La biología tras “El Rey León”

Tanto en mi infancia como en la actualidad disfruto enormemente del cine de animación; crecí con Disney y Pixar, y he visto como el género evolucionaba mientras yo crecía, y hoy podemos disfrutar cada año de películas de animación que invitan a divertirse y reflexionar: El cine de animación cincela la percepción del mundo de los más jóvenes, y el Rey León fue una de las películas que más me ha marcado, por ello tenía muchas ganas de hablar de ella.

¿Cómo representa el ecosistema africano el Rey León? ¿Ensalza valores medioambientales? Vamos a ello, no sin antes decir que en muchas especies os he enlazado a la imagen de la película para no saturar esto de fotos, y que muchas de las especies que os hablaré fueron identificadas en el blog de Biogeocarlos hace tiempo, el cual os recomiendo encarecidamente!

collagef.jpg
Amanecer en el Serengeri – Fotograma de “El Rey León”/Fotografía de Ellen Therese Hoff

El Rey León trata de las desventuras de Simba, heredero de Mufasa y Sarabi: Los animales de la sabana llegan de todo los rincones para asistir al nacimiento del futuro rey de la sabana, y empezamos a ver que Disney se lo curró a la hora de representar a los animales africanos: El rinoceronte negro, los topis (una especie de antílope cuyo nombre científico es Damaliscus korrigum), los marabúes (Las “cigüeñas carroñeras” de África) y otros animales alzan la mirada ante el amanecer

Mientras, unos elefantes africanos (Loxodonta africana) caminan al pie de la icónica silueta del Monte Kilimanjaro, lo cual parece indicarnos que la película se desarrolla en las cercanías de este, colindando con el Serengeti. Al buscar fotografías reales de este accidente geográfico, me quedé embobado ante el parecido que tienen la escena de la película y esta foto de Martyn Colbeck:

Rey leon 3.jpg
Elefantes bajo el Kilimanjaro – Fotografía de Martyn Colbeck/Fotograma de El Rey León

La bella canción del Ciclo de la Vida da fondo al inicio de la película, que nos continua presentando buena parte de la fauna del film: Mientras las gacelas de Thompson surcan la niebla como flechas, cebras y jirafas se apresuran pues no se quieren perder el evento; incluso las hormigas cortadoras de hojas parecen estar desplazándose al bautizo, y podríamos decir que son las que más interés pusieron en llegar, ya que en África no hay este tipo de hormigas…son una especie endémica del continente americanopero se lo perdonamos a Disney ya que de momento están a la altura del continente africano.

tumblr_static_6n4zl20ap70ocwsg4cksss4ck_2048_v2.jpg
Fotograma de “El Rey León”

Un elefante emerge del río, acarreando un montón de aves en sus codiciados colmillos, entre ellas, lo que parece un calao, cuyos primos asiáticos están bajo seria amenaza por el tráfico de su pico, que vale tres veces más que el marfil. Es entonces cuando el mandril “chamán” Rafiki aparece en escena, reverenciado por lo que parecen kudús (el gif que está bajo este párrafo) y búfalos cafre, para mostrar a la sabana su futuro monarca, alzándole sobre la Roca del Rey (Por cierto…pobre Rafiki, viviendo en su árbol de soltero cuando el mandril es uno de los primates que viven en grupos más amplios!).

Tras la bella escena en la que Rafiki dibuja a Simba en su baobab (un árbol del género Adansonia muy bien reflejado en la película), Simba exige a su padre que le acompañe a ver el amanecer, mientras sortea todo el harén de Mufasa: Y es que recordemos, los leones son polígamos, y uno o varios machos (suelen ser 2) forman una coalición con varias hembras emparentadas, formando una manada…aunque obviamente, esto sería un poco fuerte para una película infantil de hace unos años (Bueno, y aunque vamos avanzando, de ahora también).

Hay otros comportamientos poco apropiados para una película animada: Cuando nuevos machos derrotan a la coalición y quieren tomar control sobre el grupo de leonas, suelen matar a las crías, lo cual hubiera convertido a Scar en mayor villano (o incluso a Simba, que al final de la película retoma el control).

rey leon1.jpg
Rinoceronte negro – Fotografía de WWF/ Fotograma de El Rey León

Es entonces cuando Mufasa le explica a Simba el límite de sus terrenos y el “ciclo de la vida”, que se quedaría grabado en mi mente por muchos años y que es una de las grandes enseñanzas de la película: Todos los seres vivos de un ecosistema dependen de unos de otros, en un ciclo donde la energía fluye por la cadena trófica, los leones mueren y sirven de mantillo para la hierba (dios, hace más de una década que no uso esa palabra), que alimenta a las gacelas.

Las cadenas tróficas tienen muchas más implicaciones, y los leones tienen un papel importante que cumplir: Mismamente lo que paso al devolver los depredadores a Yellowstone es un ejemplo de ello. Lejos de demonizar el papel del depredador, o de ignorar el conflicto “ético” que supone, Disney da una elegante lección de “ecología” a los más pequeños.

Sin embargo, Simba no hace mucho caso a su padre, y tras la charla emprende el viaje al territorio de las hienas junto a Nala, acompañados de Zazú; por cierto, el cual es un pájaro de la especie toco piquirrojo (os dejo una foto más abajo).

Por el camino, Simba se las arregla para despistar al secretario del rey con una canción muy pegadiza, en la cual es acompañado por muchos animales de la sabana: Gorilas, leopardos, hipopótamos, avestruces e incluso osos hormigueros, que de nuevo, vuelven a ser un gazapo: No hay osos hormigueros en África, debemos volver al continente americano para encontrarlos.

collage.jpg
Toco piquirrojo – Fotograma de “El Rey León”/Fotografía de Toy Janssen

Finalmente, Simba y Nala consiguen llegar a los reinos de Scar, donde se las tendrán que ver con las hienas: Entran en escena, pues, nuestro trío favorito: Banzai, Shenzi y Ed, a las que ya intenté hacer un “lavado de cara” en la entrada sobre  lo incomprendidos que están los carroñeros, pues si que es cierto que las películas de animación ilustran a estos animales como malvados y estúpidos, cargando con estereotipos nada ciertos, e incluso llevo a algunos conservacionistas a criticar la película por dar mala fama a estos geniales animales. Puede parecer una tontería, pero lo cierto es que si tienes que apadrinar de forma simbólica a un animal para contribuir a su conservación, seguramente la gente prefiere leones a hienas por cosas como esta.

hiena.jpg
Hienas “moteadas” – Fotograma de “El Rey León”/Fotografía de Danita Delimont

De hecho, si bien la mayoría de especies del Rey León están genial ilustradas, los secuaces de Scar poco se parecen a las hienas moteadas, pues se les ha acentuado todo rasgo o color que acreciente su maldad: Melenas negras, orejas puntiagudas, ojos amarillentos que destilan maldad y colores oscuros, perfectos para camuflarse en cementerios y demás sitios tétricos.

Por si fuera poco, las hienas, además de no ser “malas”, son muy inteligentes, pudiendo resolver problemas cognitivos complejos, como cajas con premios con varias formas complejas de apertura. Poseen además una gran inteligencia social, pudiendo reconocer a otros miembros del clan y su relación con ellos sin problema, de forma similar a algunos primates. Además, aunque son carroñeras, son también excelentes cazadoras, y de hecho es más común que los leones les roben la presa a ellas que al revés…¿No te lo esperabas, eh?

guepardo.jpg
Guepardo – Fotografía de Kayla Stevenson/Fotograma de El Rey León

Pero volvemos a las viles hienas del Rey León, que ponen en problemas a Simba y Nala. Por suerte, son rescatados por Mufasa, que da una última charla a su hijo sobre los reyes del pasado antes de que se ponga en marcha el plan de Scar, en el que Mufasa muere a raíz de una avalancha de antílopes (SPOILER!). Concretamente la especie es el ñu azul, cuyas migraciones son mastodónticas en cuanto a número, ideales para generar estas estampidas.

scared the lion king simba

Y es así como Simba huye y desafiará durante unos años la dieta tradicional de los leones, en consonancia con la filosofía de sus dos nuevos amigos: Un suricato y un jabalí verrugoso, que normalmente serían más bien presas del primero. Mientras, Scar tomará el control de la manada y las hienas abandonarán el cementerio de elefantes. Por cierto…de eso no hemos hablado: ¿Existen los cementerios de elefantes? Desde luego, existen teorías, rumores y otras fuentes de este “mito”, como la búsqueda de agua por parte de elefantes moribundos.

Pero la realidad supera a los mitos, y si bien no parece que los elefantes vayan a morir a algún sitio concreto, si se ha observado que los paquidermos entienden el concepto de la muerte y el encuentro de una manada con un esqueleto de elefante es siempre un momento muy especial, donde los elefantes mueven los huesos y pasan sus trompas por estos. No me extenderé en ello porque si queréis saber más del luto de los elefantes y otras especies, os remito a esta entrada del blog.

happy disney cartoons & comics quote monkey

Tras años de vida contemplativa, Simba se reencuentra con Nala, que se encuentra de avanzadilla, buscando alimento: Los viejos sentimientos resurgen y el heredero retornará a sus dominios, donde Scar ha causado un auténtico desastre ecológico, haciendo que todas las presas emigren y la hambruna se extienda en la manada. Parece que la película le echa gran parte de la culpa a las hienas de nuevo, cuando precisamente son una de las especies que más tiene que aportar a ese “Ciclo de la Vida” que mencionaba Mufasa.

Rey leon 3.jpg
Acacia de copa plana – Fotograma del Rey León/Fotografía de Fineart america

El caso, que Simba vuelve a su antiguo hogar, Scar intenta culparle de la muerte de Mufasa pero le sale el tiro por la culata y le explota en la cara, siendo devorado por las hienas (o eso nos insinúan de forma sutil). Así, Simba reclamará el trono y devolverá la grandeza a la sabana junto a Nala…el resto, ya es otra historia. Para mí esta película significo mucho en su momento, estropeé el VHS de tanto verla, en el mismo salón que tengo plagado de cuadros con personajes de la película.

Y aunque en otros apartados es espectacular (banda sonora o arte), lo cierto es que no me esperaba que la sabana estuviera tan bien representada, a pesar de algún que otro “fallo”. Veremos como se las apañan con el remake, que está en camino (Personalmente creo que lo están haciendo bastante bien, véase “El Libro de la Selva”), seguro que también es digna de analizar! Me quedo con una de mis frases favoritas de la película: “El pasado puede doler…pero puedes huir de él, o aprender”, precedido de dos buenos varazos de Rafiki. Espero que os gustase esta entrada, porque para mí ha sido un placer escribirla. En esta ocasión, os dejo a Mufasa, que creo que os quiere recomendar…

lion king work it turn around

…seguir el facebook (que es el que uso principalmente), twitter (admito que lo tengo abandonadete) e instagram del blog. Y creo que también os anima a compartir el contenido para poder llegar a más gente este proyecto de divulgación científica y educación ambiental! Nos vemos pronto!

Anuncios

¿Cazar leones para conservarlos?

Tras meses de la muerte de Cecil, el famoso león, salió una noticia en varios medios que no tuvo tantas repercusiones: “Las protestas en defensa de Cecil hacen plantearse a una reserva sacrificar a 200 leones”. En su momento, aproveché el suceso y el día mundial del león para poner en valor esa especie, que tantas culturas y civilizaciones han ensalzado, y que ahora mismo se encuentra en peligro por formas de caza deleznables; si no leísteis en su momento “Cecil: Ni el primero ni el último”, os lo recomiendo aunque esté un poco mal que yo lo haga…

Lions mm7947 0813 007.1376048842
Fotografía de Michael Nichols

Aunque me desagrada la caza deportiva, y más si es en especies protegidas, lo que intentaba atacar en ese artículo era la realidad de la caza ilegal y especialmente la enlatada, que afecta a miles de animales y que es muy desconocida en el continente europeo. Desde luego, a mí moralmente no me parece la forma adecuada para conservar una especie, el vender algunos ejemplares como trofeo, pero tal vez sea un poco hipócrita criticar estas formas de financiación mientras nosotros, no solo no financiamos la conservación en África, sino que financiamos a empresas que van contra dichos intereses mediante nuestro consumo, tal vez sea más interesante traer soluciones constructivas al debate de si es ético o necesario que la caza financie la conservación, pues es algo que ocurre en muchos otros países.

Lions mm7947 0813 007.1376048842
Fotografía de Michael Nichols

Es por ello que me ha parecido muy interesante la entrevista al doctor Byron du Preez, que es uno de los responsables del proyecto de conservación del valle de Bubye, la reserva privada de los famosos 200 leones; además de miembro de la WildCRU y del departamento de zoología de la universidad de Oxford; dicha entrevista la realizó Michael Schwartz, un periodista freelance especializado en conservación de fauna africana y todos los conflictos que la rodean, y siendo así, voy a comentarla un poco, haciendo algo de traducción pero también aportando mi visión del asunto:

Una de las primeras cosas que aclara el doctor Byron, que se declara como un investigador imparcial a la caza que pretende buscar soluciones conservacionistas para el mundo real, es que no hay espacio en África para una nueva población viable de leones, debido a la destrucción del hábitat, y que por esta y otras razones, el traslado de animales de la reserva se ha visto frustrado. La verdad es que este punto es interesante, y si bien hay un gran conflicto entre la explotación humana del terreno y la fauna, ¿de verdad no queda espacio para una especie con menos de 20.000 ejemplares en todo un continente? Me gustaría tener una respuesta más amplia al respecto.

Lions mm7947 0813 007.1376048842
Fotografía de Michael Nichols

Cuando hablamos de sacrificar leones en una reserva nos referimos al famoso “culling” que tantas críticas a recibido en sectores como los zoológicos. El culling consiste en separar o sacrificar animales de un grupo o población para obtener un beneficio ecológico o genético, aunque generalmente se usa para hablar de los sacrificios.

Como señala Byron, el sacrificio de animales no es una solución definitiva, al igual que no lo son otros métodos de control con intervención humana, como son la contracepción o el traslado de animales. Cuando una reserva tiene suficiente tamaño, recursos y protección, las poblaciones pueden crecer, pero cuando tenemos una sobrepoblación en una especie donde los controles poblacionales naturales son la hambruna o las enfermedades, debemos buscar controles poblacionales creados por el hombre, pues animales como el león, gobernante de su nicho ecológico, apenas puede ser controlado por otros métodos naturales como la competencia entre especies; así, los leones pocas veces tendrán rival, e incluso acabarán con la vida de guepardos, licaones, leopardos o incluso hienas; en la entrevista se recalca la amenaza que supone esto para otros grandes felinos, pero lo cierto es que si nos vamos a los organismos oficiales, al igual que la caza furtiva no parece la principal amenaza para los leones, mucho menos que la competencia con este felino sea la gran amenaza para, por ejemplo, los guepardos.

Lions mm7947 0813 007.1376048842
Fotografía de Michael Nichols

Hay que tener en cuenta que la gestión de la fauna silvestre africana se realiza en muchas ocasiones en reservas privadas como esta: Esto permite costear la gestión de fauna silvestre y su conservación mediante el sector privado. Dichas reservas privadas no son solo llevadas por empresarios, también por biólogos y veterinarios que cuidan de la salud del ecosistema.

En el caso de la reserva del valle de Bubye, si bien una de las soluciones que barajan es el culling, parece que su deseo es agotar primero otras estrategias de control como el traslado a pesar de las dificultades que comentábamos al principio; pues el control poblacional es vital para que el agotamiento de presas no suponga que los animales mueran de una forma mucho más sufrida como es la hambruna. Aunque aquí cabría preguntarse sí, aquellos que abogan porque el mundo natural no es Disney, deberían aceptar, o al menos no usar como argumento, la aparente “crueldad” de un método de control como es la hambruna por desproporción entre recursos y animales que dependen de dichos recursos.

Lions mm7947 0813 007.1376048842
Fotografía de Michael Nichols

Byron defiende que el descenso de leones ha sido primordialmente por el descenso de su hábitat, y que por tanto ahora no podemos pretender aumentar una población de animales a costa del resto; pues “el beneficio final debe ser para el ecosistema al completo, sin importar la iconicidad de ciertas especies”.

El control por culling en las poblaciones de leones no es ninguna novedad: Como bien señalan en la entrevista, las pequeñas reservas de Sudáfrica han sacrificado unos 200 leones entre 2010 y 2012. Algunos lo ven como alternativa tras el aumento de las restricciones en la caza de trofeos que ha supuesto la muerte de Cecil. En la entrevista, Byron, a pesar de que recalca que la reserva no se apoya en la caza para controlar la población, dice que no deja de ser esencial una intervención humana responsable para mitigar los desequilibrios que hemos producido a lo largo de los siglos mediante nuestra intervención desmesurada en dichos ecosistemas. Y que muchas reservas africanas con sanas poblaciones de animales en peligro de extinción delegan en el aporte económico que significa la caza y que además permite un control poblacional.

Fotografía de Luca Galuzzi

Lo que está claro, independientemente de nuestra posición en cuanto a la caza como método de control poblacional o como método de costeo de la conservación, es que si queremos acabar con la caza deportiva en África, se va a tener que encontrar otra manera de subvencionar los costes conservacionistas de dichas reservas, pues no dejan de ser negocios. Así que más que culpar al revuelo mediático que ha causado Cecil, creo que puede ser una oportunidad para muchas reservas de empezar a potenciar otras formas de financiación como el ecoturismo. Y lo que también está claro es que el culling debe ser la última alternativa, y se debe buscar, tanto desde zoológicos como desde reservas, el traslado de animales para regular de forma artificial las poblaciones de animales salvajes. Espero que os haya resultado interesante esta visión de la conservación en África. Como siempre, os animo a compartir el post y a seguir el blog en el facebooktwitter de Nasua, y os animo a participar en los comentarios!

Bibliografía empleada

  • Culling to Conserve: A hard truth for lion conservation. Michael Schwartz