Chimpancé parasitado busca leopardo

Recientemente se ha publicado un artículo científico bajo el título “Atracción de chimpancés infectados por toxoplasma a la orina del leopardo” por parte de un grupo de investigadores del centro de ecología funcional y evolutiva de Montpellier. Normalmente la mayoría de animales, en caso de reconocer el olor de sus depredadores, huyen de la zona. Los chimpancés no son una excepción…y entonces ¿Queréis descubrir como es posible que esto lo produzca un parásito? Seguid leyendo:

daschu_foto_kenia2013_5d3_3_img_6435_by_daschu-d5xw7tx.jpg
“Leopard”, fotografía del usuario DaSchu (Deviantart)

Toxoplasma gondii es un protozoo que parasita, principalmente, a los felinos, que son su hospedador definitivo (donde el parásito alcanza su madurez). Sus hospedadores intermediarios (donde se desarrollan sus fases anteriores), sin embargo, van desde los roedores a las aves, pasando por los primates, incluido el ser humano. Así que cada vez que hable de hospedador intermediario, pensad en todos estos.

Resumiendo: El hospedador intermediario ingiere (1) el ooquiste (el “huevo”), el cual invade (2) a los glóbulos blancos (monocitos), que se extienden por el cuerpo vía sanguínea, permitiendo que se formen quistes de bradizoitos (3) en músculo y cerebro, que al ser ingeridos por el hospedador definitivo (4), se reproducen y son excretados en heces (5) en forma de ooquiste. Es ingerido y vuelta a empezar. Ambos hospedadores sufren la enfermedad conocida como toxoplasmosis.

ciclo toxo blog

Hasta aquí todo correcto, pero aquí viene la parte interesante: Se sabe que Toxoplasma gondii hace que las ratas tengan reacciones más lentas, letargo, disminución del miedo…de hecho, produce cambios bastante más precisos: No afecta al miedo a los espacios abiertos o al olor de alimentos desconocidos…pero si afecta al miedo al olor de los gatos. Lo que normalmente les causa pavor, les atrae si están afectadas por toxoplasmosis: Las ratas son atraídas por la orina de los gatos. El mecanismo es aún bastante desconocido, pero se cree que el parásito aumenta los neurotransmisores que afectan a todo esto (como GABA). Se ha especulado con que podría ser una adaptación evolutiva del parásito: Si el gato atrae al roedor infectado por toxoplasma, se lo zampa: El gato come, y el parásito infecta al gato, continuando la diseminación de ooquistes.

2bb34c39e2043b9d979cd7d29b2ee29d
Rat on cat. Montaje fotográfico del usuario Danfantom (Deviantart)

Lo interesante es que cambios similares se han comprobado en humanos: Aumento de comportamientos de alto riesgo: Una persona infectada podría tener más probabilidades de suicidarse o ser atropellado. Y lo cierto es que T. gondii está bastante extendido, aunque su infección en humanos suele ser asintomática.

Pues bien. ¿Dónde están los chimpancés y los leopardos? Resulta que una bióloga francesa, Clémence Poirotte, decidió averiguar si esta relación existía en otras especies: Estudiaron 33 chimpancés en Gabon, 9 de los cuales estaban infectados por T. gondii. Y en lugar de usar orina de gato, usaron orina de diferentes animales: Leopardo (su depredador natural), tigre, león y hombre. Los chimpancés sanos exploraban más las zonas con orina humana y una vez explorada la orina de leopardo, se alejaban; mientras que los chimpancés portadores del parásito exploraban la orina de leopardo con asiduidad. El efecto no ocurrió con la orina de otros felinos, que no son depredadores naturales del chimpancé, siendo esto un cambio de comportamiento muy específico que sugiere que el responsable es el mismo que reduce el miedo de las ratas al olor de nuestros gatos domésticos; si bien, como apunta Jacques Bernard en los comentarios, aún es muy prematuro asegurar que el mismo mecanismo que ocurre en roedores y gatos es el que ha desencadenado los resultados en este estudio (La propia doctora Clémence habla de realizar este mismo estudio con los primates antes y después de ser infectados por toxoplasmosis).

chimpanzee-goodall-gombe-tanzania_81644_990x742.jpg
“Family Time at Gombe”, fotografía de Anup Shah y Fiona Rogers (N)

Me pregunto si esto podría sugerir que el efecto que causa este parásito no apareció con la relación humano-gato doméstico, ¿podría ser muy anterior, e incluso que nuestros propios antepasados, antiguas presas del león de las cavernas y otros felinos prehistóricos, estuvieran también bajo los efectos de esta relación parasitaria tan fenomenal? Pero no me quiero meter en temas evolutivos. Como siempre, Nasua también está en las redes (facebook y twitter) donde comparto noticias, reflexiones e iniciativas de otros blogs y webs. Si os ha gustado el post, os sugiero amablemente compartirlo por las redes sociales! La divulgación científica y educación ambiental no es nada sin el boca a boca! Nos leemos, gente!

Bibliografía empleada

  • Toxoplasmosis, nuevos descubrimientos. Artículo publicado en National Geographic
  • Temas de Zoonosis IV. Edit. Asociación Argentina de Zoonosis. Capítulo 42.
  • Toxoplasma gondii hace que las ratas macho se sientan atraídas por los gatos. Joaquín Ventura García para Argos, portal de veterinaria
  • Induction of changes in human behaviour by the parasitic protozoan Toxoplasma gondii. J. Flegr, S. Zitková, P. Kodym and D. Frynta
  • “Latent” infection with Toxoplasma gondii: Association with trait aggression and impulsivity in healthy adults. Thomas B. Cook, Lisa A. Brenner et al.
  • Morbid attraction to leopard urine in Toxoplasma-infected chimpanzees. Clémence Poirotte et al.
  • A Parasite, Leopards, and a Primate’s Fear and Survival. Carl Zimmer en NYtimes

 

Anuncios

10 thoughts on “Chimpancé parasitado busca leopardo

  1. Myriam Catalá febrero 12, 2016 / 10:56 pm

    ¡Qué interesante! O sea que quizás una antigua relación que volvía a nuestros ancestros más susceptibles a sus depredadores se mantiene en las poblaciones humanas porque hace que nuestros gatos sean más eficaces protegiendo nuestro alimento de las pagas de roedores ¡Las vueltas que da la Vida (literalmente)! No lo mencionas pero en su momento también se relacionó la infección por toxoplasma con los accidentes de coche, al aumentar el tiempo de respuesta, lo que normalmente decimos “reducir los reflejos” (no sólo los atropellos de peatones). Lo que podría terminar teniendo el efecto de que los amantes de los gatos tengamos más accidentes de coche … Bueno igual me estoy excediendo en la especulación ¿verdad?

    Le gusta a 1 persona

    • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) febrero 13, 2016 / 7:21 am

      La verdad es que es un tema muy interesante el saber de donde viene evolutivamente la predilección de toxoplasma por estos hospedadores! Algo de información tenía sobre el aumento del riesgo a atropellos o incluso a suicidios en personas infectadas por toxoplasma, pero ya me parecía muy rizar el rizo extenderme en ello!! Muchas gracias por comentar Myriam, un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  2. Jacques Bernard febrero 17, 2016 / 2:11 pm

    Hola Eugenio, primero algo de forma mas que de contenido.. C. Poirotte es mujer no hombre, osea es una bióloga. Segundo, el artículo en sí es muy interesante, pues como bien apuntan los autores del paper, puede haber una adaptación ancestral entre felinos y primates con respecto al ciclo de Toxoplasma gondii. Sin embargo es apenas un reporte, no deja de ser intrigante. Al final puede que sea así y es una hipótesis a la que yo apostaría. Pero en el estudio la investigadora selecciona 33 chimpancés de los cuales 9 están infectados con Toxoplasma. De allí saca sus conclusiones. Es muy prematuro todavía suponerlo así. Puede haber otras respuestas al olor de los chimpancés hacia la orina de los leopardos -sus depredadores naturales- muy diferentes a las de la causa por infección con Toxoplasma. Aunque la respuesta comportamental pueda ser evidente, hay otros factores que deberían tenerse en cuenta en un estudio así. La falta de un experimento más controlado puede confirmar o desdecir el estudio. Por ejemplo, como la misma Poirotte afirmó en una crítica del NyTimes: “Sería interesante ver la respuesta de los chimpancés antes y después de ser infectados con Toxo” Esto daría control a la variable Toxoplasma y comportamiento.

    Le gusta a 1 persona

    • Eugenio Fernández Suárez (Blog Nasua) febrero 17, 2016 / 6:40 pm

      Lo primero muchas gracias por comentar. Respecto al cambio de sexo accidental que he realizado a la doctora Poirotte, ya está corregido, muchas gracias por comentarlo! Respecto a lo que apuntas, estoy totalmente de acuerdo en que de momento no se puede asegurar que el mismo mecanismo que sí se encuentra demostrado en la relación gato-rata lo esté en el caso de los leopardos, si bien me pareció interesante informar de este paper, ya que no ví nada publicado en castellano del tema. Siento si el entusiasmo que me ha causado este tema puede llevar en la lectura a pensar que la hipótesis está demostrada; apunto también en el artículo lo que comentas!!! Un saludo!

      Me gusta

  3. AVeiga febrero 20, 2016 / 2:00 am

    Una exposición muy clara y acertada para los que no solemos “trabajar” con biología con una reflexión final muy interesante. Buen artículo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s