hay que abogar siempre por tenencia responsable. Si este tema se diluye y es sustituido por toqueteos y selfies, hacemos justo lo contrario.

Trabajar con animales salvajes no es hacerse fotos

Y aunque no es el tema central del artículo, recordemos que trabajar con animales salvajes no es hacerte fotos con ellos ni abrazarles. Es limpiar su mierda, hacer un frotis de su sangre, censar sus poblaciones y tomar muestras de su pelo.

Sospecha siempre de esos cursos y de esos organizadores/ponentes/etc. que publicitan el contacto directo con animales, pues no solo puede ser una falta de ética profesional, también un bochornoso uso de los propios animales como reclamo. Si piensas que tu trabajo, ya sea en campo, en zoo, en centro de cría o donde sea, va a ser tocar animales, estás muy equivocado.

Este es un campo muy vocacional, que llama a mucha gente, por diferentes motivos, algunos de ellos equivocados. Es por ello seguramente que están surgiendo demasiadas empresas de formación al respecto, muchas de las cuales tal vez no tengan la calidad y ética formativa entre sus prioridades.

¿Becas? ¿Voluntariados remunerados? ¿Posibilidad de contrato?

Sospecha de los cursos que te ofrecen todo y más! Son ofertas tentadoras que a todos nos parecen soñadas, pero tal vez la cosa no sea tan guay como la pintan. ¿Conoces a alguno de los supuestos premiados? Busca experiencias fuera de las páginas de las empresas organizadoras, y pregunta a gente con experiencia en formación de estos temas.

Jornadas de anillamiento de SEO – Fotografía propiedad de SEO España

Por desgracia, estas ofertas nunca son lo que parecen, y suelen requerir que pagues una buena cantidad de dinero con la excusa de un carnet o una titulación extraña que te da acceso a esa mágica bolsa de felicidad eterna.

Tampoco nos dejemos fiar por los contratos asegurados: la mayoría de formación para trabajar con animales salvajes no está reglada, especialmente cuando hablamos de cautividad. Además, muchos de estos cursos son muy caros y simplemente se usa a los alumnos como peones en ciertos centros, que primero trabajan gratis para luego cobrar algo unos meses hasta la siguiente remesa de alumnos.

Es importante resistirse a la titulitis: hace falta formación, pero llega un punto que es mejor hacer prácticas y voluntariados para tener experiencia práctica. Este es un tema que trataré también algún día, pero de nuevo, en los voluntariados cuidado con la gente que se aprovecha de vuestros intereses vocacionales.

Entonces…¿cómo me formo para trabajar con animales salvajes?

Lo primero…fórmate para trabajar por el bienestar de estos animales y su conservación; la frase que he usado para titular el artículo habla de trabajar con ellos, pero precisamente porque quiero captar al que busca este tipo de cursos. Como mencionaba arriba, trabajar para la protección y bienestar de estos animales casi nunca incluye trabajar con ellos en el mismo espacio físico.

Lo segundo, arriba te mencionaba el artículo de bioblogia, y a mis compañeros de AVAFES. Vuelvo al spam: hay asociaciones como avafes en casi todas las facultades de biología y veterinaria de España, y dedican horas y horas a sacar cursos con el objetivo de formarse, no de ganar dinero. Esa es una de las mayores garantías para tener una formación de calidad. Y es que si queréis ser dueños de vuestra propia formación, una muy buena forma es crear vosotros mismos los cursos, elegir a los ponentes, los precios y todo. O confiar en otros alumnos que estén haciendo esto mismo desde asociaciones como avafes. Yo particularmente he aprendido mucho trabajando así, y me lo he pasado pipa.

DSCF8477.JPG
Curso de Bienestar Animal en silvestres organizado por Avafes León – Fotografía propia

En resumen…

Sacar partido a currículums o hacer atractivos los cursos no está mal, sin embargo, cuando busquéis cursos para trabajar con animales salvajes y otro tipo de formación, os recomiendo evaluarla en conjunto y no dejaros engañar por carteles chulos, anglicismos molones o promesas fantasma.

Por otro lado, recomiendo mirar varios de estos puntos en su conjunto: por ejemplo, puede haber empresas que decoran excesivamente su actividad pero puntualmente traen un buen ponente. En este sentido, recordaros que hay cientos de empresas que realizan cursos en España y otros países, así que no caigáis en la primera que os ponga un cartel guay y os prometa que vais a vivir en África entre elefantes. La formación complementaria es de mucha ayuda para mejorar tu proyección profesional, pero no dejes que nadie juegue con tu ilusión y vocación nunca.

Recalcar que este es mi criterio a la hora de cursar formación enfocada a trabajar con animales. Algunas de estas cosas las he aplicado a otro tipo de formación, y puede que vosotros sigáis otros criterios. También recalcar que no he querido mencionar empresas, pues tampoco soy un experto para andar condenando empresas de formación en mi blog. Si queréis saber mi opinión de X curso, ya sabéis donde están las redes sociales del blog, así que encantado de que me mandéis un mensaje y hablamos de ello.

Para finalizar, simplemente recordaros que no vale todo para trabajar con animales salvajes, los que os formáis para trabajar con animales salvajes tenéis que tener la posibilidad de tener formación ética y económica, pero también la responsabilidad de buscar cursos y actividades éticas. Duele ver a estudiantes de biología, veterinaria o ambientales asistir a cursos con falta total de principios éticos y que pasan de hacer educación a explotar a animales. Sois profesiones destinadas a cambiar el mundo, y como bien sabe Spiderman: un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

La biología tras “Buscando a Nemo”

Parte del interés que tiene mucha gente por el mundo natural vino de documentales como “El Hombre y la Tierra” o versiones más modernas. Sin embargo, también tienen mucho poder las películas de animación, permitiendo generar empatía hacia ciertos animales que de otra forma sería imposible. Pero…¿Está bien retratada la naturaleza en estas películas? Vamos a verlo con uno de los clásico de Pixar:

Para quien no lo sepa, la historia gira en torno a Nemo, un pez payaso perdido (Amphiprion ocellaris) que es buscado por su padre Marlin, descubriendo durante a peculiares habitantes del océano. La película empieza mostrándonos la pacífica vida de los peces payasos, que viven, como es natural, en una anémona. Y es que esta especie vive en simbiosis con las anémonas: Estas le proporcionan refugio, pues a pesar de que la anémona produce picaduras, el pez payaso posee una capa de grueso moco que impide que le afecte. Además, el pez payaso elimina parásitos de la anémona y el aleteo remueve el agua, cosa que también beneficia a la anémona. Poseen una relación de mutualismo, pues ambos se ven beneficiados, pero ninguno es dependiente metabólicamente del otro. Esto está representado de lujo en la película.

NEMO 1
A la izquierda, fotografía de JAMESD. A la derecha, captura de “Buscando a Nemo” (Pixar)

Tras la puesta de más de 400 huevos por Coral, la madre de Nemo, la familia es atacada por una barracuda (Sphyraena spp.), dando a entender que en el ataque muere Coral y se pierden para siempre 399 huevos, quedando únicamente Nemo. El huevo sufre un traumatismo, y es el motivo por el que Nemo tendrá una aleta atrofiada o “aleta de la suerte”.

Hasta aquí todo normal, el problema es que en realidad, los peces payasos son hermafroditas facultativos. El individuo más grande es siempre una hembra (Coral en la película es más pequeña que Marlin), mientras que el resto son machos. Si muere la hembra, el macho más grande del grupo cambia su sexo a hembra, y el siguiente macho se convierte en el macho reproductor. En la película, Marlin debería sufrir un cambio de sexo tras la muerte de Coral. Puede que Pixar desconociera este detalle o pueden que pensaran que era un giro de guión demasiado transgresor, pero desde luego, hubiera sido interesante verlo en pantalla.

NEMO 2
A la izquierda, fotografía del usuario Nebulosa (Reefs.org). A la derecha, captura de “Buscando a Nemo”

Posteriormente, la película nos lleva directamente al comienzo de la escolarización de Nemo, dejándonos ver que la ausencia de Coral se ha traducido en que Marlin es un padre sobreprotector. Es entonces cuando Nemo conoce al maestro Raya, una raya águila (Aetobatus narinari) que hace de transporte y profesor a la vez. También llegarán otros padres a traer a sus hijos, entre ellos un pez que trae a su progenie en la boca, lo cual ocurre en varias especies en el mundo real.

Es en esta excursión donde Nemo es “raptado” por un buzo, y llevado a su clínica dental en Sidney. A partir de aquí, Marlin deberá embarcarse en la aventura de buscar a su hijo junto a Dory, un pez cirujano regal (Paracanthurus hepatuscon serios problemas de memoria (haciendo referencia al mito de que los peces tienen una memoria de segundos, cuando en realidad muchos de ellos guardan recuerdos a largo plazo durante meses).

nemo3
A la izquierda, fotografía de J. de Lange. A la derecha, captura de la película

Durante su epopeya, conoceran a otras especies del océano, entre ellos un grupo de tiburones que han creado un grupo de “carnívoros anónimos” que se reúne en un antiguo submarino. Chum, Ancla y Bruce, que son respectivamente un marrajo, un tiburón martillo y un tiburón blanco. Se los reconoce bastante bien, y se muestran con detalle las múltiples filas de dientes que poseen los escualos. Durante la reunión, Dory sangra, y esto vuelve loco a Bruce. Los tiburones detectan la sangre en el agua a grandes distancias, pero muchas veces se ha confundido el frenesí alimentario con una “locura” por la presencia de sangre, cuando en realidad esto ocurre en especies como los tiburones, debido a la presencia de muchas presas, como por ejemplo, en un gran banco de peces, independientemente de la presencia o no de sangre.

Posteriormente, nuestros protagonistas deberán recuperar unas gafas de buzo con la dirección donde se encuentra Nemo, que han caído en una fosa abisal. En sus profundidades se encuentran con una maravillosa luz, que resulta ser el señuelo de un rape abisalque ilumina su antena mediante bacterias bioluminiscentes, y que al igual que en la película, viven a kilómetros de profundidad. De hecho hace poco se hizo una de las primeras grabaciones de esta especie.

nemo4
A la izquierda, fotografía de rape abisal (autor desconocido). A la derecha, captura de la película

Nemo conoce a sus compañeros de pecera, liderados por Gill, un ídolo moro (Zanclus cornutus) doblado por Willem Dafoe (en este post de Biogeocarlos tenéis identificadas todas las especies), mientras Marlin y Dory son guiados a un mar de medusas. En esta escena se hace referencia a la “inmunidad” del pez payaso, pues Marlin dice que está acostumbrado a las picaduras gracias a su vivienda, pero que sí que le ha picado la medusa. Y es que de hecho, el moco del pez payaso no lo inmuniza a las medusas!

Es entonces cuando Dory y Marlin se unen a la corriente de Australia Oriental, una corriente oceánica que en la película parece casi una autopista. Tiene bastante sentido, ya que cada verano son miles los peces que van desde la gran barrera de coral hasta los puertos de Sidney, como en la película, arrastrados por esta corriente. En esta corriente es donde conocen a Crush, una tortuga verde muy hippie, que se encuentra de migración con sus compañeras.

nemo5.jpg
A la izquierda, cría de tortuga verde (autor desconocido). A la derecha, cartel promocional de la película.

Las migraciones de las tortugas verdes van desde sus lugares de alimentación a las playas donde nacieron, recorriendo distancias de hasta 2.600 km. También se hace referencia al nacimiento en solitario de las pequeñas tortugas, que deben llegar al mar, lo cual para Marlin, un padre tan sobreprotector, es bastante temerario; sin embargo, aunque en la película se reúnen felizmente con sus padres en el mar, en la realidad las nuevas tortugas deberán emprender su aventura sin ellos. Las tortugas marinas están en general en seria amenaza, debido a la caza furtiva, la invasión de sus zonas de puesta, el comercio de sus huevos, los residuos y el cambio global (Os dejo un post de All you need is biology sobre el tema).

Nemo, Gill y el resto de los miembros de la pecera se encuentran en pleno plan de escape para evitar que Nemo sea asesinado por Darla, la sobrina del dentista, una niña que parece no entender la responsabilidad que debe ir de la mano con la adquisición de una mascota exótica. Mientras, Marlin y su loca compañera conversan en “balleno” con una ballena para luego ser engullidos (Que por cierto, con quien Dory no podría hablar balleno es con nuestra vieja amiga 52 Hz). Dentro de su boca se ilustran muy bien las barbas, esas formaciones córneas que permiten a los misticetos alimentarse (los cetáceos pueden ser dentados o barbados, estos últimos son los misticetos). Finalmente, la ballena les libera por el espiráculo, que no deja de ser la “fosa nasal” de las ballenas.

collage
A la derecha, fotografía de David Doubilet. A la izquierda, captura de la película

Tras una “competición” entre pelícanos y gaviotas, y el típico “ohhhh, el tipo al que debía salvar ha muerto”, Nemo y su padre se reencuentran al fin, mientras que Gill consigue finalmente llevar a cabo su plan de fuga con el resto de la pecera. El broche final es una lección de Nemo a su padre, para que sepa que ya es independiente, ayuda a liberar a un banco de peces pescados por arrastre. La pesca por arrastre es la pesca menos selectiva y la más dañina, pues se basa en capturar todo lo que se interpone en el paso de la red, destruyendo los fondos marinos, haciendo capturas accidentales (como la propia Dory, que es capturada en la escena)…Tras esta última aventura, Nemo puede al fin retornar a su anémona, con un Marlin menos sobreprotector que sabe que su hijo a sobrevivido a una epopeya sin límites.

La película parece intentar trasladar un mensaje educativo: No está bien sacar a un animal de la naturaleza para ser la mascota de nadie (y menos de Darla, una auténtica “mata-peces”). Sin embargo, ese no fue el mensaje que pareció trasladar la película: Todo el mundo quería un Nemo, y la demanda de A. ocellaris se disparó, lo cual ha producido un descenso de sus poblaciones salvajes,  si bien no está clasificada como amenazada. En la fauna marina, es bastante más fácil capturar especies silvestres para mantener en cautividad, tanto en acuarios particulares como visitables; aunque por suerte, el pez payaso se cría bien en cautividad, ergo la venta de animales criados en cautividad evita que se sigan extrayendo de su medio natural.

Eggleston blogpost001
Concept Art del artista Ralph Eggleston

Sin embargo, esta y otras especies están amenazadas indirectamente por las múltiples amenazas a las que se enfrenta el océano, así que la batalla no está ganada. Y al final es de lo que nos habla esta película. Nos recuerda la belleza del océano; de sus corrientes, de sus bosques de medusas y montañas de corales, de sus miles de especies y rincones por descubrir. Por algo apenas hemos explorado el 5% de sus profundidades. Y eso que conforma 3/4 partes de nuestro planeta. Como en otras ocasiones, os animo a compartir el post y a seguir el blog en el facebook y twitter de Nasua. Os dejo con un vídeo de Conservation International que da que pensar:

 


“Soy la fuente; de mí salieron. ¿Humanos?. No son diferentes. No les debo nada. Yo doy. Ellos toman. Pero yo siempre puedo tomarlo de vuelta…Es la manera en que siempre ha sido. De todas maneras, no es su planeta. Nunca lo ha sido. Nunca lo será. Pero humanos. Ellos siempre toman más de lo que les corresponde. Ellos me envenenan y luego esperan que los alimente…Bueno; las cosas no funcionan de esa manera. Si los humanos quieren existir en la naturaleza conmigo; y vivir de mí…Sugiero que escuchen con atención. Solo voy a decirlo una vez. Si la naturaleza no se mantiene saludable, los humanos no sobrevivirán. Tan simple como eso. ¿A mí? Me da igual, con o sin humanos. Yo soy el Océano. Una vez cubrí este planeta entero. Y siempre puedo cubrirlo nuevamente. Es todo lo que tengo que decir…”

El Océano

Salva leones desde el sofá: Construye una boma

Tras la muerte del ya famoso león Cecil, expresé mi opinión sobre la caza de trofeos y quise informar un poco de la caza enlatada de leones, el que para mí es uno de los negocios más sucios en torno a la fauna salvaje. Conociendo un poco las iniciativas que existen a nivel global para la protección de los leones, me interesan especialmente las que atajan el conflicto entre depredadores y ser humano.

Es por ello que abrí la campaña “Build a Boma” hace poco, y quiero explicar un poco de que va el tema. En realidad es bastante sencillo, y es algo que se debe tener en cuenta a nivel global en la conservación de grandes depredadores. Dada la creciente expansión de las poblaciones humanas, el ser humano y los grandes depredadores entran aún más en conflicto, compitiendo por el alimento, concretamente por el ganado. 

A male lion leaping through the air in an attempt to jump over the water channel in the floodplain in Duba Plains, Botswana.
Fotografía de Beverly Joubert

Para el ser humano, el ganado doméstico es una gran forma de aprovechar, dominar y producir alimento a través de los animales, y de hecho la historia de la domesticación es larga y antigua. Para los carnívoros, el ganado es una presa fácil, que en general ha perdido muchas de las defensas contra dichos depredadores, tanto físicas como etológicas.

Lion-Guardians-look-at-GPS-Photo-Philip-J-Briggs-Facebook
Fotografía de Philip J Briggs

En España tenemos actualmente el mismo problema, y seguimos creyendo que tenemos derecho a que nuestro ganado campe a sus anchas por territorio de depredadores, y luego exigir sus cabezas cuando hay un problema. Como en otras ocasiones, no creo en las verdades absolutas, y creo que si bien hay que someter a la ganadería extensiva a un mayor control, se debe apoyar a los pastores y ganaderos para propiciar la convivencia con los depredadores. Si queréis saber más del tema, he hablado largo y tendido en mis “Reflexiones sobre el lobo ibérico”, donde también hablo de otras soluciones para el conflicto entre depredadores y población rural.

a short film by PV Lehtinen in picture: maasai Wilson Kirwa
Imagen de “Soul Catcher”

¿Y qué tiene que ver todo esto con el león? TODO. Y es que en África ocurre exactamente lo mismo. Sin embargo, como en otras ocasiones, parece que nos llevan un poco de ventaja a pesar de la limitación de recursos que poseen. La boma o kraal, dependiendo de en que parte de África nos encontremos, no es más que una rudimentaria forma de proteger el ganado mediante una empalizada, aunque en ocasiones se refiere al conjunto entero del poblado, formado por dos barreras, que separan ganado de habitantes.

AKTF-per-060-akt-and-boma-Nat-Geo-is-using-600x400
Fotografía de Big Cats Initiative

Construir mejores bomas garantiza una protección del ganado de poblaciones como los masái (de nuevo, os mando al post en el que hablé un poco de la convivencia con los leones, perfecto complemento para todo lo que estamos hablando). Esa es la idea del proyecto de National Geographic y Big Cats Iniciative. Si garantizamos que el ganado sea protegido con bomas, garantizamos que los leones no cacen ganado, ergo los ganaderos no los matan por venganza, ergo ayudamos a las poblaciones locales a subsistir y a los leones a prosperar.

BF_Lux_109_-_MASSIF_DU_MONT-BLANC_-_CHAMONIX_-_Gare_du_Montenvers_et_la_Mer_de_Glace
Fotografías de Big Cats Initiative

Y es que la clave de la conservación es implicar a la población local, y “Build a Boma” es el perfecto ejemplo de ello. De nuevo, como tantas otras veces, África da una muestra de como se protege la fauna salvaje. Pero dichas bomas requieren de un mínimo de financiación. Ahí entramos nosotros. Por 500$ se puede construir una. Por 25$ se puede reparar. Si quieres colaborar con el proyecto, he creado una iniciativa de “BUILD A BOMA” del blog, a la cual puedes acceder aquí y donar mediante paypal o tarjeta. El 100% va destinado a este proyecto de conservación, independientemente de si se llega al objetivo. Y como siempre, andamos por facebook y twitter dando guerra, poniendo fotos, compartiendo noticias de otros blogs y organizaciones y divulgando sobre la conservación y bienestar de fauna salvaje.

IMG_2894-oWNER-WITH-FAVOURITE-GOAT-OUTSIDE-BOMA
Fotografías de Big Cats Initiative

Reflexiones sobre el lobo (III): ¿Tiene sentido matar lobos?

En el tercer aniversario de la muerte de Marley, el lobo radiomarcado con motivos científicos y conservacionistas que fue abatido en Picos de Europa, conviene hacerse una pregunta bastante sencilla de realizar, pero más complicada (o no) de responder. ¿Tiene sentido matar lobos?

El ser humano siempre ha estado en conflicto con los depredadores de nuestro planeta. Desde tiempos inmemoriables, han sido competidores nuestros por los recursos. El lobo tiene la particularidad de haber cooperado con el ser humano. Fue la domesticación del lobo, la que hizo posible que el ser humano y el lobo, que posteriormente se convertiría en perro, compartieran presas hace miles de años, en un precursor de la caza con sabueso actual.

Iberian Wolf (Canis lupus sygnatus) Alpha male feeding on deer Controlled conditions. Granada, Spain
Iberian Wolf (Canis lupus sygnatus). Fotografía de Arturo de Frias

Pero muchos siglos después, con la aparición de las armas de fuego, el ser humano comenzó a recurrir a la caza como elemento regulador del medio, dejando de lado la función de sustento, jugando a ser dios más que en ninguna etapa de la Tierra. Fue, bajo el estruendo de la pólvora, cuando diversos animales “molestos” para la comodidad de nuestra especie sufrieron el famoso control de alimañas en nuestro país, con diversas variables en toda Europa y el mundo, siendo, dichas armas, esgrimidas por auténticos catetos, las que llevaron a la extinción a numerosas especies en los últimos siglos.

Y entonces llego Félix Rodríguez de la Fuente, del que ya hablé en el blog hace tiempo. Y con él, unido a otros muchos factores, un cambio total en la mentalidad española. El lobo ibérico se salvó, junto a otras especies, de la etiqueta de alimaña. El lobo pasó, en los años venideros, a ser una especie incluso protegida en algunas zonas del país, y sus centenares pasaron a millares en pocas décadas, volviendo, poco a poco, a retomar su antiguo territorio.

andoni_canela_lobos_5
Iberian Wolf (Canis lupus sygnatus). Fotografía de Andoni Canela

Actualmente, nos encontramos en una época en la que el lobo vuelve a estar de moda. Conflictos de intereses hacen del control de las poblaciones del lobo ibérico un debate y pelea constante entre distintos colectivos. En estos momentos, es cuando debe verse quién esta de verdad apostando por el lobo, y quién está apostando por intereses personales. Y es que en un tema tan conflictivo, es importante que todos los sectores implicados lleguen a un consenso.

El tema que más me escama de todos es el siguiente: ¿Es el lobo el verdadero causante de los problemas del sector ganadero? ¿O es, simplemente, el perfecto chivo expiatorio? Nuestros gobernantes han encontrado a un enemigo mucho mejor que el de la oposición, pues es el lobo quién no puede llegar al congreso de los diputados y rebatir los datos que se muestran sobre las bajas que causa a la ganadería. El lobo es utilizado como As bajo la manga en política, con fines electoralistas, jugando con el delicado momento que vive España, cuya crisis y austeridad golpea con especial fuerza al sector ganadero.

Canis_Lupus_Signatus
Iberian Wolf (Canis lupus sygnatus). Fotografía de Juan José González Vega

Es importante eliminar y erradicar la demonización de la especie, que tanto daño hizo en el siglo pasado (Podéis leer más sobre este tema en el post sobre el lobo titulado “Discernir demonios”). Creo que el problema de los controles poblacionales no es la supervivencia de la especie, pues los censos siguen aumentando poco a poco. El verdadero trasfondo de toda esta cuestión es: ¿Tienen los controles poblacionales verdaderamente un efecto positivo? ¿Reducen los daños de lobo? ¿O son solo una forma de quema de brujas? ¿Una forma de aliviar el odio hacia dicho chivo expiatorio?

Iberian Wolf (Canis lupus sygnatus) Alpha male in perfect
Iberian Wolf (Canis lupus sygnatus). Fotografía de Arturo de Frias

Es curioso como generalmente, son políticos los que promueven esta medida de protección del ganado, mientras que muchos biólogos, tanto a nivel nacional como internacional, han informado de que los controles poblacionales pueden tener efectos negativos. La explicación es simple, y no requiere tener unos grandes conocimientos para entenderla: Se mata a parte de una manada, lo cual, para nada hace cesar su necesidad de alimento. Sin embargo, es debilitada, ergo deberán recurrir a animales más débiles o fáciles de cazar; es decir, ganado doméstico. Probablemente, en ciertas situaciones excepcionales, el control poblacional pueda ser una elección a plantear, pero no parece tener mucho sentido que el control cinegético sea la herramienta para la convivencia con la especie.

Parece mucho más interesante defender al ganadero y al lobo en lugar de darles armas para enfrentarse en una guerra sin sentido. Cobrar por matar lobos es, desde luego, mucho más rentable para algunos bolsillos afortunados que el invertir en ayudas para el sector ganadero y la conservación del lobo, pero es dejar la ética y la ciencia de lado. Las ayudas por daños de lobo están bien, pero sería mucho más interesante intentar prevenir los ataques que pagar tras la producción de estos. Protección del ganado o potenciar razas autóctonas son algunas de las herramientas que pueden llevar a la verdadera convivencia con el lobo, junto a otras propuestas y modelos extranjeros que ya he tratado en el blog (Os aconsejo leer sobre la convivencia del pueblo masái y los leones).

Iberian Wolf (Canis lupus sygnatus) Alpha male feeding on deer, its mouth tinted with fresh blood Controlled conditions. Granada, Spain
Iberian Wolf (Canis lupus sygnatus). Fotografía de Arturo de Frias

Es importante potenciar la marca del lobo ibérico, el ecoturismo responsable, poco intrusivo, que permita sentir y ver al lobo sin importunarle. Una especie salvaje viva vale mil veces más que una muerta, y ese dinero repercute en las regiones en las que habita dicha especie, a diferencia de la caza sin fundamento (La de pego un tiro a todo lo que se mueve, que todos sabemos que hay cazadores que aman la naturaleza y otros que la explotan sin responsabilidad alguna).

Es importante, en una época en la que la información es tan accesible, ser honesto y moderado, luchar por una población sana de lobo ibérico, sin afirmaciones categóricas que desvirtúen la realidad, y creen fantasmas y enemigos donde debe existir un marco de colaboración. Hay que creer en esta especie, en las posibilidades de que los censos aumenten, y sobre todo, de que las poblaciones se sigan extendiendo y se conecten, algo vital en el intercambio genético de poblaciones de carnívoros.

Canis_lupus_signatus_-_01 (1)
Iberian Wolf (Canis lupus sygnatus). Fotografía de Carlos Delgado

¿Tiene sentido matar lobos? ¿De verdad tiene efectos positivos notables en la protección del ganado extensivo? ¿O tal vez fuera más viable blindar y proteger tanto al ganadero como a la especie? Peleas entre “ganadurros” que pretenden exterminar la especie y tener a su ganado sin protección y “ecolojetas” que hablan de acabar con el ganado extensivo, la realidad es que el lobo y el ser humano deben de convivir.

Potenciar esta convivencia con el animal más mítico de la península ibérica es el único camino posible. ¿Tiene sentido matar lobos? Yo creo que no, al menos para los intereses de un país civilizado que pretende tener un desarrollo rural sostenible. Tal vez tenga sentido para aumentar la testosterona de unos pocos escopeteros, y enfriar las pocas neuronas de algunos iluminados, pero poco sentido tiene hablar de matar lobos y ayudar al sector ganadero, y en la mayoría de ocasiones los que esgrimen que el control poblacional de la especie es la herramienta principal para “convivir con el lobo” llevan detrás la ignorancia o los intereses personales.

Wolf_and_Roe_Deer
Iberian Wolf (Canis lupus sygnatus). Fotografía de Arturo de Frias

Como en otras ocasiones que he hablado del lobo; este post no pretende ser la “solución mágica” a la convivencia con la especie. Soy perfectamente consciente de que estos temas han sido ya tratados por mucha gente. Intenta ser una opinión personal y conciliadora sobre el futuro de la especie. Si os ha gustado el post, podéis seguir el blog en facebook y twitter, donde encontraréis muchos más post sobre conservación y fauna salvaje. Compartid, pues la educación ambiental y la divulgación científica no es nada sin el boca a boca!

Queremos que la convivencia del ser humano y el lobo ibérico sea un modelo a seguir por otros países, pero para ello debemos trabajar todos, sin marketing, extremismos, ni juegos de política, con verdaderas intenciones de proteger nuestro medio ambiente.

La importancia de la lucha en el Congo: Minerales de sangre y gorilas de montaña

No es la primera vez que hablo de Virunga en el blog, el parque nacional más antiguo de África, último refugio del gorila de montaña. La república democrática del Congo, lecho donde se asienta este legendario parque, no ha tenido una historia bonita. Explotada y privatizada tras su colonización, no pudo ser un país libre hasta antes de ayer (1960), cuando Patrice Lumumba lideró al país a su independencia. Pero el egoísmo, la codicia y la calamidad de aquellos que habían dominado el país antaño hicieron que un año después fuese ejecutado, con supuesta implicación extranjera, especialmente belga y estadounidense, siguiendo con la explotación extranjera del país. Las balas siguen corriendo, el genocidio de Rwanda en 1994 estalla en una guerra civil, y los grupos rebeldes comienzan a enriquecerse con los minerales de sangre.

FILE - In this picture taken Sunday Aug. 2, 2012, Virunga National Park rangers follow Dodi the two-year-old blood hound during a search and rescue exercise in the park, some 45 kms north of Coma, eastern Congo. Virunga National Park is where virtually every rebellion in eastern Congo in the past 30 years has started, and its endangered mountain gorillas, are facing increasing threats.
Guardas forestales de virunga y “Congo-hounds”, fotografía de Jerome Delay

En 2003 llega la “paz”, 3 años después llegan las primeras elecciones democráticas desde los últimos 40 años. Ahora, en la actualidad, la inestabilidad está volviendo. Una nueva riqueza ha aparecido en el Congo. Una nueva riqueza que los poderosos y la codicia quiere explotar. Los congoleños se interponen entre la codicia y el último refugio para los 800 gorilas de montaña que quedan en nuestro planeta; más de 130 guardas forestales han muerto defendiendo a estos animales y su entorno (de hecho, ya mencioné a estos guardas forestales y a sus perros en el post sobre patrullas caninas en África). Esta es la historia que pretende contar “Virunga”, el documental que ha sacado Netflix sobre el tema. En octubre, Netflix llega a España y será una buena oportunidad para verlo a través del mes gratuito que suelen ofertar.

f722ba97543bf021407e9f705655397b
Grupos rebeldes en RDC

Ya os hablé largamente de los gorilas de Virunga, un caso excepcional de conservación, donde el intrusismo parece la única manera de mantener a los últimos de su especie. Creo que es interesante que os deje el enlace a dicho post, donde escribo sobre estos excepcionales animales. Sin embargo, puede que una de las mayores amenazas, dejando la diversidad genética y las enfermedades, sea la historia que se narra en este documental sobre furtivismo y sobre todo, de codicia.

ap992405616081_copy
Gorila de montaña. Fotografía de Jerome Delay

Si bien no quiero hacer un análisis del documental, en cuanto tengáis oportunidad es vital que lo veáis; pues a través de los ojos del cuidador de gorilas Andre Bauma, un guarda forestal de Virunga Rodrigue Katembo, el propio director del parque (Emmanuel de Merode) y de la periodista Mélanie Gouby nos metemos en la piel de algunos de los hombres y mujeres que intentan frenar una de las mayores guerras que la naturaleza y sus defensores deben lidiar en nuestro planeta.

“No queremos que la próxima generación herede un mundo o un país tan roto como el nuestro”

Rodrigue Katembo

Y es que la guerra ha devastado el país, sin embargo, poco a poco retorna la fauna que abandonó la zona por la guerra, una de las grandes amenazas de la fauna salvaje, muchas veces olvidada. Pero la creciente inestabilidad actual parece estar haciendo temblar los logros que se han estado cimentando los últimos años. La conservación de la fauna salvaje en el Congo, cuyo eje principal son los gorilas de montaña, trae prosperidad a la región, y gracias al dinero aportado por el turismo, importantes proyectos de desarrollo se llevan en la región. Esto es lo que pone en jaque la codicia extranjera y la guerra por los minerales de sangre.

fardc_troops
Tropas congoleñas en Goma. Fotografái de Mélanie Gouby

Y es que la empresa británica SOCO tiene una concesión de territorio congoleño para explotar petroleo. El 50% de dicha concesión está en Virunga. SOCO se une a la partida en la que ya se encontraban diferentes grupos armados, causando aún más inestabilidad y poniendo en peligro el parque nacional de Virunga, un parque nacional que es patrimonio de la humanidad y está protegido por la ley internacional.

“Si fracasamos aquí, se cae todo el sector de la conservación en el Congo”

Emmanuel de Merode

La codicia, representada muchas veces en la corrupción, pero en otras ocasiones perfectamente amparada por la ley, es el gran motivo que está poniendo nuestro planeta en jaque. No solo en la trama Gürtel, también en Virunga y en otros sitios. Erradicar la codicia es imposible, parece que viene grabada en el ADN de muchas personas. Lo que muchas veces escuchamos en películas o por terceros, en “Virunga” se muestra a través de las cámaras ocultas que algunos de los defensores del parque llevan para lidiar con SOCO. Palabras duras de gente sin escrúpulos, que se preguntan que puede hacer detrás de la “preocupación por unos malditos monos”.

10
Fotografía de Sebastião Salgado

Sin embargo, Virunga y su petróleo no es la única batalla medioambiental y humana que se libra en el Congo. El otro gran interés de las grandes multinacionales sin escrúpulos es el coltán, un mineral que se encuentra en la mayoría de nuestros dispositivos electrónicos. Durante años, la demanda por estos dispositivos ha aumentado, y con ello, la demanda de coltán. El 80% de las reservas de este mineral se encuentran aquí. Dichas minas de coltán son controladas por diversos grupos criminales, en una lucha encarnizada por el poder.

coltan_in_thecongo1.jpeg.size.xxlarge.letterbox
Minas de coltán. Fotografía de Lucas Oleniuk

Dichos grupos criminales utilizan la violación, el asesinato y la explotación como arma. De nuevo, todo ello como herramienta sin escrúpulos para explotar la tierra de los congoleños. Se cree que detrás de estos grupos de rebeldes se encuentran múltiples multinacionales, entre ellas la ya nombrada SOCO. Si queréis saber más del funcionamiento de este oscuro mercado, os recomiendo el programa de “En Tierra Hostil” sobre el tema, porque de este tema podría hablarse mucho, metiendo muchos países, empresas y rumores que rondan este secreto a voces.

Africa, R.D.C.- North Kivu, Rutshuru. Brigadier General Sultani Makenga (seated) of the newly formed Congolese Revolutionary is seen in Rumangabo military camp (Bunagana), Democratic Republic of Congo. The M23 Movement, the newly formed political wing of former M23 rebels, has formed a semi autonomous administration structure in areas under their control in north Kivu province in the DRC. 15th October 2012. ©Marco Gualazzini/Getty Images Grants for Editorial Photography Recipient 2013.
Miembros del M23. Fotografía de Marco Gualazzini

Hay que decir que hace escasos meses, la Eurocámara aprobó un proyecto de ley para obligar a certificar que en la UE no se utilizan minerales de sangre, lo cual increíblemente, era voluntario, y lo sigue siendo, pues de momento la ley es un mandato. Cualquier empresa europea podría venderte una tablet o un móvil construido a través de la violación y el asesinato; y es que el 80% de las empresas optaban por no someterse a esta información voluntaria.

Republic Democratic of Congo, North Kivu, Masisi, Rubaya. Coltan, a rare metal used to make mobile phones and computers, is a mixture of Columbite and Tantalite. Its market value is so high as to have aroused the interest of multinational corporations and criminal organizations: in order to destabilize the political situation and take control of the mining business at a reasonable price, financial backing is given to armed groups waging war on one another. Under the supervision of the buyers in Rwanda, soldiers and police control the territory, exploiting the local population and reselling its natural resources: the proceeds are used to buy other weapons that provide additional power, thus creating a vicious circle it is difficult to break. Workers exit a mine shaft. Miners dig 50 meters underground for the minerals before transporting them to a nearby river where they are separated from rocks and sand before being sold to dealers. Mine accidents are common. ©Marco Gualazzini/ Getty Images Grants for Editorial Photography Recipient 2013
Coltán, el mineral de sangre. Fotografía de Marco Gualazzini

No podemos luchar contra la codicia. Sin embargo, si que podemos indignarnos contra ella y pedir que se legisle contra ella. La codicia no es penable. Sus consecuencias si lo son. La codicia, junto a nuestra forma de vida poco sostenible con el medio, es lo que nos está arrastrando al foso. Creo de corazón que esta es la única forma de cortar de raíz y de forma permanente la cuenta atrás que nos está llevando a decapitar el planeta.

“Uno debe justificar su existencia en este planeta. Los gorilas justifican mi existencia. Ellos son mi vida. Si hay que dar la vida, moriré por los gorilas”

Andre Bauma

Para ayudar a esta situación, es importante hablar de la campaña del IJG, “Movilízate por la Selva”, la cual tiene como objetivo la recogida de móviles en desuso. Por cada móvil donado, no sólo estarás ayudando de forma indirecta, mediante la reducción de la demanda de coltán. También se destinará ayuda económica, tanto a la conservación del ecosistema de la zona, como a la escolarización y desarrollo de las comunidades locales, además de al centro de recuperación que el IJG tiene en la república democrática del Congo, donde decenas de primates son rescatados anualmente, y protegidos a diario:

La campaña“Movilízate por la selva” del Instituto Jane Goodall, a la cual os remito, permite a cualquiera mandar su móvil de manera muy sencilla, o donarlo a un agente movilizador que se encargará del envío (Labor que realizamos en la asociación Avafes León en la facultad de veterinaria de dicha ciudad), sorteando apadrinamientos de algunos chimpancés rescatados en Tchimpounga, como Lemba. Y es que la explotación y la codicia del Congo no entiende de especies, y los gorilas de Virunga no son los únicos afectados. Las minas de coltán van agotándose, se requiere deforestar la selva para buscar más. La guerra y la disminución del hábitat afectan a todos los animales del Congo, entre ellos, a chimpancés como Lemba:

Lo que ocurre en el Congo es una batalla que no es exclusiva. Es la lucha de la conservación contra la explotación del medio natural; pero sin embargo, parece que en diferentes partes del planeta, se intenta vender que también es la lucha contra el progreso. Hay muchas formas en las que una nación tiene que progresar. Tal vez el ecoturismo, la conservación y el impulso del desarrollo local sea más lento que los ríos de petróleo, pero en los tiempos en los que nos encontramos, en la cuenta atrás que el planeta nos está dando, tal vez la explotación sin escrúpulos del medio no solo sea la forma inmoral de conseguir el progreso.

RUMANGABO, EASTERN DEMOCRATIC REPUBLIC OF CONGO, MARCH 2012: Andre, 39, a self described
Andre, cuidador de los gorilas de Virunga. Fotografía de Brent Stirton

Tal vez también sea la opción inviable si queremos que las futuras generaciones puedan vivir dignamente en un planeta en el que aún quede belleza. Y tal vez todo esto no sea más que otro párrafo idealista e hipócrita desde un sofá en el primer mundo. Pero los hechos son los hechos, la gente digna del Congo no solo está luchando por Virunga, ni siquiera por el país. Está manteniendo una lucha que debiera darse a nivel global. La lucha por proteger nuestro patrimonio de la codicia de unos pocos, por preservar nuestro medio ambiente y asegurar el bienestar de las futuras generaciones. Esa es la lucha que se mantiene en el Congo.

“Lo que verdaderamente me aterra, es que cuando esto se publique y salga a la luz, la gente lo vea, y siga con su vida y no se haga nada al respecto.”

Mélanie Gouby

Si quieres ayudar, además de animarte a reciclar móviles con el IJG (O con MONA, en Girona), apoya al documental “Virunga” cuando se pueda ver legalmente en España (Alrededor de Octubre, Netflix verá la luz en nuestro país). No apoyes a empresas como Banesto, relacionadas con SOCO. También puedes unirte al #TeamVirunga o donar para ayudar al parque. Si quieres saber más de como solucionar el conflicto de los minerales de sangre, y como aportar tu granito de arena, te recomiendo este post que trata temas como los móviles libres de coltán de zonas de conflicto.

Y como en otras ocasiones, difundir la palabra es una gran ayuda también. Os animo a compartir el post y a seguir el blog en el facebook y twitter de Nasua; cuantos más seamos, más fuerza tendrá nuestra intención de concienciar y educar para asegurar el bienestar animal y la conservación de la naturaleza. Un saludo!

PD: Me despido con la canción oficial del documental “Virunga”, la cual es preciosa:

La terrible historia que me contó el hielo en julio de 2015

Recientemente he estado de vacaciones, recorriendo Francia e Italia. Una de las zonas que no conocía de Europa era los Alpes, y pasamos por ella este verano. Concretamente, tuve la oportunidad de subir en teleférico a uno de los niveles del Mont Blanc (el otro estaba cerrado) y al “Mer de Glace” (Mar de hielo). Todo lo que escuché allí tiene bastante que ver con la próxima cumbre del clima que se celebrará en París para que los peces gordos debatan sobre el cambio climático. Pero bueno, volvamos a los Alpes.

DSCF2548
Vistas desde el “Mer de Glace”. Fotografía propia (Eugenio Fernández Suárez)

El “Mar de Hielo” es un glaciar. Se podría hablar mucho de ellos (hay una rama entera de ciencias, la glaciología, que se dedica a ello). De momento, vale con decir que es un montón de hielo que se origina por acumulación y recristalización de la nieve durante miles de años, avanzando y erosionando las montañas, dando forma a los valles. No estoy contando nada del otro mundo.

Hay otro participante en esta historia. El “Cambio climático”. Siempre ha sido algo bastante etéreo. Mucha gente habla sobre él; sabemos que los maremotos, terremotos y todos esos desastres acabados en “-moto” tienen algo que ver. Sabemos que nuestros abuelos dicen que antes nevaba más. Sabemos que antes había menos incendios. El cambio climático parece tener pequeños mensajeros que van haciendo ruido por el mundo y sembrando el caos. Ya estamos acostumbrados a “que este verano sea el más caluroso desde los 1980 en Andalucía” y simplemente asumimos que hemos batido un nuevo record. O “que este año tengamos record de incendios en Galicia”, y nos acordamos de la madre del pirómano que ha quemado una burrada de hectáreas, cuando tal vez la mayoría de incendios se deban indirectamente a nosotros.

15
Fotografía de Mark Thiessen

Bien, todo esto tiene algo que ver con la historia que me contó el hielo este verano. Al llegar en el tren cremallera me quedé anonadado. Una enorme “carretera” de hielo, excavada en la montaña, iba trazando curvas, con cascadas y montañas nevadas a los lados. Es uno de los paisajes más bellos que he tenido el placer de ver. Poco a poco, me fuí dando cuenta que también era de los más terroríficos.

El glaciar se puede visitar. Bajamos en un teleférico a dicha “carretera” y posteriormente a unas escaleras. Todo parecía un poco chapucero, como si la escalera se hubiera hecho a tramos. Según vas bajando van apareciendo carteles con cifras. Pasé por 1985, 1990, 1995, 2000…me dí cuenta, tonto de mí, que la “altura” iba aumentando conforme descendía. Estaba tan impactado por el paisaje que no me había parado a leer. Los carteles no hablaban de la altura (en mi defensa, decir que es una altura similar a la que me encontraba). Los carteles ponían “Nivel del glaciar en 1990”.

DSCF2586
“Mer de glace”. Fotografía propia (Eugenio Fernández Suárez)

Es entonces, y solo entonces, cuando te das cuenta de lo que verdaderamente está pasando. Difícilmente lo puedes entender en los telediarios, en los documentales, en las fotos del “antes y el después”, me dí cuenta de ello cuando hice una foto de uno de estos carteles, y al mirarla en la pantalla de mi cámara, no creo que nadie pueda hacerse una idea del descenso del glaciar con esta fotografía (En parte porque es imposible de representar, en parte porque es una fotografía mala de cojones). Cuando vas bajando por estas escaleras, hechas a tramos porque cada vez el glaciar desciende más y más, vas haciendo un descenso terrorífico para alguien mínimamente preocupado por el futuro de nuestro planeta. He buscado una foto antigua desde una zona similar a la que yo hice alguna que otra foto, y es desolador; pero además, hay que pensar que gran parte de este descenso se ha producido en los últimos 30 años, aunque las fotos tengan más de un siglo de diferencia.

collage
A la izquierda, fotografía de Auguste Couttet en 1900 A la derecha, fotografía propia (Eugenio Fdz Suárez) en 2015

Las escaleras van llegando al glaciar, siguen apareciendo carteles, cada vez en periodos de años más cortos, como si el descenso entre 2010 y 2005 fuera similar al de 1900 y 1950. Vas acercándote a la enorme masa de hielo y vas escuchando el agua correr, como si te estuvieras acercando a un enorme reloj de arena, cuya cuenta atrás es orquestada por el hielo derritiéndose. El glaciar tiene un túnel visitable, donde te das cuenta que es temporal, debido al avance de este colosal monumento de la naturaleza y a su paulatina desaparición.

Jökulsárlón, Iceland, 4 March 2005
Jökulsárlón, Iceland, 4 March 2005. Fotografía de James Balog

Tal vez mucha gente piense que ya sabe todo del cambio climático, pero creo que no podemos hacernos a la idea hasta que te enfrentas, cara a cara con un glaciar, cuando te das cuenta de la realidad en todas sus dimensiones y te golpea en el pecho. No es simplemente un montón de hielo, es un monstruo, brutalmente bello, que va devorando la montaña, y al cual estamos matando poco a poco. Por fuera puede parecer incluso roca, manchado por la erosión y la contaminación hasta volver la superficie helada en tonos grises y negros, pero por dentro, las fisuras te permiten ver hielo que pasa del negro al blanco, y del blanco al azul. Es algo muy raro y muy bello, y probablemente he visto uno de los glaciares menos impactantes del mundo. Y aún así, te deja helado. Pero sigamos con la historia.

James-Balog-Ambassador-EIS-IL-glacier-person-scale
Svi´nafellsjo¨kull Glacier in Iceland. Fotografía de James Balog

Cuando volví, me puse a investigar un poco sobre glaciares. Descubrí a una persona, James Balog, que había escuchado las terribles historias del hielo de diferentes partes del mundo y les había dado vida. Podría hablar mucho de la curiosa vida de este tipo, tal vez la reserve para otro post o tal vez no, el caso es, que tras contemplar un espectáculo similar al que yo vi este verano, le pareció necesario contar su historia. Puso cámaras alrededor de los principales glaciares del mundo y se dedicó a hacer “Time-lapses”.

James-Balog-Ambassador-Alaska-Glacier-Cameras
Cámaras del documental en Alaska. Fotografía de James Balog

Os recomiendo el genial documental que hizo hace relativamente poco, llamado “Chasing ice”, donde podéis ver el proceso, los ideales que hay detrás y el resultado. Pero un resumen rápido es esta charla de TED, donde entre otras cosas, podéis ver alguno de los time-lapses, o, por ejemplo, la mayor ruptura de glaciar jamás filmada. En 75 minutos, se separó el equivalente al tamaño del “Bajo Manhattan”, solo que los edificios de esta ciudad de rascacielos son 2-3 veces más bajos que el glaciar. James Balog ha encontrado la forma perfecta de representar el paso del tiempo por los glaciares, y da mucho miedo ver una gigantesca masa de hielo retroceder kilómetros en apenas 2 años.

il-03-2009-0031sm
“Diamante de hielo”, Islandia. Fotografía de James Balog

Pero el glaciar es la prueba viviente del cambio climático en otras maneras menos gráficas. Para resumirlo, se extrae un tubo de hielo (“Núcleo de hielo o Ice Core”) con perforadoras, que, como si de los anillos de un árbol se tratase, nos cuenta la historia del mundo. Burbujas de aire atrapadas, formando cápsulas del tiempo con las concentraciones de gases desde hace miles de años. Esta gráfica representa los niveles de CO2, los cuales pueden llegar a aumentar, de forma cíclica y natural, hasta las 280 partes por millón. Obviamente, debido al efecto invernadero (gases que absorben la energía solar y luego la liberan, aumentando la temperatura), esto viene acompañado de un aumento de temperatura, que cada vez será más brusco. Pues actualmente estamos llegando a los 400 ppm, y subiendo, cuando nuestro planeta lleva cientos de miles de años entre los 200 y los 280 ppm.

203_co2-graph-1280x800
Gráfica que representa los niveles de dióxido de carbono de los últimos 400.000 años

Es así, como el hielo nos cuenta el pasado, presente y futuro de nuestro planeta. Gracias al hielo sabemos que el aumento de gases efecto invernadero actual no tiene parangón en la historia. Los lamentos de los glaciares son la prueba viva del cambio climático, y de que su relación con desastres naturales y extinción masiva de especies es totalmente cierta e incuestionable.

mm7792_090628_0391r_26x17_edit-r
Greenland Ice Sheet, 28 June 2009. Fotografía de James Balog

¿Soluciones? Muchas, que podemos hacer todos en mayor o menor medida. Pero la entrada no iba de solucionar problemas, iba de la historia que me contó el hielo este verano. Y ya la he contado, así que nos vemos en otro post! Como siempre, os animo a participar dejando comentarios, compartiendo el post por redes sociales y siguiendo al blog en dichas redes (facebook y twitter) para difundir la palabra y hacer que la historia del hielo sea escuchada. También os recomiendo visitar la web de Extreme Ice Survey, que es el proyecto de James Balog, que va aún más allá del documental. Un saludo.

DSCF2713
Marmota alpina (Marmota marmota), en Mont Blanc, muy cerca del “Mer de Glace”. Fotografía propia (Eugenio Fernández Suárez)

Sobre CITES y nuestro deber con la fauna silvestre

Mucha gente, incluso que tiene animales exóticos, desconoce lo que es CITES. Las siglas representan a la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres; dicha convención internacional tiene por objetivo velar por el correcto tráfico legal de especies exóticas para asegurar su supervivencia y seguridad.

Guardia Civil buhos internenidos--644x362--644x362
Buho real incautado. Fotografía perteneciente a la Guardia Civil

Dado que el tráfico ilegal de fauna exótica y sus subproductos es el tercer negocio ilegal más lucrativo, es clara la necesidad de una normativa y reglaje de dicho comercio. CITES da las herramientas y el marco legislativo a los gobiernos adheridos, pero son ellos los que deben aplicar la normativa y legislar para impedir la explotación de fauna silvestre; de hecho, la UE se ha adherido recientemente a CITES, aunque muchos países miembros ya lo habían hecho desde hace años.

ALE01. SALEM (ALEMANIA), 11/04/2015.- Un Macaco de Berbería bebé es visto hoy, lunes 11 de mayo de 2015, en Salem (Alemania). EFE/FELIX KAESTLE
Macaco de berbería, una de las especies más afectadas por el tráfico ilegal, presente en muchos centros de rescate españoles. Fotografía de Felix Kaestle

Los animales exóticos deben tener sus papeles de CITES en regla, esto nos asegura que pertenecen al comercio legal, esto es, “garantizar” que dichos animales no son capturados del medio ni hacinados de forma inhumana. Y es que el problema del comercio ilegal no es solo que no respeta los censos de especies y los hábitats, sino que los animales son extraídos de forma traumática del medio y transportados de forma inhumana, muriendo muchos de ellos en el transcurso del viaje.

Rescate_Leon.JPG
León incautado. Fotografía perteneciente a la Guardia Civil

CITES divide a los animales en 3 apéndices; podéis consultar donde se encuentra cada especie aquí:

  • Apéndice I: Animales en peligro de extinción cuyo comercio solo se autoriza en situaciones excepcionales.
  • Apéndice II: Animales cuyo comercio debe ser reglado para asegurar su supervivencia.
  • Apéndice III: Animales que tienen reglamento especial en algún país o región.
Tortugas_CITES_01_260908_1__810368375
Caparazones de tortuga incautados. Fotografía perteneciente a la Guardia Civil

Hay que decir, que si bien CITES es una “buena guía” de como hacer las cosas bien, como he dicho, debe acompañarse de una buena legislación nacional. Actualmente, si bien las especies del primer anexo se encuentran bajo una protección bastante blindada, las especies que no están en peligro crítico de extinción o que han nacido en cautividad están en muchas ocasiones algo desprotegidas, con sanciones demasiado suaves para los que perpetran delitos relacionado con el tráfico de dichas especies. Además, son numerosas las especies que no aparecen en CITES y que están únicamente amparadas por legislación nacional como el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

raccoon_by_dynnnad
El mapache es una de las especies que más problemas causa al liberarse al medio. Fotografía de Dynnnad

Una vez explicado que es CITES, queda clara una cosa: Se debe exigir al adquirir un animal exótico dicho certificado, que nos asegure que estamos adquiriendo un animal criado en cautividad, cuya extracción no ha supuesto un trauma para dicho ejemplar ni una amenaza para el ecosistema.

El problema es, que actualmente más de 200.000 animales silvestres llegan anualmente a los centros de recuperación, zoológicos, almacenes de decomisos o peor aún, son abandonados en el medio, pudiendo significar en muchos casos un riesgo enorme para nuestro ecosistema o simplemente desembocar en la muerte del animal; de esta problemática ya hablé anteriormente en el blog en este post sobre especies invasoras y las consecuencias de abandonar una mascota exótica; sin duda una entrada que hace un gran complemento a esta.

1. ANIMALES NATURALIZADOS INTERVENIDOS
Animales disecados incautados. Fotografía de la Guardia Civil

La tenencia de mascotas exóticas es una clase de mascotismo que nunca me ha apasionado, pero por suerte he conocido a personas que son capaces de lidiar con dichas especies y darles una vida digna y feliz en cautividad. Pero la realidad es que miles de personas adquieren anualmente animales exóticos sin estar capacitados para atender sus necesidades biológicas.

En caso de que queramos tener una mascota diferente, es necesario que nos mentalicemos: No son especies domésticas. No podemos adaptarlas a un terrario. No podemos adaptar a animales exóticos a nuestra forma de vida. Nosotros tenemos que adaptarnos a ellas, con lo cual requerirá más esfuerzo, más conocimientos y más dinero que con las mascotas tradicionales. Debemos tener muy clara la clase de animal que estamos adquiriendo, sus hábitos, su alimentación, su organización social y diversos aspectos con los que podamos garantizar que podemos adaptarnos a dicho animal. Una vez tengamos claro todo esto, otro punto fundamental es asegurarnos que adquirimos dicho animal en un lugar digno de confianza y sobre todo, que nos garantice que dicho animal es legal y tiene su CITES en regla, y obviamente, nunca debemos arrancar a estos animales del medio natural.

inquisitive_by_decolesse-d60e7hf
Macaco de berbería. Fotografía de Cassandra Heatley

El problema es que parece que existe una moda creciente de ver quien tiene la mascota más rara, y progresivamente, hemos ido esquilmando diversas especies para el mascotismo, teniendo que hacer evolucionar la legislación junto a dicho movimiento. ¿No hemos domesticado ya suficientes especies? ¿No hemos convertido suficientes animales silvestres en mascotas? ¿Tiene sentido que en el siglo XXI sigan apareciendo en España primates o grandes felinos, que tengan que acabar en MONA, Rainfer o AAP? (Os remito al post sobre rescate de grandes felinos de hace un tiempo).

Tal vez debamos empezar a poner más líneas rojas en las especies que un particular puede tener en cautividad para disfrute personal, y sobre todo, garantizar que dichos animales han sido adquiridos correctamente y son tratados correctamente. Lo que está claro es que existen multitud de especies que no son adecuadas para mantener en cautividad por mero divertimento para un particular; de hecho, existen especies que nunca debieran estar en cautividad bajo ningún concepto.

thumb
Lince recuperado. Fotografía perteneciente a la Guardia Civil

Es vital que el reglamento CITES sea de conocimiento de profesionales relacionados con la fauna exótica, tanto vendedores como veterinarios y biólogos deben saber aconsejar y hacer cumplir la normativa vigente para defender nuestra biodiversidad. Es vital también, que los medios no promuevan la tenencia de dichos animales en cautividad, haciendo ver que un oso se puede sentar en un sofá, que puedes llevar a un zorro con una correa o que puedes hacerte un selfie con un león, como se ha hecho en un reciente programa de televisión que ya critique en su momento en este post, el cual os recomiendo leer si os interesa el tema.

14330940360006
Cacatúas introducidas en botellas de plástico para su tráfico ilegal. Fotografía de Reuters

Como he dicho, esto no es ninguna regañina a los locos por las tarántulas e iguanas. Es una llamada a la responsabilidad popular: Seamos conscientes de la diferencia entre una especie exótica y otra doméstica, y actuemos en consecuencia. Que no sea arrancada de su medio natural, ni acabe volviendo a él por desconocimiento. Tener una mascota siempre es una responsabilidad, pero sin duda, un animal no domesticado requiere un gran compromiso por parte de su dueño y amigo.

Como siempre, agradecer a asociaciones como Amus, AAP, Mona, Grefa, Rainfer, Fieb y demás centros en España donde se vela por el bienestar y el futuro de estos animales; es vital reforzar y dejar clara la excelente labor de estos centros, que evitan que los animales decomisados acaben en almacenes como si fueran bolsos (Labor que también realizan muchos zoológicos); os recomiendo buscar las páginas de las respectivas organizaciones que os he comentado, ya que todas tienen diferentes formas de que podamos apoyar su labor, ya sea económicamente, con juguetes para los animales, voluntariados, etc. Estos centros apenas tienen ayudas económicas del estado por hacer el trabajo que debería hacer y subvencionar el gobierno. Especialmente escandaloso es el caso de Rainfer, al borde del cierre con más de 100 primates; o de Asturias, donde el Núcleo Zoológico el Bosque y el Parque de la Vida actúan como centros de recuperación y de especies amparadas por el CITES con un nulo apoyo de las instituciones. Por supuesto, la Guardia Civil también es parte vital de la lucha contra el tráfico ilegal, a través del  Servicio de Protección de la Naturaleza o SEPRONA, realizando cada año numerosas incautaciones de fauna exótica, colaborando con dichos centros en parar el tráfico ilegal de especies.

Actividades_2_345
Campaña de AMUS “Mascotas prohibidas”

Os dejo unos consejos de la campaña “Mascotas prohibidas” de AMUS, la cual estamos difundiendo desde la asociación AVAFES León; de nuevo, os remito a ella pulsando aquí.

Si ves alguno de estos animales en libertad avisa a un centro de recuperación, SEPRONA de la Guardia Civil o al 112 cuanto antes, detallando la localización, el número de ejemplares y su actividad o movimientos.

Todos estos animales no pueden tenerse en cautividad a menos que estén registrados ante las autoridades ambientales de la Comunidad Autónoma.

Si no puedes asumir la responsabilidad de tu mascota, asegúrate de dejarla en buenas manos.

JAMÁS la sueltes al medio natural, puedes estar sentenciándola a muerte y vas a generar o contribuir a graves problemas en los ecosistemas e incluso para la salud humana. Además, es un delito perseguido y penado por la ley. Hazla llegar a un centro de recogida de fauna o llama al 112.

Por último, como en otras ocasiones, os incito a compartir el post si os ha resultado enriquecedor. Creo que este, con más importancia que nunca, pues es vital que todo aquel que tenga especies exóticas o esté pensando en adquirir una sea consciente de como hacerlo correctamente. Además, os animo a seguir el blog en el facebook y twitter de Nasua; cuantos más seamos, más fuerza tendrá nuestra intención de concienciar y educar para asegurar el bienestar animal y la conservación de la naturaleza. Un saludo!

PD 1: Firma para ayudar a la protección del macaco de Gibraltar!

PD2: Firma para evitar el cierre de Rainfer!