¿Son los ratones la gran fobia de los elefantes?

Los elefantes aparecen retratados en múltiples películas y series como gigantescas criaturas torpes, que en contraste con su tamaño están asustados de pequeños roedores. Sin duda queda efectista y gracioso en la gran pantalla, pero parece que hay poco de verdad en este supuesto miedo a los ratones.

Lo cierto es que ya en la antigua Grecia existen fábulas de ratones que entran por la trompa del elefante y le vuelven loco. Incluso el médico irlandés Allen Moulin buscó justificación anatómica a tal teoría, causa de la famosa fobia de los paquidermos; en Dumbo y otras películas animadas también explotan esta irónica relación. Sin embargo, un elefante poco tiene que temer a un roedor, como os podéis imaginar, salvo su aparición (o la de cualquier otro animal rápido y de movimientos bruscos) correteando entre sus enormes piernas, y de hecho este mito ha sido descartado por varios expertos en estos gigantes africanos. Aunque no lo he puesto en el título, claramente esto es un #CazadoresDeMitos.

Elefante africano – Fotografía de Sebastiao Salgado

Lo cierto es que la realidad supera a la ficción, y existen unos animales muy pequeños que sí despiertan temor en los elefantes: Las abejas. Y es que las abejas africanas son más agresivas que las europeas y de picaduras más dolorosas, algo que puede llegar a ser muy dañino para los elefantes, especialmente cuando las picaduras caen sobre su sensible trompa o sus finas orejas, zonas muy sensibles en contrastes con el resto de su gruesa piel.

La alarma que suscita la cercanía de estos insectos hace que los elefantes, al menos en el este de África, tengan un sonido específico para informar al resto de compañeros de la presencia del enjambre. El lenguaje de los elefantes es muy rico, sin embargo, es una de las llamadas más específicas que se han encontrado, un hallazgo muy importante pues es uno de los primeros sonidos en adquirir una traducción clara “elefante-lenguaje humano”.

Las primeras observaciones etológicas que evidenciaron esto fueron las de la ONG “Save the Elephants”, que mostraron en 2002 como los elefantes esquivaban las acacias con abejas. Comportamientos similares se han visto relacionados con especies de hormigas africanas, sin embargo, ello no ha tenido las increíbles aplicaciones que luego veremos. Esta fobia a las abejas fue confirmada por una zoóloga, Lucy King, que grabó el sonido de estos enjambres y lo reprodujo cerca de varios grupos de elefantes, obteniendo la siguiente respuesta:

Pero…¿Tiene esto alguna aplicación? ¿Tendrá que corregir Tim Burton la fobia de Dumbo en el futuro remake de la película? Lo cierto es que esta fobia podría ayudar a conservar a los paquidermos africanos.

Para comenzar, debemos decir que los elefantes, ahí donde los veis, son uno de los animales “más destructivos” con los cultivos humanos. La expansión poblacional ha hecho que elefantes y humanos deban convivir, o más concretamente, agricultores y elefantes. Las plantaciones, único recurso de muchas poblaciones rurales, son un manjar para estos animales.

Relaciones similares ocurren en nuestro país, siendo bastante normal ver hozaduras de jabalí en huertos saqueados. Mismamente, nuestra relación con el lobo ibérico también es muy similar. ¿Cuál es la opción? ¿Controles letales? Poco recomendables éticamente (e incluso científicamente), más en una especie tan en peligro de extinción. ¿Qué la gente se las apañe? Esa es la idea que tienen algunos con el lobo en España, y es la que está llevando indirectamente a que se muestren decapitados en carreteras asturianas. Las poblaciones rurales, en directo contacto con la fauna silvestre, deben ser los conservadores últimos de estos animales, y por ello, se debe apoyar esta convivencia.

Elefantes africanos – Fotografía de autor desconocido

 

Las medidas de protección apoyadas por gobiernos y ONGs son sin duda la medida más razonable, que puede satisfacer tanto a agricultores como conservacionistas. Con herbívoros pequeños es más fácil, incluso con depredadores del ganado…pero…¿Cómo detener al mamífero terrestre más grande sobre la faz de la Tierra?

¿Veis por donde voy? Fue la propia Lucy King y esta ONG quien comenzó en 2007 un proyecto en Kenia, creando “Cercados de colmenas”, con una colmena cada 10 metros: Si un elefante intentaba llegar a los cultivos, tocaba la barrera y las abejas eran liberadas. Durante los años siguientes, se demostró que este método podía reducir los saqueos, especialmente si es combinado con otros métodos como el uso de perros guardianes.

Barrera-colmena – Fotografía perteneciente a http://elephantsandbees.com

El proyecto ha continuado expandiéndose, apostando no solo por utilizar las abejas como método de protección, sino como fuente de recursos: La calidad de la miel ha ido también mejorando junto a la eficacia de las barreras.

La propia ONG recoge la miel y la prepara para ser vendida como un producto sostenible y de comercio justo. La idea es que la miel producto de estas barreras pueda ser vendida por servicios turísticos de varios países africanos, como los hoteles y organizadores de safaris.

Resultado de imagen de elephants and bees fences
Tarros de “Elephant friendly honey” – Fotografía perteneciente a http://elephantsandbees.com

La idea se ha expandido por África en 9 países: A la pionera Kenia se unieron Botswana, Mozambique, Sudáfrica, Tanzania, Uganda, Chad, Gabón y Malawi. El proyecto ha comenzado a tomar forma en Asia, donde agricultores de Sri Lanka, India y Tailandia ya cuentan con barreras similares. Su implementación en Asia requirió de nuevos estudios, pues por ejemplo Sri Lanka posee tres especies de abeja con diferentes características comportamentales. En India y Malasia se ha comenzado a usar dando eficacias superiores al 70%.

La idea demuestra así ser aplicable a diferentes especies de elefante, abeja e incluso distintos hábitats, pues no olvidemos que en África podemos encontrar elefantes en extensas sabanas y frondosos bosques, y los agricultores ligados a todas estas variables se pueden beneficiar del proyecto, incluso aunque no esté implementado por la ONG en su país gracias a los manuales gratuitos para realizar estas barreras. Os dejo el vídeo oficial del proyecto, en el cual Disney Conservation Fund y la Universidad de Oxford también participan, además de la web, donde podéis colaborar:

 

Bibliografía empleada:

  • Elephants Have an Alarm Call for Bees – Science
  • Bee Buzz Scares off African Elephants – NatGeo
  • Web del proyecto “Abejas y Elefantes
Anuncios

La biología tras “El Rey León”

Tanto en mi infancia como en la actualidad disfruto enormemente del cine de animación; crecí con Disney y Pixar, y he visto como el género evolucionaba mientras yo crecía, y hoy podemos disfrutar cada año de películas de animación que invitan a divertirse y reflexionar: El cine de animación cincela la percepción del mundo de los más jóvenes, y el Rey León fue una de las películas que más me ha marcado, por ello tenía muchas ganas de hablar de ella. ¿Cómo representa el ecosistema africano el Rey León? ¿Ensalza valores medioambientales? Vamos a ello, no sin antes decir que en muchas especies os he enlazado a la imagen de la película para no saturar esto de fotos, y que muchas de las especies que os hablaré fueron identificadas en el blog de Biogeocarlos hace tiempo, el cual os recomiendo encarecidamente!

collagef.jpg
Amanecer en el Serengeri – Fotograma de “El Rey León”/Fotografía de Ellen Therese Hoff

El Rey León trata de las desventuras de Simba, heredero de Mufasa y Sarabi: Los animales de la sabana llegan de todo los rincones para asistir al nacimiento del futuro rey de la sabana, y empezamos a ver que Disney se lo curró a la hora de representar a los animales africanos: El rinoceronte negro, los topis (una especie de antílope cuyo nombre científico es Damaliscus korrigum), los marabúes (Las “cigüeñas carroñeras” de África) y otros animales alzan la mirada ante el amanecer, mientras unos elefantes africanos (Loxodonta africana) caminan al pie de la icónica silueta del Monte Kilimanjaro, lo cual parece indicarnos que la película se desarrolla en las cercanías de este, colindando con el Serengeti. Al buscar fotografías reales de este accidente geográfico, me quedé embobado ante el parecido que tienen la escena de la película y esta foto de Martyn Colbeck:

Rey leon 3.jpg
Elefantes bajo el Kilimanjaro – Fotografía de Martyn Colbeck/Fotograma de El Rey León

La bella canción del Ciclo de la Vida da fondo al inicio de la película, que nos continua presentando buena parte de la fauna del film: Mientras las gacelas de Thompson surcan la niebla como flechas, cebras y jirafas se apresuran pues no se quieren perder el evento; incluso las hormigas cortadoras de hojas parecen estar desplazándose al bautizo, y podríamos decir que son las que más interés pusieron en llegar, ya que en África no hay este tipo de hormigas…son una especie endémica del continente americanopero se lo perdonamos a Disney ya que de momento están a la altura del continente africano.

tumblr_static_6n4zl20ap70ocwsg4cksss4ck_2048_v2.jpg
Fotograma de “El Rey León”

Un elefante emerge del río, acarreando un montón de aves en sus codiciados colmillos, entre ellas, lo que parece un calao, cuyos primos asiáticos están bajo seria amenaza por el tráfico de su pico, que vale tres veces más que el marfil. Es entonces cuando el mandril “chamán” Rafiki aparece en escena, reverenciado por lo que parecen kudús (el gif que está bajo este párrafo) y búfalos cafre, para mostrar a la sabana su futuro monarca, alzándole sobre la Roca del Rey (Por cierto…pobre Rafiki, viviendo en su árbol de soltero cuando el mandril es uno de los primates que viven en grupos más amplios!).

Tras la bella escena en la que Rafiki dibuja a Simba en su baobab (un árbol del género Adansonia muy bien reflejado en la película), Simba exige a su padre que le acompañe a ver el amanecer, mientras sortea todo el harén de Mufasa: Y es que recordemos, los leones son polígamos, y uno o varios machos (suelen ser 2) forman una coalición con varias hembras emparentadas, formando una manada…aunque obviamente, esto sería un poco fuerte para una película infantil de hace unos años (Bueno, y aunque vamos avanzando, de ahora también). Hay otros comportamientos poco apropiados para una película animada: Cuando nuevos machos derrotan a la coalición y quieren tomar control sobre el grupo de leonas, suelen matar a las crías, lo cual hubiera convertido a Scar en mayor villano (o incluso a Simba, que al final de la película retoma el control).

rey leon1.jpg
Rinoceronte negro – Fotografía de WWF/ Fotograma de El Rey León

Es entonces cuando Mufasa le explica a Simba el límite de sus terrenos y el “ciclo de la vida”, que se quedaría grabado en mi mente por muchos años y que es una de las grandes enseñanzas de la película: Todos los seres vivos de un ecosistema dependen de unos de otros, en un ciclo donde la energía fluye por la cadena trófica, los leones mueren y sirven de mantillo para la hierba (dios, hace más de una década que no uso esa palabra), que alimenta a las gacelas. Las cadenas tróficas tienen muchas más implicaciones, y los leones tienen un papel importante que cumplir: Mismamente lo que paso al devolver los depredadores a Yellowstone es un ejemplo de ello. Lejos de demonizar el papel del depredador, o de ignorar el conflicto “ético” que supone, Disney da una elegante lección de “ecología” a los más pequeños.

Sin embargo, Simba no hace mucho caso a su padre, y tras la charla emprende el viaje al territorio de las hienas junto a Nala, acompañados de Zazú; por cierto, el cual es un pájaro de la especie toco piquirrojo (os dejo una foto más abajo). Por el camino, Simba se las arregla para despistar al secretario del rey con una canción muy pegadiza, en la cual es acompañado por muchos animales de la sabana: Gorilas, leopardos, hipopótamos, avestruces e incluso osos hormigueros, que de nuevo, vuelven a ser un gazapo: No hay osos hormigueros en África, debemos volver al continente americano para encontrarlos.

collage.jpg
Toco piquirrojo – Fotograma de “El Rey León”/Fotografía de Toy Janssen

Finalmente, Simba y Nala consiguen llegar a los reinos de Scar, donde se las tendrán que ver con las hienas: Entran en escena, pues, nuestro trío favorito: Banzai, Shenzi y Ed, a las que ya intenté hacer un “lavado de cara” en la entrada sobre  lo incomprendidos que están los carroñeros, pues si que es cierto que las películas de animación ilustran a estos animales como malvados y estúpidos, cargando con estereotipos nada ciertos, e incluso llevo a algunos conservacionistas a criticar la película por dar mala fama a estos geniales animales. Puede parecer una tontería, pero lo cierto es que si tienes que apadrinar de forma simbólica a un animal para contribuir a su conservación, seguramente la gente prefiere leones a hienas por cosas como esta.

hiena.jpg
Hienas “moteadas” – Fotograma de “El Rey León”/Fotografía de Danita Delimont

De hecho, si bien la mayoría de especies del Rey León están genial ilustradas, los secuaces de Scar poco se parecen a las hienas moteadas, pues se les ha acentuado todo rasgo o color que acreciente su maldad: Melenas negras, orejas puntiagudas, ojos amarillentos que destilan maldad y colores oscuros, perfectos para camuflarse en cementerios y demás sitios tétricos. Por si fuera poco, las hienas, además de no ser “malas”, son muy inteligentes, pudiendo resolver problemas cognitivos complejos, como cajas con premios con varias formas complejas de apertura. Poseen además una gran inteligencia social, pudiendo reconocer a otros miembros del clan y su relación con ellos sin problema, de forma similar a algunos primates. Además, aunque son carroñeras, son también excelentes cazadoras, y de hecho es más común que los leones les roben la presa a ellas que al revés…¿No te lo esperabas, eh?

guepardo.jpg
Guepardo – Fotografía de Kayla Stevenson/Fotograma de El Rey León

Pero volvemos a las viles hienas del Rey León, que ponen en problemas a Simba y Nala. Por suerte, son rescatados por Mufasa, que da una última charla a su hijo sobre los reyes del pasado antes de que se ponga en marcha el plan de Scar, en el que Mufasa muere a raíz de una avalancha de antílopes (SPOILER!). Concretamente la especie es el ñu azul, cuyas migraciones son mastodónticas en cuanto a número, ideales para generar estas estampidas.

scared the lion king simba

Y es así como Simba huye y desafiará durante unos años la dieta tradicional de los leones, en consonancia con la filosofía de sus dos nuevos amigos: Un suricato y un jabalí verrugoso, que normalmente serían más bien presas del primero. Mientras, Scar tomará el control de la manada y las hienas abandonarán el cementerio de elefantes. Por cierto…de eso no hemos hablado: ¿Existen los cementerios de elefantes? Desde luego, existen teorías, rumores y otras fuentes de este “mito”, como la búsqueda de agua por parte de elefantes moribundos. Pero la realidad supera a los mitos, y si bien no parece que los elefantes vayan a morir a algún sitio concreto, si se ha observado que los paquidermos entienden el concepto de la muerte y el encuentro de una manada con un esqueleto de elefante es siempre un momento muy especial, donde los elefantes mueven los huesos y pasan sus trompas por estos. No me extenderé en ello porque si queréis saber más del luto de los elefantes y otras especies, os remito a esta entrada del blog.

happy disney cartoons & comics quote monkey

Tras años de vida contemplativa, Simba se reencuentra con Nala, que se encuentra de avanzadilla, buscando alimento: Los viejos sentimientos resurgen y el heredero retornará a sus dominios, donde Scar ha causado un auténtico desastre ecológico, haciendo que todas las presas emigren y la hambruna se extienda en la manada. Parece que la película le echa gran parte de la culpa a las hienas de nuevo, cuando precisamente son una de las especies que más tiene que aportar a ese “Ciclo de la Vida” que mencionaba Mufasa.

Rey leon 3.jpg
Acacia de copa plana – Fotograma del Rey León/Fotografía de Fineart america

El caso, que Simba vuelve a su antiguo hogar, Scar intenta culparle de la muerte de Mufasa pero le sale el tiro por la culata y le explota en la cara, siendo devorado por las hienas (o eso nos insinúan de forma sutil). Así, Simba reclamará el trono y devolverá la grandeza a la sabana junto a Nala…el resto, ya es otra historia. Para mí esta película significo mucho en su momento, estropeé el VHS de tanto verla, en el mismo salón que tengo plagado de cuadros con personajes de la película. Y aunque en otros apartados es espectacular (banda sonora o arte), lo cierto es que no me esperaba que la sabana estuviera tan bien representada, a pesar de algún que otro “fallo”. Veremos como se las apañan con el remake, que está en camino (Personalmente creo que lo están haciendo bastante bien, véase “El Libro de la Selva”), seguro que también es digna de analizar! Me quedo con una de mis frases favoritas de la película: “El pasado puede doler…pero puedes huir de él, o aprender”, precedido de dos buenos varazos de Rafiki. Espero que os gustase esta entrada, porque para mí ha sido un placer escribirla. En esta ocasión, os dejo a Mufasa, que creo que os quiere recomendar…

lion king work it turn around

…seguir el facebook (que es el que uso principalmente), twitter (admito que lo tengo abandonadete) e instagram del blog. Y creo que también os anima a compartir el contenido para poder llegar a más gente este proyecto de divulgación científica y educación ambiental! Nos vemos pronto!

Guepardo: Carrera contra la extinción

El guepardo (Acinonyx jubatus) es el animal terrestre más rápido del mundo, pero también es un animal amenazado, que se encuentra en su particular carrera contra las diversas amenazas que fragmentan, cada vez con mayor intensidad, sus poblaciones. Actualmente solo quedan entre 10.000 y 7.000 guepardos salvajes sobre la faz de la tierra, un tercio de los cuales reside en Namibia. Y es que hemos perdido el 90% de los guepardos del planeta en los últimos 100 años. Su hábitat se ve fragmentado en el continente africano, habiendo desaparecido en 50 años de unos 16 países. Desapareció de India en los 50, de Oriente Medio en los 70 y los últimos 60 guepardos de Asia sobreviven en Irán.

running head cheetah stabilization
Imagen perteneciente a NG (Gif realizado en GIPHY)

Los guepardos son animales impresionantes, pero una vez capturan su presa, poco tienen que hacer con depredadores mucho más poderosos, y además, más sociales, como pueden ser los leones y las hienas. Es por ello que muchas veces los guepardos pierden su presa y esa competencia enorme les empuja a atacar al ganado. Tenemos el mismo conflicto que en España podría haber con el lobo, pero con muchos menos recursos por parte de los ganaderos. Hace 20 años, las poblaciones locales mataban más de 1.000 guepardos al año, siendo tratados como alimañas, de forma muy similar a como fue tratado el lobo antes de los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente, a pesar de las cabezas decapitadas de lobo ibérico en señales que vemos últimamente en el norte de España.

Cheetahs rescued Tanzania cage
Guepardo rescatado. Fotografía de Rosa Mosha

Otra amenaza a la que se enfrenta esta especie es el tráfico ilegal de especies, siendo los cachorros enviados a Oriente Medio, para ser la mascota de jeques y demás gente adinerada. En el manejo y el transporte mueren 5 de cada 6 guepardos, matando muchas veces a la madre, por no decir que el guepardo que sobrevive entre esos 6 tiene grandes probabilidades de morir por cuidados deficientes. El guepardo se encuentra en el apéndice I del convenio CITES (Si no sabes lo que es el CITES, te mando para aquí), y ha sido reconocido como especie de prioridad por su comité. Como la mayoría de especies animales, se encuentra amenazado por la pérdida de hábitat, con la particularidad de necesitar una enorme superficie de territorio por individuo. También tenemos como amenazas los atropellos y las enfermedades infecciosas.

Crías víctimas del tráfico ilegal. Fotografía de Günther Wirth y Janice Bowdery

Sin embargo, se están realizando grandes esfuerzos para su conservación. Un ecoturismo responsable puede beneficiar económicamente a las reservas donde habita este animal. El principal problema del guepardo, la convivencia con el ser humano, se está resolviendo con medidas muy parecidas a las que se utilizan en nuestro país con el lobo ibérico: Los números se han reducido dramáticamente, gracias a la cría perros para defender el ganado como el kangal o el pastor de Anatolia, que juegan el mismo papel que el mastín cumple para defender el ganado lanar de nuestro país. Que los pastores sean beneficiaros de la repercusión económica del turismo de naturaleza, la educación y la mejora de la higiene y profilaxis en el ganado por parte del veterinario son también vitales para mejorar las producciones son otras medidas vitales.

Pastor de Anatolia guardando el ganado – Fotografía propiedad de CCF

La cría en cautividad ha permitido la investigación en diversas ramas, sobre todo a nivel reproductivo. El cuello de botella que sufrió el guepardo en el Pleistoceno (para entender el contexto de una especie como el guepardo es vital conocer esta curiosa historia sobre su evolución) tuvo muchas consecuencias a nivel genético, como una mayor afectación por enfermedades infecciosas, como la peritonitis infecciosa felina, enfermedad que afecta al gato pero que es mucho más mortífera en el guepardo. La poca variabilidad genética (caso muy similar al del gorila de montaña) también ha dado una elevada cantidad de espermatozoides deformados y escasa cantidad de estos. Esto, unido a los problemas de manejo que se han dado con la especie, especialmente en cuanto al respeto a la jerarquía social (juntar a hembras y machos produce infertilidad en las hembras) y comportamiento natural de la especie (el celo de las hembras es difícil de diagnosticar), ha hecho que los programas de conservación en cautividad hayan ido de forma lenta, pero también esto ha permitido un mayor entendimiento de la especie. Los programas de cría en cautividad sin duda no pueden ser una solución aislada para conservar especies, pero junto a todo el trabajo que se está haciendo en el ecosistema, sin duda son un complemento importante.

DSCF0950 (2)
Guepardo en Cabárceno – Fotografía propia

A día de hoy, la población de Namibia se ha duplicado en los últimos 25 años gracias a los esfuerzos de asociaciones conservacionistas como Cheetah Conservation Fund. Os recomiendo pasaros por su web para aprender un poco más de este especial animal. Mientras, existe desde hace años el deseo de reintroducirlos en el continente indio, si bien la situación se encuentra en debate, ya que como hemos hablado anteriormente, apenas quedan guepardos asiáticos, teniendo que partir de una población de unos 60-40 con la brutal homocigosis de la especie; y reintroducir al guepardo africano podría causar desequilibrios en los ecosistemas. De hecho, esta misma semana han saltado las alarmas: Desde la Sociedad Iraní del Guepardo alertan que solo quedan dos hembras reproductoras en estado salvaje en este país.

En este país, se está intentando devolver al guepardo a la posición de plenitud de la que goza en Namibia: Los equipos deportivos lucen al animal como símbolo, mientras se lleva celebrando durante las últimas dos décadas el día del guepardo en el país, a raíz de Marita, una cría de guepardo que sobrevivió al ataque de un grupo de personas, ataque donde murieron la madre y los dos hermanos de Marita. Desde esta asociación conservacionista, aún vislumbran esperanza para el guepardo asiático pese a su dramática situación en Irán.

cheetah
Imagen de GIPHY

Y como dice la genial Laurie Marker, presidenta de CCF, “si el guepardo se extingue, el animal más rápido del mundo pasa a ser el berrendo; y creo que sinceramente no sería lo mismo”. Tiene más gracia cuando lo dice ella…Como en otras ocasiones, os animo a compartir el post y a seguir el blog en el facebook y twitter de Nasua, y os animo a participar en los comentarios!

Bibliografía empleada:

  • Unique Seminal Quality in the South African Cheetah and a Comparative Evaluation in the Domestic Cat. D. E. Wildt et al. Publicado el 1/11/1983 en Biology of Reproduction.
  • Web de Cat Specialist Group.
  • Genomic legacy of the African cheetah, Acinonyx jubatus. Pavel Dobrynin et al. Publicado el 22/07/2015 en Genome Biology.
  • Web de Cheetah Conservation Fund
  • Only two female Asiatic cheetahs remain in wild in Iran – The Guardian

 

¿Cazar leones para conservarlos?

Tras meses de la muerte de Cecil, el famoso león, salió una noticia en varios medios que no tuvo tantas repercusiones: “Las protestas en defensa de Cecil hacen plantearse a una reserva sacrificar a 200 leones”. En su momento, aproveché el suceso y el día mundial del león para poner en valor esa especie, que tantas culturas y civilizaciones han ensalzado, y que ahora mismo se encuentra en peligro por formas de caza deleznables; si no leísteis en su momento “Cecil: Ni el primero ni el último”, os lo recomiendo aunque esté un poco mal que yo lo haga…

Lions mm7947 0813 007.1376048842
Fotografía de Michael Nichols

Aunque me desagrada la caza deportiva, y más si es en especies protegidas, lo que intentaba atacar en ese artículo era la realidad de la caza ilegal y especialmente la enlatada, que afecta a miles de animales y que es muy desconocida en el continente europeo. Desde luego, a mí moralmente no me parece la forma adecuada para conservar una especie, el vender algunos ejemplares como trofeo, pero tal vez sea un poco hipócrita criticar estas formas de financiación mientras nosotros, no solo no financiamos la conservación en África, sino que financiamos a empresas que van contra dichos intereses mediante nuestro consumo, tal vez sea más interesante traer soluciones constructivas al debate de si es ético o necesario que la caza financie la conservación, pues es algo que ocurre en muchos otros países.

Lions mm7947 0813 007.1376048842
Fotografía de Michael Nichols

Es por ello que me ha parecido muy interesante la entrevista al doctor Byron du Preez, que es uno de los responsables del proyecto de conservación del valle de Bubye, la reserva privada de los famosos 200 leones; además de miembro de la WildCRU y del departamento de zoología de la universidad de Oxford; dicha entrevista la realizó Michael Schwartz, un periodista freelance especializado en conservación de fauna africana y todos los conflictos que la rodean, y siendo así, voy a comentarla un poco, haciendo algo de traducción pero también aportando mi visión del asunto:

Una de las primeras cosas que aclara el doctor Byron, que se declara como un investigador imparcial a la caza que pretende buscar soluciones conservacionistas para el mundo real, es que no hay espacio en África para una nueva población viable de leones, debido a la destrucción del hábitat, y que por esta y otras razones, el traslado de animales de la reserva se ha visto frustrado. La verdad es que este punto es interesante, y si bien hay un gran conflicto entre la explotación humana del terreno y la fauna, ¿de verdad no queda espacio para una especie con menos de 20.000 ejemplares en todo un continente? Me gustaría tener una respuesta más amplia al respecto.

Lions mm7947 0813 007.1376048842
Fotografía de Michael Nichols

Cuando hablamos de sacrificar leones en una reserva nos referimos al famoso “culling” que tantas críticas a recibido en sectores como los zoológicos. El culling consiste en separar o sacrificar animales de un grupo o población para obtener un beneficio ecológico o genético, aunque generalmente se usa para hablar de los sacrificios.

Como señala Byron, el sacrificio de animales no es una solución definitiva, al igual que no lo son otros métodos de control con intervención humana, como son la contracepción o el traslado de animales. Cuando una reserva tiene suficiente tamaño, recursos y protección, las poblaciones pueden crecer, pero cuando tenemos una sobrepoblación en una especie donde los controles poblacionales naturales son la hambruna o las enfermedades, debemos buscar controles poblacionales creados por el hombre, pues animales como el león, gobernante de su nicho ecológico, apenas puede ser controlado por otros métodos naturales como la competencia entre especies; así, los leones pocas veces tendrán rival, e incluso acabarán con la vida de guepardos, licaones, leopardos o incluso hienas; en la entrevista se recalca la amenaza que supone esto para otros grandes felinos, pero lo cierto es que si nos vamos a los organismos oficiales, al igual que la caza furtiva no parece la principal amenaza para los leones, mucho menos que la competencia con este felino sea la gran amenaza para, por ejemplo, los guepardos.

Lions mm7947 0813 007.1376048842
Fotografía de Michael Nichols

Hay que tener en cuenta que la gestión de la fauna silvestre africana se realiza en muchas ocasiones en reservas privadas como esta: Esto permite costear la gestión de fauna silvestre y su conservación mediante el sector privado. Dichas reservas privadas no son solo llevadas por empresarios, también por biólogos y veterinarios que cuidan de la salud del ecosistema.

En el caso de la reserva del valle de Bubye, si bien una de las soluciones que barajan es el culling, parece que su deseo es agotar primero otras estrategias de control como el traslado a pesar de las dificultades que comentábamos al principio; pues el control poblacional es vital para que el agotamiento de presas no suponga que los animales mueran de una forma mucho más sufrida como es la hambruna. Aunque aquí cabría preguntarse sí, aquellos que abogan porque el mundo natural no es Disney, deberían aceptar, o al menos no usar como argumento, la aparente “crueldad” de un método de control como es la hambruna por desproporción entre recursos y animales que dependen de dichos recursos.

Lions mm7947 0813 007.1376048842
Fotografía de Michael Nichols

Byron defiende que el descenso de leones ha sido primordialmente por el descenso de su hábitat, y que por tanto ahora no podemos pretender aumentar una población de animales a costa del resto; pues “el beneficio final debe ser para el ecosistema al completo, sin importar la iconicidad de ciertas especies”.

El control por culling en las poblaciones de leones no es ninguna novedad: Como bien señalan en la entrevista, las pequeñas reservas de Sudáfrica han sacrificado unos 200 leones entre 2010 y 2012. Algunos lo ven como alternativa tras el aumento de las restricciones en la caza de trofeos que ha supuesto la muerte de Cecil. En la entrevista, Byron, a pesar de que recalca que la reserva no se apoya en la caza para controlar la población, dice que no deja de ser esencial una intervención humana responsable para mitigar los desequilibrios que hemos producido a lo largo de los siglos mediante nuestra intervención desmesurada en dichos ecosistemas. Y que muchas reservas africanas con sanas poblaciones de animales en peligro de extinción delegan en el aporte económico que significa la caza y que además permite un control poblacional.

Fotografía de Luca Galuzzi

Lo que está claro, independientemente de nuestra posición en cuanto a la caza como método de control poblacional o como método de costeo de la conservación, es que si queremos acabar con la caza deportiva en África, se va a tener que encontrar otra manera de subvencionar los costes conservacionistas de dichas reservas, pues no dejan de ser negocios. Así que más que culpar al revuelo mediático que ha causado Cecil, creo que puede ser una oportunidad para muchas reservas de empezar a potenciar otras formas de financiación como el ecoturismo. Y lo que también está claro es que el culling debe ser la última alternativa, y se debe buscar, tanto desde zoológicos como desde reservas, el traslado de animales para regular de forma artificial las poblaciones de animales salvajes. Espero que os haya resultado interesante esta visión de la conservación en África. Como siempre, os animo a compartir el post y a seguir el blog en el facebooktwitter de Nasua, y os animo a participar en los comentarios!

Bibliografía empleada

  • Culling to Conserve: A hard truth for lion conservation. Michael Schwartz

 

Chimpancé parasitado busca leopardo

Recientemente se ha publicado un artículo científico bajo el título “Atracción de chimpancés infectados por toxoplasma a la orina del leopardo” por parte de un grupo de investigadores del centro de ecología funcional y evolutiva de Montpellier. Normalmente la mayoría de animales, en caso de reconocer el olor de sus depredadores, huyen de la zona. Los chimpancés no son una excepción…y entonces ¿Queréis descubrir como es posible que esto lo produzca un parásito? Seguid leyendo:

daschu_foto_kenia2013_5d3_3_img_6435_by_daschu-d5xw7tx.jpg
“Leopard”, fotografía del usuario DaSchu (Deviantart)

Toxoplasma gondii es un protozoo que parasita, principalmente, a los felinos, que son su hospedador definitivo (donde el parásito alcanza su madurez). Sus hospedadores intermediarios (donde se desarrollan sus fases anteriores), sin embargo, van desde los roedores a las aves, pasando por los primates, incluido el ser humano. Así que cada vez que hable de hospedador intermediario, pensad en todos estos.

Resumiendo: El hospedador intermediario ingiere (1) el ooquiste (el “huevo”), el cual invade (2) a los glóbulos blancos (monocitos), que se extienden por el cuerpo vía sanguínea, permitiendo que se formen quistes de bradizoitos (3) en músculo y cerebro, que al ser ingeridos por el hospedador definitivo (4), se reproducen y son excretados en heces (5) en forma de ooquiste. Es ingerido y vuelta a empezar. Ambos hospedadores sufren la enfermedad conocida como toxoplasmosis.

ciclo toxo blog

Hasta aquí todo correcto, pero aquí viene la parte interesante: Se sabe que Toxoplasma gondii hace que las ratas tengan reacciones más lentas, letargo, disminución del miedo…de hecho, produce cambios bastante más precisos: No afecta al miedo a los espacios abiertos o al olor de alimentos desconocidos…pero si afecta al miedo al olor de los gatos. Lo que normalmente les causa pavor, les atrae si están afectadas por toxoplasmosis: Las ratas son atraídas por la orina de los gatos. El mecanismo es aún bastante desconocido, pero se cree que el parásito aumenta los neurotransmisores que afectan a todo esto (como GABA). Se ha especulado con que podría ser una adaptación evolutiva del parásito: Si el gato atrae al roedor infectado por toxoplasma, se lo zampa: El gato come, y el parásito infecta al gato, continuando la diseminación de ooquistes.

2bb34c39e2043b9d979cd7d29b2ee29d
Rat on cat. Montaje fotográfico del usuario Danfantom (Deviantart)

Lo interesante es que cambios similares se han comprobado en humanos: Aumento de comportamientos de alto riesgo: Una persona infectada podría tener más probabilidades de suicidarse o ser atropellado. Y lo cierto es que T. gondii está bastante extendido, aunque su infección en humanos suele ser asintomática.

Pues bien. ¿Dónde están los chimpancés y los leopardos? Resulta que una bióloga francesa, Clémence Poirotte, decidió averiguar si esta relación existía en otras especies: Estudiaron 33 chimpancés en Gabon, 9 de los cuales estaban infectados por T. gondii. Y en lugar de usar orina de gato, usaron orina de diferentes animales: Leopardo (su depredador natural), tigre, león y hombre. Los chimpancés sanos exploraban más las zonas con orina humana y una vez explorada la orina de leopardo, se alejaban; mientras que los chimpancés portadores del parásito exploraban la orina de leopardo con asiduidad. El efecto no ocurrió con la orina de otros felinos, que no son depredadores naturales del chimpancé, siendo esto un cambio de comportamiento muy específico que sugiere que el responsable es el mismo que reduce el miedo de las ratas al olor de nuestros gatos domésticos; si bien, como apunta Jacques Bernard en los comentarios, aún es muy prematuro asegurar que el mismo mecanismo que ocurre en roedores y gatos es el que ha desencadenado los resultados en este estudio (La propia doctora Clémence habla de realizar este mismo estudio con los primates antes y después de ser infectados por toxoplasmosis).

chimpanzee-goodall-gombe-tanzania_81644_990x742.jpg
“Family Time at Gombe”, fotografía de Anup Shah y Fiona Rogers (N)

Me pregunto si esto podría sugerir que el efecto que causa este parásito no apareció con la relación humano-gato doméstico, ¿podría ser muy anterior, e incluso que nuestros propios antepasados, antiguas presas del león de las cavernas y otros felinos prehistóricos, estuvieran también bajo los efectos de esta relación parasitaria tan fenomenal? Pero no me quiero meter en temas evolutivos. Como siempre, Nasua también está en las redes (facebook y twitter) donde comparto noticias, reflexiones e iniciativas de otros blogs y webs. Si os ha gustado el post, os sugiero amablemente compartirlo por las redes sociales! La divulgación científica y educación ambiental no es nada sin el boca a boca! Nos leemos, gente!

Bibliografía empleada

  • Toxoplasmosis, nuevos descubrimientos. Artículo publicado en National Geographic
  • Temas de Zoonosis IV. Edit. Asociación Argentina de Zoonosis. Capítulo 42.
  • Toxoplasma gondii hace que las ratas macho se sientan atraídas por los gatos. Joaquín Ventura García para Argos, portal de veterinaria
  • Induction of changes in human behaviour by the parasitic protozoan Toxoplasma gondii. J. Flegr, S. Zitková, P. Kodym and D. Frynta
  • “Latent” infection with Toxoplasma gondii: Association with trait aggression and impulsivity in healthy adults. Thomas B. Cook, Lisa A. Brenner et al.
  • Morbid attraction to leopard urine in Toxoplasma-infected chimpanzees. Clémence Poirotte et al.
  • A Parasite, Leopards, and a Primate’s Fear and Survival. Carl Zimmer en NYtimes

 

Reciclando móviles para ayudar al Congo

Seguro que has oído hablar del coltán. No quisiendo extenderme y convertir esta entrada en otro artículo más sobre este mineral, simplemente decir que el coltán es un mineral muy escaso, usado para hacer nuestros smartphones, tablets y demás aparatejos que tanto nos gustan. Las minas de coltán son pues una importante fuente de riqueza para el Congo, donde se sitúa el grueso de el volumen de este mineral a nivel mundial. El caso es que el Congo lleva desde 1997 sumido en guerra, con escasos periodos de paz, y uno de los principales motivos de este conflicto es el control de las minas de coltán, pues para conseguirlo, ciertos grupos armados han esclavizado niños, violado mujeres y diezmado pueblos enteros.

M23_sito_026-1.jpg
Africa, R.D.C.- North Kivu, Goma. M23 rebel soldier patrols Karuba the last village before the frontline with government troops. Fotografía de ©Marco Gualazzini

Las guerras por el coltán han sido el conflicto bélico que más bajas ha causado tras la segunda guerra mundial. Sin embargo, también la fauna del Congo se ve enormemente afectada por este conflicto, siendo los Parques Nacionales y su explotación turística una de las principales fuentes de avance e ingresos para la población congoleña.

Fragmento del documental de “En Tierra Hostil” sobre este conflicto. Recomendable verlo entero en la web de Atresmedia

El estado actual de la legislación europea en este tema es que el Parlamento Europeo ha aprobado la enmienda 155, que en teoría obligaría a las empresas a identificar de donde provienen los materiales que comercian. Sin embargo, a día de hoy esto es solo un mandato, ergo que nuestros móviles estén libres de coltán obtenido de forma fraudulenta sigue sin estar garantizado. Esto es muy importante, ya que múltiples empresas de las grandes potencias mundiales han sido descubiertas con mayor o menor implicación en esto.

Posibles soluciones

De momento, una idea genial es adquirir móviles libres de coltán ensangrentado. Fairphone es una empresa que cumple ese cometido, además de fabricar un móvil modular, fácil de reparar por nosotros mismos, y que lucha contra la obsolescencia programada, es decir, con que tu móvil no se estropee solo en dos años para que compres otro (Más consumo, más basura, más demanda de coltán y sobre todo más dinero para los que los fabrican).

Sin embargo, lejos de ser una opción disponible para todos los bolsillos, y a falta de una legislación más estricta, creo que lo mejor que hacéis es reciclar vuestros móviles antiguos. Actualmente son varias las ONG y asociaciones que realizan esta labor en España. Entre ellas, destaca el Instituto Jane Goodall, que hoy celebra el día internacional del rescate de móviles, y de cuya campaña ya os he hablado en otras ocasiones; me autocito:

La campaña“Movilízate por la selva” del Instituto Jane Goodall, a la cual os remito, permite a cualquiera mandar su móvil de manera muy sencilla, o donarlo a un agente movilizador que se encargará del envío (Labor que realizamos en la asociación Avafes León en la facultad de veterinaria de dicha ciudad), sorteando apadrinamientos de algunos chimpancés rescatados en Tchimpounga, como Lemba. Y es que la explotación y la codicia del Congo no entiende de especies, y los gorilas de Virunga no son los únicos afectados. Las minas de coltán van agotándose, se requiere deforestar la selva para buscar más. La guerra y la disminución del hábitat afectan a todos los animales del Congo.

Son muchas las duras historias de chimpancés afectados por este conflicto, a los que podéis ayudar con el reciclaje de móviles. Enviando vuestros móviles de forma gratuita (En el caso de que seáis de León, os recuerdo que en AVAFES estamos participando en la campaña, y que podéis dejarnos el móvil y despreocuparos) podéis mejorar la situación de estos primates, además de ayudar enormemente a la población congoleña, mediante todo el trabajo que hace el Instituto Jane Goodall en el Congo. Además, obviamente, reduciréis la demanda de coltán, que es una gran medida para que se deje de especular con él. En caso de ser de un país que no sea España, informaos en la web del IJG de vuestro respectivo país, ya que esta es una iniciativa global.

En este tipo de iniciativas también participan otras asociaciones. Por ejemplo, también podéis colaborar enviando vuestros móviles a Fundación MONA, centro de rescate de primates ubicado en las cercanías de Girona, donde de nuevo, reduciréis la demanda de este mineral y ayudaréis a los primates de este centro, mediante el mismo sistema que para el IJG.

Si queréis saber más de todo el conflicto, además del citado episodio de “En Tierra Hostil”, os recomiendo el documental Virunga, que habla del conflicto bélico del Congo desde el punto de vista del parque nacional de Virunga y de los gorilas de montaña que lo habitan. Por último, otro documental del canal Odisea que sintetiza muy bien todo esto:

Espero haberos dado ganas de colaborar un poco. Hay muchas formas de ayudar, la primera es difundir noticias como esta por las redes sociales, para que la gente esté informada de las problemáticas y las alternativas. Comunicar las soluciones es aún más importante que comunicar el problema. Habla de esto a tus amigos y familiares…Tal vez tu no tengas móviles viejos en casa, pero seguro que en casa de tu abuela, o de tu mejor amigo hay algún móvil metido en un cajón que será de gran ayuda. Si en tu ciudad no existe ningún punto de recogida, puedes plantearte hacer algo como lo que hemos hecho en AVAFES, y actuar como punto de recogida. No es necesario pertenecer a una asociación; habla con tu ayuntamiento, tu universidad o tu instituto, haz un buzón con una caja de cartón y un poco de imaginación, y autogestionadlo, que en mi caso soy yo quién realiza esta actividad en la universidad de León y no es para tanto! (El IJG os proporciona materiales para promocionarlo de manera gratuita).

Como en otras ocasiones, os invito a interaccionar por las redes sociales del blog (facebook y twitter), con “Me Gusta”, “RT”, “Compartir” y demás historias, lo cual aumentará mi capacidad para difundir este tipo de iniciativas. Espero que os haya gustado, y haber aportado un poco de luz.

 

 

Sobre el ecoturismo y los gorilas borrachos

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la población de gorilas de montaña (Gorilla beringei beringei) que habita en Ruanda, Uganda y el Congo. Esta especie, en peligro de extinción, cuenta con menos de 900 ejemplares, y su proyecto de conservación es muy peculiar: La población está fuertemente monitoreada, con guardabosques custodiando a los gorilas en su habitat, veterinarios que realizan chequeos a la población salvaje y programas de ecoturismo en el cual cualquiera puede pasar el día en los parques nacionales, fotografiando a esta especie a apenas unos metros. Sin duda las múltiples amenazas que afronta su hábitat, tanto para los primates no humanos como para los humanos, hacen que los proyectos de cooperación con la población local que incluyen a estos animales una gran herramienta para garantizar su supervivencia a largo plazo (Si quieres saber más de la situación del Congo de cara a los primates, os recomiendo que os leáis este post!).

salgado-genesis-gorilla.jpg
Gorila de montaña. Fotografía de Sebastiao Salgado

Siempre me han chocado mucho el ecoturismo de gorilas, pues no dejamos de hablar de un animal salvaje cuyos machos, los famosos espalda plateada (cuando ya llegan a unos 12 años), llegan a los 250 kg. Teniendo en cuenta que los chimpancés, con 70 kg, tienen 3 veces la fuerza de un ser humano (Y ejemplares que han sufrido en manos del ser humano han acabado atacando, causando graves daños), no me quiero imaginar lo que es un espalda plateada con un mal día, a pesar de las grandes medidas de seguridad, tanto para turistas como para primates, que se siguen, pues no hablamos precisamente de sacar rentabilidad a los gorilas sin tener en cuenta su bienestar y futuro.

42-59771967.jpg
Gorila de montaña, fotografía de Eric Kruszewski para National Geographic Society

A pesar de que los gorilas de montaña parecen no tener mayor problema con los “ecoturistas” (de hecho, en muchas ocasiones protagonizan momentos de pura curiosidad); en general a las personas nos gusta estar muy cerca, experimentar ese momento de conexión animal, sacarnos un selfie, y los gorilas no siempre “quieren marcha”, dando lugar a algunos momentos de tensión. Si bien me sigue llamando la atención una cosa: Si estos primates quisieran en algún momento acabar con la amenaza que les pudiera suscitar la presencia humana, creo que no se valdrían de simples empujones como en este vídeo (digo esto desde la más absoluta ignorancia)

Se han dado más casos de este tipo de encuentros. Me llamó la atención especialmente a principios de año el titular “gorila borracho ataca a fotógrafo”, una de estas noticias virales, en este caso de un fotógrafo que parece haber molestado bastante a un ejemplar de espalda plateada, el cual estaba “borracho de bambú” (En muchos sitios he leído que es porque el estómago del gorila fermenta el bambú…lo dudo mucho porque tienen un digestivo como el nuestro pero más adaptado a una dieta mucho menos “carnívora”).

GORILLA_PUNCH_01_2015_02_10.jpg
El famoso “gorila borracho”, fotografía propiedad de Caters News Agency

El ecoturismo es una palabra que se está poniendo muy de moda. Hace muchos años que se hacen safaris en África, pero las excursiones organizadas a la Sierra de la Culebra o a la Taiga Finlandesa son más actuales. Y en un momento donde existe un movimiento animalista tan fuerte y un interés en el bienestar de los animales en cautividad, muchos hablan del ecoturismo como la alternativa a los zoológicos. Sin duda, creo que disfrutar de los animales salvajes en libertad es la experiencia más gratificante y ética, pero en los últimos años, lo que era un sector anecdótico va sumando adeptos, y con ello, problemas.

GORILLA_PUNCH_02_2015_02_10.jpg
Excursión para ver a los gorilas en su hábitat. Fotografía propiedad de Caters News Agency

Como os comenté en otras ocasiones, en el caso de los gorilas de montaña el principal problema son las enfermedades que les podemos transmitir, que junto a su escasa variabilidad genética les ponen en serio riesgo (Podéis leeros “El curioso caso del gorila de montaña” si os aburrís). A pesar de que los turistas suelen ir con mascarillas, y que actualmente la distancia mínima de observación es de 7 metros, parece que su comportamiento también se está resintiendo. En un estudio realizado en Bai Hokou y liderado por Michelle Klailova reveló algo que no parece muy descabellado: Cuantos más turistas (o investigadores) hay, y más cerca se encuentran, los primates dedican menos tiempo a comer y más tiempo a vigilar a los turistas. Los comportamientos agresivos también se ven influidos por esto, encontrando que a partir de los 10 metros los gorilas pueden llegar a realizar sonidos de amenaza o incluso embestidas.

luxury-lodge-uganda-GorillaForestCamp-10.jpg
Trekking con gorilas. Fotografía de ker-downeyafrica

Este tipo de situaciones no son tan ajenas a nosotros y no hace falta desplazarse hasta el Congo. Hace poco el Principado de Asturias se comprometió a limitar el turismo de avistamiento de osos, pues cada vez se adaptan más a la presencia humana y tienden a acercarse demasiado a las poblaciones (Ni en este ni en ningunos casos hablamos de que el ecoturismo sea la única variable, obviamente, muchas veces hablamos de intrusión en el hábitat de estas especies). En el Parque Nacional Gran Teton, los alces pasan menos tiempo en alerta y sus manadas están más dispersas, un peligro para ellos en caso de la presencia de depredadores como el puma o el lobo; es un paso más que en el caso de los gorilas de montaña: La presencia de los humanos pasa de causar un estrés (muy negativo) a una adaptación, que desemboca en un menor estado de alerta, haciendo a los animales más vulnerables a la caza o los depredadores.

DSCF4808
Miembros de AVAFES observando grullas en Gallocanta. Fotografía propia (Viva a Avafes!)

En general en todos los animales hay un proceso que, salvando las grandes distancias que existen, podría asimilarse a una domesticación: Nos animales se están acostumbrando al hombre. Un proceso similar al que se produce en la fauna urbana, en general con mucho menos miedo a las personas. La diferencia entre los gorriones que picotean frente a Notre Dame y los que hay por la sierra que hay tras mi casa es bastante grande en cuanto a comportamiento y “radio de tolerancia” con el ser humano. Lo que está claro es que la presencia humana produce cambios fisiológicos en los animales, y cambios comportamentales a largo plazo.

11922.jpg
Selfie con oso. Fotografía de Jacob Bean

Desde luego tampoco creo que la solución sea acabar con el ecoturismo (Uganda consigue casi medio millón de euros en un mes solo por los permisos de estas actividades, que repercuten en conservación). En Riaño, en nuestro país, el lobo deja 100.000€ al año. Se calcula que en el mundo, el turismo de naturaleza genera 520.000 millones de euros anuales. Aunque la inversión en conservación es apenas del 2% de lo ganado. Creo que la clave es reconocer que el ecoturismo genera un impacto, tenerlo en cuenta y actuar en consecuencia, limitándolo. Debería además repercutir aún más en la conservación del hábitat y en la población local, pues para mantener este “negocio” en el tiempo se debe de proteger al centro de todo: La naturaleza.

Fanatical-5.png
Pajareo máximo

Por otro lado, dado el creciente apogeo de este turismo, debemos valorar todas las alternativas. Creo que los buenos zoológicos que apuestan por la conservación y el bienestar animal aún tienen un papel que jugar en este sentido, pues no podemos pretender que toda la gente se dedique a sacarse selfies en las selvas del Congo, ni tampoco pretender que la gente ame y proteja algo que solo ha visto en fotos y vídeos. En este sentido, puede que las nuevas tecnologías tengan también un importante papel que jugar. Os dejo un vídeo de muestra de ecoturismo de gorilas en “realidad virtual”, que es una gozada, y estoy seguro que con unas gafas de VR y unos años más, podremos disfrutar de safaris en el sofá de casa (Se puede mover la vista con el ratón!)

Desde luego, a mucha gente nos encanta el turismo de naturaleza. Mi última escapada ha sido a la Laguna de Gallocanta, y fue una gozada! Pero debemos ser conscientes del impacto de este tipo de actividades y actuar en consecuencia. Desde luego, espero que el ecoturismo en Uganda siga actualizándose y poniendo a los gorilas por delante, porque es un viaje que espero hacer algún día!

Bibliografía empleada:

  • Gorila borracho golpea a un fotógrafo. Consultado el 03/01/2016
  • Behavioral responses of one western lowland gorilla (Gorilla gorilla gorilla) group at Bai Hokou, Central African Republic, to tourists, researchers and trackers. American Journal of Primatology
  • How Nature tourism might increase prey vulnerability to predators. Benjamin Geffroy, Diogo S.M. Samia, Eduardo Bessa y Daniel T. Blumstein
  • El ecoturismo amenaza a los animales. El País. Consultado el 02/01/2016